Tetela de Ocampo: Comunicado de Prensa

21 de Agosto de  2012

En relación a las declaraciones hechas a la prensa local por Pablo Rodríguez Regordosa, Secretario de Desarrollo Económico del Estado de Puebla, en el sentido de que “La empresa Minera Frisco construirá una planta tratadora de aguas residuales para Tetela de Ocampo, y el agua que se genere ahí será usada para la explotación de la mina Espejeras por lo que se descartan daños a los manantiales que brotan en el Barrio de La Cañada, una vez iniciada la extracción de oro.”

Reconocemos la buena voluntad del titular de la SECOTRADE cuando dice que “se revisará el caso y analizaran los efectos”, es lo que esperamos de las autoridades.

Sin embargo cabe aclarar que el uso de agua residual y/o tratada en los procesos no exime a la actividad minera que se planea realizar en la zona, de los devastadores efectos que la infiltración de cianuro tendría sobre los mantos acuíferos de la región, envenenando los recursos freáticos irreversiblemente.

La construcción de la planta de tratamiento es obligación del las autoridades municipales, con el apoyo los gobiernos estatales o federales. Una empresa particular no debe tomar las funciones de la autoridad mucho menos cuando pretende canjear el tratamiento de agua residual como un salvoconducto para envenenar el agua en la región de Tetela de Ocampo y atentar contra la biodiversidad de la zona.

En las mismas declaraciones, Pablo Rodríguez Regordosa, hace referencia a la explotación realizada en la región de Tetela en los años 50’s.

Lo que no se menciona, es que la actividad minera de entonces, fue realizada por socavón, túneles de explotación que no causan los daños irreversibles que si genera la minería a cielo abierto que contempla el proyecto actual, no exento de efectos como la devastación de los bosques, el daño a la capa vegetal que permite la absorción de agua y evita deslaves, éste último un efecto potencialmente catastrófico en una región montañosa como lo es La Cañada.

Frisco pretende extraer arriba de 11 toneladas de oro más otros minerales en tan sólo 8 años. La baja densidad de oro por tonelada -1 gramo de oro por tonelada- es precisamente lo que determina el sistema de explotación: cuando es tan baja la proporción se requieren usar los procesos más baratos, por consecuencia los más contaminantes: minería a cielo abierto y lixiviación con cianuro.

Las nuevas tecnologías para mitigar los daños ambientales a los que se refiere el secretario Pablo Rodríguez son el uso de explosivos a base de retardo electrónico que garantiza una vibración de 0.23 in/s, muy por abajo del límite. Es decir las casas de los vecinos quizá no se agrieten. No es la vibración ni los efectos de esta –el efecto menos dañino del proyecto- nuestra principal preocupación, sino los efectos generados al devastar el bosque y contaminar los mantos freáticos, sin mencionar los daños al tejido social que lleva consigo la minería y que han sido plenamente documentados.

De los 160 millones de pesos invertidos por Frisco, único beneficio identificado por la SECOTRADE, no hay un sólo peso que se traduzca en beneficios reales para el desarrollo de la comunidad. Una parte importante de esta inversión se destina a la compra de maquinaria y equipo muy costoso, otro más a insumos, otra más a infraestructura: planta de tratamiento, red eléctrica y caminos que se presumen benefician a la población pero que en realidad son para su servicio y marginalmente pueden además servir a la localidad.

Por lo que insistimos en que la generación de infraestructura que permita el desarrollo de Tetela de Ocampo, no puede ser el argumento con el cual las autoridades se deslinden de la responsabilidad que les corresponde, a cambio de su anuencia ante el ecocidio que se esta gestando en la región.

El secretario también habla de la necesidad de “conocer alguna explotación minera para ver como son estos proyectos y sensibilizar…”

Instamos al señor secretario a hacerlo, le sugerimos que no se quede sólo con la conclusión de un recorrido profiláctico organizado por la minera Frisco, sino visitando una mina como El Carrizalillo, en el estado de Guerrero, donde sería de mucha utilidad preguntar personalmente a la gente de la comunidad si la minera ha mejorado su calidad de vida.

Antes de eso, invitamos al Sr. Secretario y al Consejo Directivo de la Minera Frisco y/o al Sr. Carlos Slim, a que vengan a conocer Tetela de Ocampo, porque hasta el día de hoy no conocen el área que pretenden devastar y eso hace muy difícil que sepan de qué estamos hablando.

Atentamente
Comité Tetela Hacia el Futuro AC

 

Fuente: REMA

Para unirte a al Facebook de Tetela Hacia el Futuro visitando aquí