Infinito Gold se trastea de Costa Rica a Nicaragua

Miércoles 01 de agosto de 2012
Por Carlos Salazar Fernández

La transnacional canadiense Infinito Gold, involucrada en el fenecido proyecto Crucitas en Costa Rica, traslada sus equipos desde Costa Rica hacia Nicaragua, donde ha comprado una concesión minera para explotar oro en 168 mil hectáreas, en el Departamento de Nueva Segovia.

 

Infinito Gold realiza la mudanza de sus equipos y laboratorios a Nicaragua, desde los primeros días del mes de julio. Todo ello había sido comprado, años atrás, en ocho millones de dólares en diversas partes del planeta, pero que ingresaron a Costa Rica con un precio de 12 millones.

La empresa pretendía vender en Managua los mismos equipos en 12 millones de dólares a una minera panameña para operarlos en el vecino país del norte, pero el alto costo los obligó a venderlos a Fortress de Nicaragua, una compañía subsidiaria de Infinito Gold.

Hasta el momento, se desconocen las gestiones administrativas en Costa Rica para lograr la reexportación de los equipos comprados, ya usados en otras naciones y conocidos en el sector como “pertrechos mineros”, por su antigüedad. La empresa siempre defendió que eran tecnología de punta. Sobre la salida del equipo, el legislador del Partido Acción Ciudadana (PAC), Claudio Monge, ha solicitado información al Ministerio de Hacienda.

Elpais.cr tiene informes del traslado del equipo a Nicaragua, por parte de una empresa de transportes, especializada en carga pesada y ancha, instalada en las cercanías de la Fábrica Nacional de Licores en Grecia, Alajuela.

Incluso, la minera pagó los servicios del transporte con la entrega de una grúa, color blanco, de noventa toneladas. No se ha confirmado si este equipo pagó los impuestos respectivos o sigue en territorio costarricense acogido al Reglamento de los Regímenes de Perfeccionamiento Activo y Devolutivo de Derechos para la importación y salida de los mismos.

Otros bienes de la empresa, como galerones de metal y contenedores, están a la venta en un tajo en Rosario de Naranjo, Alajuela, que fueron entregados a un ex trabajador de la empresa como supuesto pago por los servicios prestados.

Inclusive, este lunes, la empresa aceleraba los camiones transportadores con los últimos equipos y maquinaria para trasladarlos a Nicaragua, con un supuesto permiso del Ministerio de Hacienda, que le otorgó recientemente un mes de tiempo para la reexportación.

Fortress: Los mismos Infinitos

Tras el estrepitoso fracaso de Infinito Gold en Crucitas, San Carlos, a tres kilómetros del río San Juan, fronterizo con Nicaragua, los propietarios de Infinito Gold o Industrias Infinito S.A. compraron en el vecino país la empres Fortress S.A., que cuenta con una concesión minera para explotar 168 mil hectáreas.

De acuerdo con la información oficial de las empresas, Nikos Exploration, propiedad de Steven Dean, y JAT Metalconsult, de John Thomas, compraron Fortress Nicaragua.

Steven Dean figura como Presidente de Junta Directiva de Infinito Gold y John Thomas como Director, Vicepresidente de Operaciones y Gerente General en Costa Rica conjuntamente con Arnoldo Rudin. Rudín, quien laboró en Crucitas, fue despedido en Nicaragua y ahora trabaja en proyectos mineros en Honduras.

Luego de la compra de Fortress y el escándalo en Costa Rica incorporaron a John Morgan, quien fungió como Gerente General de Infinito Gold  Canadá. Steven Dean, John Thomas y John Morgan están en Fortress. Los tres son Infinito Gold e Industrias Infinito, propietaria de Crucitas, un proyecto criticado por ambientalistas y el Gobierno de Nicaragua, presidido por Daniel Ortega Saavedra.

Autoridades nicaragüenses, consultadas por este medio, dijeron sospechar que en la supuesta compra del equipo y maquinaria de Crucitas, no se habría registrado pago por parte de la empresa en Nicaragua o de Canadá hacia Costa Rica.

Entre tanto, en Costa Rica se investiga si “todo ha sido un burdo montaje para evitar el pago de impuestos y verificación de la salida del equipo”, que debió ser reexportado directamente hacia Canadá.

Detalles divulgados en marzo del año anterior, señalan que como forma de pago, Nikon transferirá a los accionistas de Fortress 20 millones de acciones de su capital común (cuyo precio promedia los $0.07 a esa fecha), y 20 millones de opciones de compra de acciones, ejecutables a $0.1 por acción. Nikos también debería conseguir un préstamo de $1.5 millones de dólares para capitalizar la empresa

Por otra parte, se conoció en enero anterior que Infinito Gold Ltd. anunció que la subsidiaria de su propiedad Infinito International Holdings Corp., ha vendido su filial en Nicaragua a Nueva Segovia Minera S.A. a Fortress Nicaragua S.A.

Nueva Segovia también fue propietaria de la concesión Zúngano en ese departamento norteño de Nicaragua, que había adquirido originalmente en febrero de 2010. El traslado o venta le permitió a la empresa ahorrar el pago de $ 63,000 en honorarios.

Nicaragua: Doble discurso ambiental

Entre tanto, ambientalistas nicaragüenses, consultados por Elpais.cr sobre el caso, lamentaron el recibimiento que le han dado las autoridades mineras de esa nación a una empresa cuestionada en Costa Rica por diversas irregularidades, que le hicieron perder sus permisos y la concesión en los tribunales de Justicia.

Incluso, dijeron, a condición de no revelar sus identidades porque perderían el financiamiento gubernamental a cambio de ataques a Costa Rica por la construcción de la Ruta 1856, que la Administración Ortega Saavedra “en nada se diferencia de la presidente Laura Chinchilla en el tema ambiente”.

Entre tanto, el “Centro Humboldt para la promoción del desarrollo territorial y la sustentabilidad ambiental”, señaló en el informe 2011 que el Gobierno de Nicaragua ha incrementado significativamente las concesiones  de minería metálicas y no metálicas. Este sector se ha caracterizado por ser reincidente en el incumplimiento de las normativas ambientales, sobre todo respecto a la Contaminación de Fuentes de Agua, advirtió.

Según el Centro, cabe señalar, que aunque las concesiones se han extendido por el territorio nacional, el control de estas se encuentra en las manos de pocas empresas entre ellas se encuentra HEMCO de Nicaragua s.a. (HEMCONIC), FORTRESS de Nicaragua s.a., CXB Nicaragua, CEMEX de Nicaragua S.A, Corporación M&S de Nicaragua S.A y TRITON minera S.A.

Por otro lado, la misma organización en el “Estudio actual de las concesiones de minería metálica y las consecuencias socio – ambientales de los casos emblemáticos en la zona Pacífica Central de Nicaragua 2009 -2011”, revela datos impactantes sobre el otorgamiento de las concesiones en este período, ya que indica un total de de 272 concesiones que ocupan 10 mil 990.42 kilómetros cuadrados del país, ubicándose mayormente en áreas protegidas: Reserva de Biósfera BOSAWAS, Reserva de Biósfera del Sureste de Nicaragua (Refugio de Vida Silvestre del Río San Juan y la Reserva Biológica del Río Indio Maíz).

El mayor número de concesiones se concentran en la Región Autónoma Norte (RAAN), León, Managua, Chinandega, Nueva Segovia, y Matagalpa, siendo los principales titulares de minería metálica: HEMCO de Nicaragua S.A. (HEMCONIC), Fortress de Nicaragua S.A., CXB Nicaragua S.A.; y de la minería no metálica: Cemex de Nicaragua S.A., Canteras S.A. y la Corporación M&S de Nicaragua S.A.

“Este panorama indica que el sector minero en Nicaragua, que aporta solamente el 1.8% del Producto Interno Bruto (BIP) ha presentado una tendencia creciente en cuanto al número de concesiones otorgadas y solicitadas, ya que son fomentadas por las políticas del Estado, a través del Ministerio de Energía y Minas, dado que el porcentaje de superficie concesionada durante el período de estudio cambia de un 5.89% a un 10.03% del total del territorio nacional”, precisó el Centro Humboldt.

Para el Centro, un hallazgo alarmante del estudio determinada el gran perjuicio que las estas actividades mineras están ejerciendo sobre 7 cuencas hidrográficas de gran importancia para el abastecimiento y uso de agua a nivel nacional. Una de ellas es la Cuenca del Gran Lago de Nicaragua, afectando principalmente el recurso agua.

 

Fuente: Otramerica