La minería como problema

Cómo compatibilizar los intereses encontrados. Guatemala

Eduardo Velásquez. elperiodico.com.gt

Uno no puede dejar de preguntarse qué habrán hecho otros países mineros de América Latina –como Perú, Bolivia, Chile, Brasil, Ecuador, y Venezuela, solo para mencionar algunos–  para compatibilizar intereses encontrados, en primer lugar de la propia población, que abiertamente se opone –como el caso guatemalteco y en otros países también–  y que lo ha hecho en nuestro país hasta el momento de forma pacífica; y de otros como los inversionistas nacionales y/o extranjeros, que al parecer tienen fórmulas represivas propias por los resultados recientes y que el Ministerio de Gobernación debe aclarar junto con el Ministerio Público para dar con los responsables y castigarlos ejemplarmente. Finalmente, los intereses del Estado guatemalteco, como parte fundamental que debiera representar a todos los guatemaltecos.

Los gobiernos,  desde Arzú hasta el actual , han sido complacientes con los inversionistas en el sector de Minas y Canteras. Cualquier economista y ciudadano serio se queda perplejo al conocer que el Estado guatemalteco cobra uno por ciento de regalías a dichas explotaciones de recursos no renovables: 0.5 por ciento para la comunidad en donde quede la mina o la cantera y 0.5 por ciento para el Estado guatemalteco. Hasta hace muy poco tiempo,  una de las  empresas más grandes del sector estaba exenta de pago del Impuesto al Valor Agregado y del Impuesto Sobre la Renta (ISR), concesión hecha por ley por el propio Estado. Los funcionarios de la empresa explicaron que ante las protestas de las comunidades, prefirieron pagarlos voluntariamente. El gobierno del general Otto Pérez Molina, con su actualización tributaria, especialmente en el ISR, les rebajó a los inversionistas extranjeros la tasa del 10 por ciento para el pago de dividendos a un 5 por ciento y después hizo un acuerdo de caballeros con la gremial respectiva, miembros de la Cámara de Industria de Guatemala, para pagar voluntariamente y de buena fe mejores tasas de regalías, si y solo si los precios de los minerales exportados tienen determinados precios en el mercado internacional.  ¿Y el Congreso no debió haber emitido una ley sobre el anterior acuerdo? ¿Y las entidades nacionales encargadas para velar por los intereses  del Estado qué han hecho para dirimir este caso? Para mientras, vastos sectores de la población deben llorar velando a sus muertos, como el caso de Santa Cruz Barrillas; o vivir atemorizados.