México: En defensa de Wirikuta, 60 mil cantaron en el Foro Sol

-Café Tacvba, Amandititita y Javier Sicilia unieron demandas
-Éste es el tiempo que auguraron los abuelos, dijo Rubén Albarrán

Jorge Caballero.  Periódico La Jornada. Domingo 27 de mayo de 2012

El cenit del concierto del Wirikuta Fest llegó cuando El Colectivo AHO tomó el escenario y cuando, de acuerdo con la sicomagia que envió Alejandro Jodorowsky para salvar la zona sagrada, los 60 mil asistentes siguieron las instrucciones de Rubén Albarrán: “Pónganse la mano derecha en el corazón y la izquierda del lado derecho; tomen a su compañero de junto y balanceémonos de derecha a izquierda. Digamos este mantra: Wirikuta es sagrado porque el maestro Jodorowsky nos dijo que lo que hagamos. Esta tarde quedará grabada en el mundo, el país y, lo más importante, en nuestros corazones”.

Todos hicieron la sicomagia y el ambiente –sintieron muchos– se llenó de una energía que rozó lo sagrado.

Esto ocurrió después de entonar una rola dedicada al pueblo de Cherán, “que está defendiendo sus bosques sagrados”, y lanzar la atemporal consigna “El pueblo unido jamás será vencido”. Enseguida, AHO presentó a su segundo invitado de la tarde, Javier Sicilia, quien dijo: “Estamos aquí para defender lo sagrado, el pueblo de Wirikuta; así que por los 60 mil muertos, los 250 mil desplazados y los 8 mil huérfanos que ha dejado esta guerra, hagamos el grito del silencio por este país que nos está destrozando…

“Hay mucho dolor, así que el silencio puede ser el grito más profundo. El más fuerte es el silencio. Ahí, donde habla el silencio y surge la palabra.” Todos se callaron para coronarlo luego con la exclamación: “¡Wirikuta no se vende, se le ama y se defiende!”

Otro gran momento de la noche fue la presentación de Calle 13, quienes tuvieron como invitado a Zach de la Rocha quien dijo: “Que viva la gente huichol, que viva la gente de México y que viva la justicia”.

René, al frente de la agrupación puertorriqueña, indicó: “Lo que está pasando en Wirikuta está pasando en toda América Latina; lo importante es que los gobiernos sepan que el pueblo unido jamás será vencido”.

También actuó Ely Guerra –en el escenario dos–, quien, con su rock pulcro, no alcanzó a atraer la atención de la mayoría del público y al final solo se quedó con unas cuantas decenas de personas. Dijo: “Gracias por estar aquí, y recuerden que los jóvenes son los revolucionarios”.

En el mismo entarimado le siguió Amandititita, quien con su anarcumbia hizo las delicias de cientos y los puso a bailar con Güera Televisa, La mariguanera, La mataviejitas y La muy muy, entre otras.

El Ama de la anarcumbia, además de gritar “¡Wirikuta no se vende, se le ama y se defiende!”, cambió el estribillo de Güera Televisa por “Fuera, fuera, fuera Televisa… Yo no quiero ser una güera Peñanieto”. Cerró su espectáculo con Cerebro de caca.

El segmento de mujeres lo protagonizó Julieta Venegas, quien concentró a la mayoría, porque a la hora que actuó se contaba por miles.

El Wirikuta Fest había cobrado forma. El festival fue inaugurado por el grupo 22, a quien le siguieron Luix Saldaña y Nubes de la Sierra, con poco público, pero con ánimo combativo como a veces se ha visto en el inmueble de Churubusco.

También hicieron los honores Ginger Ninjas, Héctor Guerra y Lengua Alerta, quienes asimismo llamaron a defender el jardín mágico wixárica.

Pero con la presentación de Sonidero Meztizo, el Wirikuta Fest comenzó a tomar vuelo en el escenario principal. Roco interpeló a los asistentes: “Éste es el tiempo que auguraron nuestros abuelos, el tiempo en que todos nos unimos, el sur con el norte… ¡Fuerza para gente en nuestros corazones, Wirikuta no se vende!”

Su compañera de grupo, la cantante chilena Moyené, dijo: “Este mensaje es para todos aquellos que piensan que todo lo pueden comprar. Escuchen: Latinoamérica no se vende”. También Roco Pachucote en su canción Paz, dijo: “En contra de esa guerra que nadie entiende y que ha cobrado 60 mil muertos, para que todo ese dinero que invierten se destine a cultura, educación y salud, esta canción está dedicada a Javier Sicilia, a todos los del Movimiento Por Paz Justicia y Dignidad”.

Moyané también pidió: “Un aplauso para las mujeres y para los hombres. Juntos, los dos géneros podemos avanzar… Hay que respetar a la mujer porque su cuerpo es sagrado como la madre Tierra: da la vida y la leche; hombres, respétennos”.

También hubo espacio para el romance, cuando Sonidero Meztizo hizo un llamado a abrazar a la pareja y tocó Kumbala; sin lugar a dudas, la rola más coreada y el mejor momento de la tarde.

En la parte final, Café Tacvba, principal organizador, volteó de cabeza al Foro Sol y el Wirikuta Fest tuvo su mejor momento musicalmente hablando. Rubén dijo: “hay que estar muy al pendiente de la información; hace dos días fuimos engañados con una escalada mediática”, en referencia a las versiones de que la minera canadiense había abandonado sus intenciones de perforar Wirikuta.

Hasta el cierre de esta edición faltaban por actuar Enrique Bunbury y Caifanes, con el rumor de que la sorpresa de la noche sería Manu Chao.