La mina Caballo Blanco no operará en Veracruz, asegura gobernador Duarte

-Provocaría daños irreversibles a la ecología y afectaciones a pobladores, dice el mandatario

-Se notificará hoy a autoridades federales y empresas extranjeras que no se avalará el proyecto

-El gobierno sólo apoyará inversiones que generen empleos y sean sustentables, asegura

Andrés Timoteo Morales. Corresponsal. Periódico La Jornada. Lunes 27 de febrero de 2012, p. 30

Boca del Río, Ver., 26 de febrero. La operación de la mina Caballo Blanco, de la cual se pretende extraer oro en los límites de los municipios de Actopan y Alto Lucero, no es viable, pues generaría pasivos ecológicos, además de ser un factor de riesgo para los pobladores, afirmó el gobernador Javier Duarte de Ochoa. El mandatario anticipó que la administración que encabeza no avalará la operación del proyecto minero, cuyos inversionistas son de origen canadiense.

“Una extracción minera de estas características generaría impactos negativos, irreversibles al medio ambiente de la región, y un alto grado de riesgo para la población”, señaló Javier Duarte este domingo, en entrevista.

Anticipó que el gobierno estatal presentará este lunes, mediante la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema), la postura oficial ante los empresarios mineros y la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) federal, de no avalar la construcción y operación de la mina.

El miércoles pasado, la Semarnat realizó un foro de consulta pública sobre el proyecto minero en la cabecera municipal de Alto Lucero. Ahí, habitantes y ambientalistas repudiaron la mina a cielo abierto Caballo Blanco, que se localizaría a sólo 3.5 kilómetros de la central nucleoeléctrica de Laguna Verde, haría detonaciones diarias para fracturar la roca y construiría lagunas de lixiviación que usarían cianuro para separar el metal precioso del material pétreo.

Al respecto, Duarte de Ochoa refirió que en días pasados instruyó a la Sedema a levantar un reporte técnico sobre el proyecto, y se determinó que la mina “es incompatible con las características ambientales específicas de la zona donde pretende ejecutarse.

“Luego de un estudio minucioso realizado de manera interinstitucional por las secretarías de Medio Ambiente, Desarrollo Social, Protección Civil, Salud, y Desarrollo Económico, el gobierno del estado de Veracruz ha llegado a la conclusión que la mina Caballo Blanco no es un proyecto viable”, manifestó.

Destacó que si bien el gobierno veracruzano apoya los proyectos de inversión que generen empleos y derrama económica en la entidad, también tiene como una de sus banderas principales el respeto al entorno ecológico y a la voluntad popular.

“La política de mi gobierno está basada en dar certeza y seguridad a los ciudadanos; este es el compromiso que cumpliremos a cabalidad y tiene que ver con el presente y el futuro de Veracruz y sus habitantes, por lo que se respaldan las inversiones que se basan en la sustentabilidad, y además de generar bienestar para los ciudadanos, deben garantizar la protección al entorno y promover los ecosistemas”.

Ratificó que este lunes la administración estatal notificará a las autoridades federales, así como a las empresas Minera Cardel y Candymin, subsidiarias del corporativo canadiense Goldgroup Mining Inc., sobre la decisión de no avalar el proyecto que estaba para comenzar a explotar yacimientos de oro a finales de este año.

Ambientalistas proponían consulta

Antes, diversas agrupaciones ecologistas solicitaron al gobierno y al Congreso estatales la realización de un plebiscito para que los ciudadanos manifestaran sus opiniones sobre el aval de las autoridades estatales a la mina a cielo abierto.

Mientras tanto, la Semarnat tendrá que emitir a finales de este mes o principios de marzo la autorización o el rechazo de la manifestación de impacto ambiental (MIA) presentada por la firma Candymin, con la cual la empresa buscó que la mina Caballo Blanco iniciara la extracción de mineral.