A minera mexicana así no la dejarían trabajar en Canadá: REMA

Mineras tóxicas destruyen ambiente y pauperizan riqueza mineral
Suelo fértil que se formó en miles de años lo destruyen en semanas
La ignorancia mata, la pobreza somete y esclaviza
Peligro por la formación de cianuro disociable
Suelo de basalto se fractura y los líquidos se filtran
Explosiones generan aerosoles y gases tóxicos
Deficiente información de geología estructural

Fuente: Zapateando

“Estoy gratamente impresionado porque el pueblo de Veracruz tiene conciencia, identidad y está luchando por una causa justa. Están defendiendo su territorio, su salud. Mi agradecimiento y respeto al pueblo de Veracruz”, dijo, comentando la resistencia al proyecto minero canadiense Caballo Blanco en Alto Lucero y Actopan, José Luis Valdés, ingeniero en minas y plantas de beneficio, con tres diplomados en derecho ambiental, en edafología (estudio del suelo) y medio ambiente, y en geohidrología (estudio del agua en la tierra, las rocas, el suelo y subsuelo).
José Luis Valdés ha sido trabajador de minas en Guanajuato, y actualmente pertenece a la Red Mexicana de Afectados por la Minería (REMA, http://www.remamx.org/). Participó en la reunión informativa en el salón social del palacio municipal en Alto Lucero, el 22 de febrero. Ha dejado observaciones técnicas específicas la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) que presentó GoldGroup- Minera Cardel a la Secretaría del Medio Ambiente (Semarnat). Le preguntamos por aspectos técnicos y nos habló de riesgos que la empresa minimiza o no toma en cuenta.

La postura de José Luis Valdés es que la minería en sí no es mala, pero los métodos altamente tóxicos que están usando en años recientes son destructivos e incluso están desprestigiando a la minería. En entrevista posterior a la reunión informativa, comentó:
La REMA está formada por muchas organizaciones, dijo: “Los compañeros del Frente Amplio Opositor a la Minera San Xavier, en San Luis Potosí, también tenemos compañeros en Chiapas, Chihuahua, Guanajuato, Guadalajara, Jalisco, Sonora. Tenemos en la mayor parte de la república. Algunos de manera personal, pero la mayor parte estamos integrados a otras organizaciones. En mi caso, en Guanajuato, estamos por el rescate de la dignidad de la minería. Porque la minería por sí misma no es peligrosa, además es necesaria. Pero es muy diferente una empresa que está destruyendo todo nuestro medio ambiente, está pauperizando nuestra riqueza mineral, y observamos para que las minas se trabajen con seguridad y que sea en un desarrollo sustentable, la minería no tiene porque ser tóxica, no tiene porque ser con un impacto ambiental tan devastador como esta situación.”

Por eso se opone a la minería que usa métodos tóxicos: “En la minas de tajo abierto que están llevando a cabo, una profundidad de un suelo vegetal de 25 o 30 centímetros, la naturaleza, en óptimas condiciones tarda cinco mil años en formarla. En la actualidad vemos cómo la están destruyendo con toda la impunidad en semanas.”

El problema, sentenció, es “más serio de lo que nos imaginamos, pero no tenemos que descuidarnos. Nos quieren enemistar, nos quieren enfrentar, lo mismo que pasó cuando Hernán Cortés llegó, por aquí precisamente. Hemos seguido en esa tesitura. Si no entendemos nuestra historia y volvemos a repetir esa actitud, nunca vamos a salir adelante. En México tenemos ingenieros tan o más competentes y capaces que cualquier extranjero. Pero si no creemos en nosotros, si no estamos organizados, pagamos alto el precio.”
Recurrió a su experiencia académica: “Cuando era estudiante estuve en prácticas en Tucson, Arizona, ahí aprendí tres cosas: Son organizados, si nos gusta la pesca, tenemos organizaciones y conseguimos mejores precios en viajes, arreos y todo. Dos: Son tesoneros, cuando se proponen hacer algo de una manera y no le sale, lo hacen de otra hasta que les sale. Tres: Creen en su país, aman a su patria, con todo lo que podamos ver desde otro lado, ellos aman a su patria. Nosotros no nos damos muchas veces a la organización, queremos que las cosas salgan a la primera sin mayor esfuerzo, y, a veces, creemos que la patria es un partido político en el poder. La patria somos nosotros, nuestras familias, nuestras amistades, son nuestros recursos. En El arte de la guerra, Sun Tzu dice: Para ganar la guerra es imprescindible amar a la patria. Si no amamos a nuestro país, quién.”

Y la discusión sobre defectos técnicos de la MIA y sobre el proyecto minero canadiense fue como sigue:
– (Los defensores de Caballo Blanco) mencionan una contingencia en cuanto a un derrame de la solución de cianuro, que dentro del proceso hay una contingencia y hay un derrame. Ciertamente es peligroso por sí mismo, pero el mayor riesgo es el que no han señalado y que se les mostró claramente (en la reunión informativa): Hay un cianuro que se llama “cianuro wad”. Por sus siglas en inglés wad significa “weak acid dissociable” (disociable en un ácido débil), esto es que el cianuro se rompe, se ioniza. Entonces queda cianuro libre y es el más peligroso de todos.
Les comentaba: Ustedes mencionan que después de sacar todo el oro y todo lo demás del proceso de cianuración. Ese mineral lo separan ¿y el cianuro que está ahí? Respondieron: “Le ponemos agüita”, y cosas de ese tipo. Al agregarle agua, lo único que están logrando es que se produzca el ácido disociable y hay una contaminación terrible y un peligro de muerte.
– También discutieron sobre la impermeabilidad del basalto que ellos mencionan.
– Esa es otra situación. Donde están las pilas de cianuración, mencionan que están sobre una roca impermeable. Están hablando del basalto. Pero al mismo tiempo mencionan fracturas, entonces… no puede haber algo impermeable que esté roto. Si hay fracturas, no es impermeable entonces. El basalto es una roca ígnea extrusiva, significa que de la parte interna de la tierra salió (como lava ardiente) y enfrió en la superficie. La característica del tipo de roca extrusiva es que se rompe, porque hay un choque térmico y entonces se producen fracturamientos naturales que se llaman diaclasas. Un ejemplo de diaclasas que todos conocemos son los basaltos de San Miguel Regla. Esas formaciones son características de ese tipo de roca. Esa roca no es adecuada para tener un acuífero dentro, porque se le percolan las soluciones y salen por cualquier otro lado.
– Se criticó mucho que la empresa oculta los riesgos…
– Hay varias cuestiones en las que quieren distraer la atención y ocultar el riesgo. Terminaron por aceptar, efectivamente, que se da ya como algo irremediable, que van a pagar sembrando plantas o algo por el estilo en otra área, pero el riesgo está ahí. El riesgo es grande.
– Siempre dicen que tendrán recursos técnicos para cada caso…
– De que afecta, afecta; pero no es sólo el cianuro, sino que se generan aerosoles. Un aerosol son partículas suspendidas en un gas, es decir, toda la polvareda que sale en una detonación. De la operación para la extracción minera se genera una gran cantidad de polvos. Propiamente se llaman aerosoles. Llegan a la respiración y si contienen un nivel alto de sílice, por ejemplo, se produce una enfermedad que se llama silicosis. Ese polvo entra a los pulmones y no sale. Es una enfermedad muy recurrente, principalmente en minas subterráneas, porque hay normalmente una gran cantidad de polvo aunque para barrenar se usen procedimientos con agua. Es un problema muy severo, de una enfermedad inherente a la minería.
En la MIA no se menciona absolutamente nada. Desde luego que sí hay informaciones amplias al respecto. Pero me he fijado, porque yo también llegué a trabajar con extranjeros, y no les interesa la seguridad de nosotros. En alguna ocasión, en una mina subterránea en Guanajuato, les dije que había una parte con riesgo de que se derrumbara. Y el canadiense, que era mi jefe inmediato, me dijo: – A mí no me interesa la seguridad. A mí me interesa el cuele. El cuele es el avance, porque se paga por metro de avance. A partir de ahí dije: – Jamás vuelvo a trabajar para estos extranjeros para nada.
– En lugar de reconocer los riesgos los ocultan…
– (En la reunión informativa) mencionaba un ingeniero de aquí, que se me escapa su nombre, con toda veracidad: No ha ningún proceso industrial en el mundo que no conlleve un riesgo. El más seguro de todos lleva un riesgo, tal vez la posibilidad sea menor, pero el riesgo existe: Me gustaría saber, si en México formamos una empresa minera y nos desplazamos a Canadá, si nos permitirían trabajar a cuatro kilómetros de una planta nuclear por allá. O nos darían tantas facilidades como las están dando aquí.

Pero no solamente le preocupan cuestiones técnicas, sino la división de los pueblos y comunidades: “Otra cosa muy importante, el aspecto técnico es relevante, sin lugar a dudas, pero algo que manejan enormemente es la división: Van y se insertan entre la gente y les dan, como decíamos, las cuentas de vidrio y todo eso, para poderlos dividir. Es de suma importancia señalar (porque no tuve la oportunidad der hacerlo en la reunión informativa) que no somos los enemigos, nuestros enemigos son la desinformación y la pobreza. La ignorancia mata. La pobreza somete y esclaviza. Esos sí son nuestros enemigos. Es por ello que la sociedad civil estamos unidos, porque sabemos de la necesidad de proteger nuestro presente, porque de ahí depende nuestro futuro.”
Luego regresamos a aspectos técnicos que ha observado el ingeniero minero José Luis Valdés:
– Otra deficiencia de la MIA es que no hay suficiente información de geología estructural, es decir de en qué estado se encuentra el tipo de roca que se va a trabajar. Yo puedo tener una roca competente, significa que es una roca que aguanta que se le meta dinamita y no se va a colapsar. Pero ¿qué sucede si por ahí hay fallas, hay fracturas y todo lo demás? En un momento dado, si yo empiezo a trabajar por ahí, puedo provocar un deslizamiento, un derrumbe grande. Entonces, hay mucha información que falta al respecto. No digo que pueda, aunque seguramente van a haber fracturas y fallas, eso es inherente prácticamente a la roca, pero ¿cómo van a trabajar?
– ¿Y los explosivos?…
– Algo adicional, debemos tener la certeza, principalmente al iniciar el escapote, de qué tipo de explosivos se van a manejar. Porque es fácil que se metan explosivos no permitidos y digan, sí la radiación. Es que está ahí Laguna Verde. Es un riesgo muy serio…
– Mencionan el Anfo…
– El Anfo significa “ammonium nitrate / fuel oil”, esto es, nitrato de amonio y aceite, que es el diesel. Si haces una mezcla de nitrato de amonio molido, vamos a decir a un milímetro, un poquito más grueso, y se le mezcla 2.4 o 2.5 de diesel, tienes un agente explosivo, es difícil que detone. Pero su potencia equivale a una dinamita de un 60% que es un explosivo fuerte, muy fuerte y es muy económico, se usa mucho como agente explosivo. Pero se necesita un detonador, un iniciador, que es con un alto explosivo, una emulsión, una gelatina, Tovex probablemente, y eso mismo necesita un detonador por sí mismo. El detonador inicia toda la reacción. La detonación es una reacción química instantánea, eso es lo que rompe instantáneamente la roca. Después viene la expansión de gases, que es lo que los desplaza. La detonación es lo que rompe.
El nitrato de amonio tiene otra particularidad: No tiene resistencia al agua. En lugares donde es húmedo baja considerablemente. Va a tener menor eficiencia en romper la roca, pero a la hora que detona se generan gases más tóxicos. Y lo pueden notar a distancia, porque se ven nubes amarillas. Si la nube está amarilla la detonación fue deficiente, pero la generación de gases tóxicos fue mayor, mucho mayor.
– Se menciona también el peligro al circular estas sustancia peligrosas por carreteras, ¿han habido accidente en México?
– Con los transportes, desconozco casos (en México), claro que en la carretera… Yo manejé mucho en carretera. En 15 años en la mina, a lo largo de ese tiempo tuve accidentes y cuasiaccidentes que dije: – Hasta aquí llegué. Unos cinco. Pero cuando viajé mucho en carretera a veces tenía cuatro accidentes en un mes. A lo que me refiero, el riesgo es mucho mayor en una carretera, por tanto existe probabilidad alta de que haya un accidente.
(Los técnicos de la mina, en respuesta a objeciones) mencionaban que querían que (el cianuro) lo trajeran prácticamente diluido, pero sería peor. Porque el cianuro se presenta en, como unas almohaditas chiquitas, brickets que le llaman, entonces sería menos riesgoso que fuera así. En esa cantidad, lo otro sería más riesgoso, sería un absurdo.

– ¿La Sedena (secretaría de la Defensa Nacional) debe autorizar los explosivos?
– La Sedena es la que rige, norma el manejo de los explosivos. Tiene que haber dos polvorines: Uno para manejar los altos explosivos, incluyendo en nitrato de amonio, el agente explosivo, mechas, cañuela, y otros materiales, que no son peligrosos por sí mismos en reacción. Pero en otro lado tienen que estar los iniciadores, los detonadores. Debe llenar todos los requisitos, el lugar debe estar bien ventilado, protegido para casos de impactos de balas, que no traspasen. Además, en caso de que hubiese una contingencia, que detonara el almacén, debe estar de tal manera que se disipe, o sea que se rompa, y no se generen proyectiles a otras partes. Pero entonces la Sedena, por ley tiene que pedir un balance mensual y hacer supervisiones constantes.
Hasta aquí las observaciones de un ingeniero. Todos estos aspectos técnicos tienen, cada uno su riesgo, independientemente del riesgo en conjunto de toda la operación. Las deficiencias en la MIA y en el proyecto Caballo Blanco han sido documentadas por expertos independientes que le han comunicado sus objeciones tanto a la Semarnat como al gobierno de Veracruz. Por razones técnicas (y jurídicas), como éstas, el Consejo Consultivo para el Desarrollo Sustentable, estatal, le ha recomendado a la Semarnat no autorizar la MIA a Caballo Blanco.