Tormenta de terror en el Aguan (Estado de excepción)

Por Juan Almendares

El ser humano es inseparable de realidad social y el cordón umbilical del campesinado y los pueblos originarios, indígenas, misquitos y garífunas es la prolongación de la  placenta viviente de la Madre Tierra. Si se corta el cordón es destruir sus formas de vida: material espiritual y cultural.

Las raíces ancestrales de Mesoamérica y el Caribe son profundas; la alquimia neocolonial ha transmutado los valores ideológicos y políticos de los gobiernos y ocupar con la  hegemonía militar económica, cultural los territorios y desalojar a los pueblos en forma violenta e incrementar la acumulación del capital, expropiar los bienes naturales y violar los derechos de la Madre Tierra en nombre de la democracia , la seguridad y cínicamente del respeto a los derechos humanos y la paz.

Los golpes de Estado, los Estados de Sitio y los Estados de Excepción han sido las retrancas de la historia y la justificación de las políticas criminales, la tortura, los tratos crueles inhumanos y degradantes la pérdida de la soberanía, la criminalización de la protesta de los movimientos sociales.

Según Agamben: ”El estado de excepción, es decir, la suspensión del orden jurídico que suele considerarse como una medida de carácter provisional y extraordinario, se está convirtiendo hoy, a ojos vistas, en un paradigma normal de gobierno, que determina de manera creciente y en apariencia incontenible la política de los Estados modernos en casi todas sus dimensiones”.

El Estado de Excepción en Honduras o sea la suspensión e los derechos y garantías como necesidad es producto de la hegemonía y ocupación militar por los Estados Unidos de América tanto para imponer las políticas de Seguridad como las de expansión del capitalismo multinacional, las relaciones de dominación de clase como las geopolíticas que se ocultan bajo el nombre de guerra contra las drogas y de prevención contra las guerrillas construidas en el imaginario social e internacional.

La militarización del Aguan comprende: El batallón de Infantería, La Fuerza Naval, la Policía del Aguan, Operación Militar Xatruch, la Operación Relámpago, los guardias privados de la oligarquía terratenientes, los sicarios, el narcotráfico, las tropas norteamericanas (agentes de la DEA(Agencia Estadounidense Antidrogas ) y los militares miembros de las bases norteamericanas: Caratasca, Guanaja y Palmerola. Sin embargo los muertos , relaciones de dominación de clase como las geopolíticas que se ocultan bajo el nombre de guerra contra las drogas y de prevención contra las guerrillastorturados y aterrorizados son los campesinos y las comunidades misquitas y garífunas.

La estrategia ha sido presentar el escenario en el cual las víctimas o afectadas son los responsables de la violencia. El problema se hace aparecer como un enfrentamiento entre gobierno, Instituto Agrario con las comunidades y no como el Estado Excepción que ha impuesto los Estado Unidos de América en Honduras.

En el nombre del Estado de Derecho, la democracia y la lucha contra las drogas se comenten todos las violaciones a la vida, dignidad y derechos de la Madre Tierra . El Estado de Derecho se ha tornado violador de los derechos humanos y se ha constituido en defensor de los intereses corporativos multinacionales mediante sus aparatos militares policiales y de contrainsurgencia.

El Estado de Excepción se justifica en cada momento en nombre del Estado de Derecho y es lo que se ha aplicado en el área del Aguan, Atlántida Colon y Gracias a Dios de Honduras en las proximidades del Mar Caribe donde opera la Cuarta Flota del Comando Sur.

Al mismo tiempo que ocurren estos hechos sangrientos y crueles se realizan los proyectos de megaturismo, represas, se incrementan las concesiones mineras, se promueven leyes que favorecen la minería a cielo abierto a base de cianuro y se implementas las “Ciudades modelo “ que son una burda violación a la soberanía nacional, al fragmentar los territorios y crear pequeños estados autónomos con sus propios cuerpos militares y policiales dentro del mismo Estado de Honduras.

En adición, se viola la soberanía alimentaria mediante las inversiones de la  Monsanto (transgénicos, plaguicidas) y otras empresas que empobrecen las comunidades e invaden los territorios mediante los monocultivos, agrocombustibles, y explotación de los bosques y manglares.

El plan esencial de las empresas multinacionales es exterminar a los campesinos y pueblos indígenas, misquitos y garífunas y en igual forma a la juventud, diseñar experimentos de guerra y continuar siendo Mesoamérica área estratégica del Pentágono no solo para agredir a los pueblos de América Latina sino para continuar con el saqueo de los bienes naturales de la Madre Tierra; tales como petróleo, agua, minerales estratégicos y las reservas ecológicas.

Los recientes hechos de violencia contra las organizaciones campesinas tanto en la protesta contra las decisiones de la Corte Suprema de la “Injusticia” que favorecen a la oligarquía terrateniente articulada la capital financiero multinacional de los  agronegocios han tenido como saldo la detención de 27 personas la mayoría campesinos incluyendo tres transeúntes, varios heridos y traumatizados. Entre ellas una mujer con lesiones internas viscerales y abdominales También fueron reprimidos y algunos heridos mas de 18 campesinos en Planes Sonaguera que se solidarizaban con los detenidos en Tegucigalpa.

La brutalidad policial y militar tanto hondureña como de la DEA(Agencia Estadounidense Antidrogas) ha sido denunciada por la Alianza por las Derechos Humanos,(CODEH, CIPRODEH, CPTRT), Observatorio de la Violencia del Aguan, SARA, COFADEH, Campaña Vamos al Grano, Los Abogados Defensores de los derechos Humanos, organismos internacionales y comunicadores sociales.

Al Estado hondureño durante el proceso histórico neocolonial en forma peyorativa lo han llamado: Enclave Minero, “Republica Bananera”, “Estado de Contrainsurgencia”, “Estado de la Seguridad Nacional”, “ Portaviones Político, Ideológico y Militar del Pentágono”, “Patria Alquilada” “Narco-Estado”, “Estado Terrorista”,“Estado Privatizado”, “Estado Alterno (Golpes militares)”, “Estado Fallido”.

Otro nombre es “Estado Débil” denominación que sugiere en forma irónica que somos como un enfermo desnutrido que se recupera si nos dan alimentos y vitaminas; sin hacer referencia a las causas estructurales de la violencia y la bancarrota del Estado hondureño.

Los nombres anteriormente citados enmascaran los crímenes de lesa humanidad: masacres, asesinatos torturas, guerras; corrupción; negación de la vida, dignidad, cultura y la criminalización de la pobreza por el poder de la clase dominante y dirigente articuladas a la hegemonía transnacional del sistema capitalista.

La situación actual es producto histórico del conflicto de clases, la recolonización y la desigualdad social que ha generado a través de diferentes gobiernos hondureños donde el Estado es subalterno a los intereses de los Estados Supranacionales.

Mientras se desarrolla la “Tormenta del Terror en el Aguan” y continúa la impunidad sobre la tortura, crimen, persecución y pánico en mujeres niños y niñas ocurrió la  visita (cuarto viaje) de Douglas Frazer Jefe del Comando Sur de los Estados Unidos con el objetivo de garantizar la política de Seguridad que impone el Comando Sur en America Latina en nombre de las drogas y del Estado de Excepción.

Urge desmantelar las bases militares estadounidenses, derogar las concesiones mineras y las leyes que autorizan las ciudades modelo; depurar los cuerpos militares y policiales; establecer la ley de transformación agraria integral , respetar los derechos de los pueblos originarios, indígenas , garífunas y misquitos; apoyar el acercamiento de los pueblos y gobierno en materia de salud, educación, justicia social y climática con los pueblos del Sur de América latina y el mundo.

Tegucigalpa 26 de agosto 2012

 

*Nota: El domingo 26 de agosto el vocero del MUCA(Movimiento Unificado Campesino del Aguan) Vitalino Alvarez, quien participó en la protesta del 21 de agosto 2012;fue encarcelado según la policía por haber manejado en estado de ebriedad cuando se bajaba de un taxi que él no conducía ni era propietario y por irrespetar la autoridad . En la misma fecha a las 830 PM Leonel Acosta Áviles, dirigente del MUCA; después de indagar sobre la situación de Vitalino Alvarez; cuando se dirigía hacia su hogar; fue objeto de una emboscada , herido de gravedad por arma de fuego y posteriormente hospitalizado.