La resistencia ciudadana contra la minería en Rancho Grande

Sucedió nuevamente. Pero esta vez el escenario fue la comunidad de Yaoska, donde el destino ofreció a los ranchograndeños la oportunidad para reflexionar sobre el futuro de las nuevas generaciones con una movilización cívica sin precedentes, pidiendo al Gobierno de Nicaragua suspender el permiso otorgado a las compañías mineras MINESA y B2Gold, para abrir un distrito minero en la comunidad El Pavón, en Racho Grande, Matagalpa.

Defender la vida es la decisión tomada por la población

Aquella mañana del 23 de marzo de 2012, más de dos mil campesinos inspirados en un pensamiento del Jefe Indio Seattle, de la tribu Suwamich, que reza: “Todo lo que afecta a la tierra afecta a los hijos de la tierra. Esto lo sabemos. La tierra no pertenece al hombre, sino que el hombre pertenece a la tierra. El hombre no ha tejido la red de la vida, es sólo una hebra de ella. Todo lo que haga a la red se lo hará a sí mismo. Lo que ocurra a la tierra ocurrirá a los hijos de la tierra”; ellos marcharon para defender las bondades que regala la Madre Naturaleza a los seres humanos y para luchar contra las fuerzas oscuras y ambiciosas que pretenden destruir los recursos naturales que son patrimonio de los pobladores de Rancho Grande.

La vida está en peligro

Los ríos, los bosques, los animales, las fuentes de agua para consumo y con ellos los seres humanos están en peligro por las ambiciones depredadoras de las compañías mineras Exploración Corazón, B2Gold (Triton Minera S.A.) y Minesa, que se ciernen sobre los recursos del municipio como demonios del mal. Con la minería está en peligro todo. En Rancho Grande la vida y el futuro están en peligro. Y el clamor del pueblo es: “no a la explotación minera, no a la contaminación de nuestras aguas y recursos naturales; el pueblo y los recursos naturales no son mercancías para ser negociados. La minería es pan para hoy y hambre para mañana”. La gesta por la defensa de la naturaleza y la vida apenas comienza… Y luchar por el patrimonio de las futuras generaciones es la elección que ya hizo la gente de Rancho Grande.

No creen en mentiras de MINESA y B2Gold

Son perversas esas mentiras engendradas por las empresas MINESA y la transnacional canadiense B2Gold (Triton Minera S.A.) con relación a la extracción de oro, con el sistema de minado a cielo abierto, en el distrito minero El Pavón, que entrará en operaciones en el municipio de Rancho Grande, departamento de Matagalpa. Las compañías autorizadas por el Gobierno de Nicaragua para explotar ese metal precioso argumentan: “en ese sentido, el proyecto minero denominado Pavón aspira convertirse en una nueva operación de extracción de minerales de B2Gold en Nicaragua, para ser desarrollado en estricto cumplimiento de las leyes nacionales, en armonía con el medio ambiente y sobre todo que represente beneficios tangibles para la comunidad de Rancho Grande”, según un comunicado difundido por esas empresas.

Papel aguanta todo

“Todo eso es mentira”, gritan los habitantes de Rancho Grande con relación a las consideraciones que se ponen en el papel, porque hoy están claros que la minería “sólo trae destrucción a la naturaleza y muchos males para los comunitarios”. ¿Qué oportunidades de desarrollo puede traer la minería? Se pregunta la gente en Rancho Grande y al mismo tiempo se responden: “si todo el oro se lo llevarán fuera del país y aquí solo dejarán miseria y daños a la naturaleza”, comenta Damas García Hernández, de la comunidad El Pájaro, muy cerca de El Pavón, lugar donde piensan extraer mineral con el sistema de minado a cielo abierto. MINESA, socia de B2Gold en esta aventura destructiva de la naturaleza, en seis años que lleva explorando el territorio sólo empleó a unas 180 personas, la mayoría de ellas contratadas como peones, pagando salarios de entre 50 y 100 córdobas al día y dando aportes con “salud, deporte, educación, apoyo a iglesias y alimentación”, considerados por la gente, como “migajas” comparado con los millones de dólares que ganarán con el negocio de la minería.

Destrucción de la naturaleza igual a jugosas ganancias

En nombre del desarrollo de la población de Rancho Grande, hasta El Pavón llegarán las maquinarias a remover las montañas, sacar el mineral, trasladarlo hasta La Mina El Limón (en León) para procesarlo y extraer el oro; luego el oro se lo llevarán a refinar hasta Canadá y posteriormente venderán cada onza entre un mil 700 y un mil 800 dólares. Capitalistas canadienses se llevan las riquezas de los nicaragüenses en complicidad con el “Gobierno de los Pobres” de Nicaragua, de tendencia neoliberal y encabezado por el Comandante Daniel Ortega. Este cuento no es ficción o mentira, ustedes lo pueden comprobar llegando hasta la zona ¿Y a la gente de Rancho Grande qué les queda? Miseria, miseria y más miseria es la sencilla respuesta.

 

Fuente: YouTube