El Salvador: Redefinen fase final en demanda de Pacific Rim ante en el CIADI

Abogados de El Salvador defenderán que no se violaron derechos de inversión de la empresa canadiense

Tomás Guevara Corresponsal en Washington elsalvador.com
1 de Julio de 2012

La defensa de El Salvador y la compañía minera Pacific Rim volvieron a la mesa para definir los mecanismos y el calendario de la etapa de fondo de la demanda ante el Centro Internacional para Disputas sobre Inversiones (CIADI) del Banco Mundial.

El miércoles pasado, la defensa y la demandante más el tribunal conformado por tres árbitros -que el 1 de junio reciente concedió a la compañía minera seguir el litigio de reclamos al país por no concederle los permisos de extracción de oro en la mina de El Dorado, Cabañas- han acordado los procedimientos para la siguiente etapa, que podría durar hasta finales de 2013.

El abogado del equipo defensor, Luis Parada, de la firma Foley Hoag, en Washington, confirmó la reunión de las partes con el tribunal luego de la sentencia en la que la compañía minera perdió buena parte de sus argumentos al no poder seguir los reclamos bajo el Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos, Centroamérica y República dominicana (RD-CAFTA, por sus siglas en inglés).

“En estos momentos el tribunal con las dos partes ha tratado de establecer el calendario procesal para esta fase de fondo del caso, entonces ahora estamos con las propuestas pero todavía no están en firme”, dijo el abogado Parada al confirmar la negociación de las partes vía teleconferencia.

En esta nueva fase, el tribunal estaría llamando a Pacific Rim en el último trimestre de este año para presentar ante los tres jueces -V. V. Vender, británico que funge como presidente, Brigitte Stern, de Francia, y Guido Santiago Tawil, de Argentina- los argumentos, testigos y expertos para validar sus posturas de los daños que enumera ha sufrido la compañía minera por no permitírsele explotar la mina El Dorado.

Toda la parte acusatoria deberá enfocar sus argumentos legales amparada al capítulo 15 de la Ley de Inversiones de El Salvador, pues en los acuerdos logrados en la última audiencia, realizada en mayo de 2011, la compañía aceptó que de no poder continuar los reclamos bajo los estatutos del DR-CAFTA, solo podría considerar daños a partir de marzo de 2008.

La fecha es clave porque coincide con una declaración que hiciera el ex presidente Antonio Saca de no permitir la explotación de minas, con lo que tácitamente estaba negando las licencias para este sector por parte del gobierno.

Luego de varias rondas de escritos, la parte final del caso se dirimiría en una larga audiencia -de hasta más de una semana- en la sede del Banco Mundial, donde en una especie de juicio, las partes deberán presentar las pruebas de cargo y descargo.

“La defensa tendría tres partes, la primera es demostrar que El Salvador no incumplió ninguna de sus obligaciones bajo la Ley de Inversiones, al tratar de defender de forma legítima la salud de la población al no otorgar los permisos ambientales”, explica el abogado Parada.

El especialista en arbitrajes internacionales agrega que, aún si se hubiesen entregado los permisos ambientales, el Ministerio de Economía no hubiera concedido los permisos de explotación al no cumplir otros requisitos indispensables por parte de Ley de Minería; puntos que la defensa resaltó en la primera parte del caso como es la propiedad del terreno que pretende explotar.

La cantidad de terreno que menciona Pacific Rim de 12.75 kilómetros cuadrados en su demanda, no coincide en el registro de propiedad, con la porción real de terreno que tiene bajo su régimen, que consiste en una pequeña franja de la boca de la mina.

“El tercer punto es que no presentaron un estudio de factibilidad sobre el área de la construcción, sino sólo de una pequeña parte”, prosigue el abogado Parada, quien asegura que la demanda perdió fuerza para Pacific Rim al haber sido desestimada bajo las reglas del tratado comercial.