Resistencia genera cambios en las inversiones mineras, Proyecto minero El Tambor

Por Yuri Melini, Dirección CALAS

 

Recibimos la noticia de la venta de los intereses mineros de Radius Gold en el proyecto El Tambor, a la empresa Kappes, Cassiday & Associates (“KCA”). Esta maniobra comercial y financiera, bastante común en el medio de las empresas mineras a nivel global, merece nuestra atención para sacar algunas conclusiones para orientar la resistencia. Es producto de la lucha de los pueblos de San José del Golfo y San Pedro Ayampuc.

Efectivamente sale Radius Gold al vender sus activos a la empresa Kappes, Cassiday & Associates (“KCA”). No se trata de la salida definitiva de Exmingua S.A. de San José del Golfo y San Pedro Ayampuc. Simplemente los intereses mineros en El Tambor han cambiado de manos.

Lo importante de la noticia es que las condiciones de venta en que Radius traspasa sus intereses mineros a KCA, son claramente un indicador de una derrota para la empresa Radius Gold. Han vendido Exmingua S.A. por la cantidad $400,00 dolares, de los cuales únicamente han recibido $100,000. Los restantes $300,000 los pagará KCA cuando comiencen a extraer el oro en El Tambor. Esto significa que KCA está comprando a precio de remate un proyecto minero “de riesgo” con pocas probabilidades de recuperar su inversión. Se trata de una inversión “de riesgo” que corresponde a empresas dedicadas a la especulación financiera, comprando barato a partir de una probabilidad (en este caso muy baja) de recuperar un monto teóricamente muy alto.

Para Radius Gold se trata de una pérdida neta. Un abandono de un proyecto ante la evidencia de su inviabilidad. Esto lo ha logrado la firme resistencia de las comunidades organizadas que han tomado La Puya.

Desde nuestra perspectiva, ahora corresponde valorar muy positivamente este hecho, comunicarlo a las comunidades en resistencia como una victoria parcial, no definitiva. Pero una victoria importante.

Por supuesto hay que descartar una interpretación simplista y autoengañarnos con la idea que con esto “ya estuvo” y que se acabó el conflicto. Al contrario, las empresas que invierten en condiciones “de riesgo” como KCA, tienden a actuar de manera más agresiva que las empresas mineras reales. El propósito de KCA es presionar para “salvar” el proyecto El Tambor y luego pasar a revenderlo a una minera real. Sus métodos para “salvar” El Tambor, ya los estamos viendo. Se han dirigido a algunos actores de la resistencia para buscar un supuesto “diálogo”, para hacer viable su propósito de revivir su proyecto minero.

No hay que descartar una intensificación de las amenazas y otras acciones desesperadas para cumplir su propósito. Para el movimiento es un momento de reflexión para fortalecer sus acciones de resistencia, incorporar esta información a las tácticas de lucha, reforzar las medidas de protección de los líderes y activistas de La Puya. El Tambor es un proyecto minero que nació muerto por las acciones y tácticas contrainsurgentes de compra de voluntades, propagación de rumores y amenazas contra los opositores, que llegaron hasta al odioso atentado contra Yoli Oquelí.

La actitud firme de la resistencia en La Puya ha dado un paso importante en su lucha por la vida y en defensa de su territorio. Es el momento de aumentar la solidaridad con el digno pueblo josefino y ayampucano.