Barrick miente al decir que no han habido fatalidades con el uso de cianuro

elmunicipio.com.do. República Dominicana

En respuesta a la acción pacífica en contra de la megaminería con cianuro protagonizada el pasado lunes por SalvaTierra frente al edificio donde la compañía Barrick tiene parte de sus oficinas, esta última ha vuelto a declarar que “en los últimos 80 años no han ocurrido fatalidades en la industria minera de oro a nivel mundial por uso de esta sustancia química” (ver noticia aquí). Esto es falso, pues el equipo de SalvaTierra ha registrado noticias de más de 20 derrames en las últimas décadas. Si por “fatalidades” la empresa se refiere a muertes, recordamos el accidente ocurrido en 1994 en la mina de oro Harmony Gold en Suráfrica, donde el colapso de una presa de cola luego de fuertes lluvias provocó la muerte de al menos 10 personas, quienes fueron barridas por los desechos de cianuro.

Según datos de CorpWatch, la propia empresa Barrick derramó 40 toneladas métricas de cianuro en 1992 en Australia, cuando el tren que transportaba la sustancia a la mina del Lago Cowal tuvo un accidente.

Barrick insiste en presentar su certificación con el Código Internacional de Manejo de Cianuro como una garantía contra accidentes con esta sustancia, sin embargo, tal y como SalvaTierra informó el pasado lunes en su Manifiesto contra la megaminería con cianuro, ya ha habido derrames de cianuro en minas que cuentan con dicha certificación, como el ocurrido en 2009 en la mina de oro de Ahafo, en Ghana, operada por la compañía Newmont.

El cianuro es una sustancia sumamente tóxica tanto para el ambiente como para los humanos: una dosis del tamaño de un grano de arroz es suficiente para eliminar a una persona, y la exposición crónica a pequeñas dosis puede producir efectos graves en la salud. Barrick no ha informado la cantidad de cianuro que planea utilizar en Pueblo Viejo, por lo que SalvaTierra ha exigido que esta y otras informaciones se hagan públicas.

Invitamos a la ciudadanía a investigar e informarse por sí misma sobre los impactos del cianuro, y poder juzgar por su cuenta las razones por las que Barrick miente.