Analiza Semarnat proyectos de impacto ambiental de mineras de Chiapas

El delegado de dicha dependencia, Ricardo Alonso Frías López, exoneró a la institución de la responsabilidad de las autorizaciones y concesiones para los trabajos de exploración y de explotación de minerales en la entidad.

 

Tuxtla Gutiérrez • La Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) analiza seis solicitudes de impacto ambiental planteadas por empresas interesadas en desarrollar proyectos mineros en varios puntos de la entidad.

Sin embargo, el delegado de la Semarnat, Ricardo Alonso Frías López, exoneró a esa institución de toda responsabilidad de las autorizaciones y concesiones para trabajos de exploración y de explotación minerales en el estado.

Tras una reciente denuncia de la alianza “Sierra Madre”, en el sentido de que en la entidad hay 97 concesiones autorizadas de 2000 a 2009 en Chiapas, 50 de ellas para explotación y el resto para exploración, dijo que sí existe extracción de mineral a cielo abierto.

“Con nosotros se han presentado sólo seis solicitudes en materia de impacto ambiental para la instalación de minas que están en evaluación, no hay ninguna operando, no hay plazos para autorizar los permisos o negarlos, no sabemos qué va a pasar”, dijo en entrevista.

Insistió en que están en evaluación y corresponden a solicitudes de empresas nacionales y canadienses, pero ningún estudio está dentro de un Área Natural protegida (ANP), las valoraciones de impacto ambiental se realizan con mucho cuidado para no caer en anomalías.

Indicó que el tema de las concesiones y otorgamiento de los permisos es responsabilidad de la Secretaría de Economía (SE), y añadió que a la Semarnat corresponde sólo la aplicación de la normatividad sobre impacto ambiental o forestal y cambio de uso del suelo.

Aclaró que lo que ha estudiado la Semarnat en el tema de minas son sólo impactos ambientales, por el riesgo que podrían ocasionar a los ecosistemas o por cambio de uso del suelo, no para extracción de mineral; “lo nuestro es defender los recursos naturales”.

Planteó que se requiere mucha información adicional a la que presentaron las firmas interesadas en realizar explotación o exploración.

Puede haber autorizaciones totales, parciales, condicionadas o también pueden negarse los permisos, más aún si se pretende afectar los bosques mesófilos, uno de los ecosistemas más amenazados, o si pretenden dañar los manglares.

En ocasiones, refirió, por la vasta lista requisitos por el impacto ambiental, como reforestar, barreras de contención, plantas tratadoras de aguas residuales y mecanismos de limpieza del agua, las empresas prefieren dar marcha atrás a los proyectos mineros.

Los estudios y el desarrollo de la minería “no sabemos si mejoraría la vida de las comunidades cercanas, lo que es una obligación es no afectarlos, no contaminar los cuerpos de agua, a la fauna y flora, ni pueden ocasionar la destrucción de caminos”, anotó.

 

Fuente: Milenio