Amenaza de muerte a luchador antiminero hondureño

22 de Agosto 2012

El viernes un defensor de los Recursos Naturales del área de Florida, César Alvarenga, recibió un “anónimo” dónde se le está amenazando de muerte a él y a Roberto García, Delegado de la Palabra, otro defensor incansable de los Recursos Naturales, miembro del Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia.

El anónimo textualmente dice así:

“Este mensaje es para voz Cesar Alvarenga por el bién tullo deja de andar ajotando gente y deja de andar haciendo manifestaciones vivi tu vida trankila y deja que los demas vivan en paz. Tambien este mismo mensaje daselo al sapo de Roberto Garcia Funéz ya savemos donde viven asi como venimos al punto de tus buses. También podemos ir aserte una pequeña visita a tu casa también ala de Roberto. Este mensaje para ustedes dos de parte del Cartel muy pronto nos conoseremos cara ha cara”

Los Hechos:

1. El 26 de julio participamos, César Alvarenga, Roberto y yo (entre otros tantos) en la socialización de la Nueva Ley de Mineria en La Ceiba. Televisión Nacional Hondureña grabó todas nuestras intervenciones.

2. El 31 de julio el propietario de una empresa minera vino a visitarme a la parroquia con su abogado (socio) y otros tres más (al parecer son 4 empresas detrás de la zona). Planteándome su propuesta y solicitando mi ayuda para dar a conocer el proyecto a las comunidades afectadas. Por supuesto que me negué señalándoles que se equivocaban conmigo. Primero, porque no era el líder y segundo porque las comunidades han tomado una decisión de rechazar rotundamente la actividad minera en la zona. Señalaron que me conocieron por el programa de Televisión Nacional Hondureña que se transmitió repetidamente.

3. El 2 de agosto César Alvarenga, después de varias llamadas insistentes, aceptó reunirse a solas con otro empresario interesado en la explotación minera de la zona y uno de los militantes del alcalde de Tela. No aceptó los ofrecimientos de convencer a la población en favor del proyecto, ni tampoco aceptó ofrecimiento personales. César no sabía que estaba iniciando una pesadilla.

4. El pasado viernes 17, dos hombres, llegaron a su lugar de trabajo y le entregaron el papel “anónimo” donde lo amenazan de muerte a él y al compañero Roberto García. César no ha podido tener paz. Ha estado durmiendo fuera de su casa. Al parecer el anónimo tenía el fin de impedir que fuera a la reunión que se tenía convocada para hoy con el patronato regional y las 16 comunidades de la zona.

5. Creemos que el anónimo no logró su objetivo, ya que con miedo pero con mucho valor hizo la denuncia ante todos los convocados. Estaba presente, también, Roberto y al igual que César expresó su pesar por la situación. Luego de ellos otros miembros de patronatos se fueron animando y contaron como el propietario de la mina también los estaba acosando con infinidad de llamadas, invitaciones a solas y otras propuestas. También me invitaron a participar para contar la visita que el otro empresario me había hecho a la parroquia. Hoy ya no ha dormido en su casa Roberto.

6. Tenemos conocimiento que el minero en cuestión ya tiene información de nuestra participación en la reunión y ha llamado a César y a Roberto. Según el testimonio de ellos también está interesado en hablar conmigo a solas y con los tres, para explicar la situación y desligarse de toda responsabilidad si les pasa algo a los hermanos.

Así, a groso modo, comparto con ustedes esta situación que nos ha llenado de “miedo”. Personalmente, pienso en César y Roberto. Pienso en sus esposas, hijos y demás familia. Pienso en el riesgo de varios campesinos de la zona que están convencidos de la lucha. Pienso, también, en mi… he experimentado la inseguridad de vivir en un país que se presta para que los dueños del capital puedan contratar sicarios y mandar a matar simplemente porque estorban para sus propósitos egoístas. Pienso en lo injusto que es la vida para los pobres en este bello país por causa de un sistema al que no le interesan. Pienso, en que esto está, apenas, empezando. Pienso que esto se puede poner como en El Aguan, donde van ya más de 50 campesinos asesinados y el gobierno no hace nada.

Gracias por sus oraciones y su cercanía. En este país la honestidad y la lucha por la justicia tiene muchos riesgos. Ser seguidor de Jesús en este lado de Honduras, al parecer, exige de nosotros estar dispuestos, como él, a ofrendar la vida. No lo niego, siento miedo, pero creo que siento más indigación por toda la muerte que me circunda y siento más amor por la gente de estos bellos lugares que merecen que se les trate con mayor dignidad y respeto.

NO ESTOY RESIGNADO, ESTOY INDIGNADO.
EL SILENCIO APLASTA LA DIGNIDAD DE LAS VÍCTIMAS, MOVILICÉMONOS!!!

 

Fuente: Observatorio de Conflictos Mineros de América Latina