Goldgroup y el oro veracruzano

Claudia Villegas. Diario Milenio

Hace casi dos años, la minera canadiense Goldgroup vendió al Grupo Carso —Frisco— un proyecto de extracción de oro en la región conocida como “El Porvenir” en Aguascalientes. El grupo canadiense aseguró que los 25 millones de dólares de aquella operación con Carlos Slim se utilizarían para fortalecer otro proyecto en Veracruz, también de extracción de oro.

Fue durante el gobierno de Fidel Herrera, el gobernador que pagó y construyó dos veces el mismo puente, cuando Goldgroup inició los trabajos de exploración en la mina conocida como “Caballo Blanco”. Ahora, sin embargo, el gobernador Javier Duarte ha dicho, frente a las quejas de ambientalistas, que la continuidad de las operaciones de la empresa en ese territorio compete a una concesión federal. En otra palabra, aplica la máxima de Poncio Pilatos. Dicen en Veracruz que Goldgroup pasó —sin previo aviso— de la exploración a la explotación del metal precioso; que usa explosivos sin autorización de la Sedena, que utiliza cianuro y que está dañando irreversiblemente el medio ambiente; pero ni el gobierno estatal ni el federal, a través de la Semarnat que encabeza Juan Rafael Elvira Quesada toman cartas en el asunto.

Fue el alcalde Lucío Castillo, del municipo de Alto Lucero, quien sí decidió clausurar las actividades de Goldgroup por no contar, según su alcaldía, con licencias de construcción ni con los permisos de la Sedena. Castillo no se ocupó del impacto ambiental simplemente porque no es de su competencial aunque se trate del problema real.

En Vancouver, este 19 de marzo, los voceros de la minera aseguraron que sí tienen los permisos para su operación en México y que, además, el pasado 13 de marzo recibieron el primer documento del Informe de Impacto Ambiental emitido por Semarnat respecto a su operación en Caballo Blanco.

La dependencia federal pidió a la canadiense que en un plazo máximo de 60 días responda con mayor información sobre su plan para mitigar los daños relacionados con el medio ambiente y la rehabilitación de la zona.

La canadiense también da por hecho que mantendrá sus operaciones en México y Veracruz, en donde la sociedad pide más información sobre las condiciones y los beneficios de la extracción de su oro.
iqfinanciero.villegas@gmail.com