Panamá: 5 familias y todo el pueblo de Colón irán a “Llorar al Cementerio”, SUNTRACS anuncia huelga

El niño de 9 años, José Vega; la conductora de la CSS, Irasema Ramos; el indígena guna, Andrés Dixon; la joven trabajadora Yamileth Navarro; y Mohamed Cañate (por confirmar) son los muertos de la jornada de protesta contra la venta de los terrenos de la Zona Libre de Colón.

Estos muertos se suman a los más de 10 de a masacre de Bocas del Toro y a los al menos 2 de la lucha indígena contra la minería y los proyectos hidroeléctricos.

Esta noche, en un nutrido Encuentro de Dirigentes el SUNTRACS anunció una huelga a partir de este viernes 26 de octubre.

Además se decidió exigir:

· Derogación de la Ley

· Cese inmediato de la represión y retirada de SENAFRON y Aeronavales de la provincia

· Liberación inmediata de los detenidos

Indemnización para los familiares de las víctimas

Además:

Seguir con los piqueteos, marcha y volanteos, todos los días.

Celebrar asambleas Generales.

Enviar una delegación a reunirse con las fuerzas vivas de Colón para coordinar acciones

Gestiones de apoyo y denuncia internacional

Solidaridad con ANPATE

Este sábado 27 de octubre, a las 9:00 a.m. Encuentro de Dirigentes para seguir coordinando acciones.

Nos han llegado los siguentes comunicados:

Comunicado que nos llega del Frente Villa 20

Eustaquio Méndez con tu ejemplar ejemplo de lucha tus compañeros en la comunidad Del 20, Gatuncillo, San Juan, Giral, Buena Vista, Quebrada Bonita, le hacemos resistencia a la aplanadora de la policía nacional que sirve a toda la burguesía en su planes para seguir empobreciendo nuestro país.

Tres días defendiendo dignamente nuestra zona libre, denuncia…

amos la utilización de armas de fuego, contra la protesta donde se encontraban niños y una mujer embarazada, también las boletas de ordenes de conducción contra los compañeros Saul mendez, Jose Meza, Mauro Freezer, la amenaza de muerte a Kadir Méndez por un sargento de la policía nacional en medio de la protestas donde gritaba “maten a ese que es de los Méndez”, el herido de bala que se encuentra en el Santo Tomas es Luis de los Ríos

Vamos a seguir en la lucha,

¡Sin derogación no hay dialogo!

¡La pelea es peleando!

¡Sin luchas no hay victorias!

Frente Villa 20

Situación caótica en Colón, Panamá

 

Desde hace más de una semana la población de la ciudad y provincia de Colón, al norte del país, desembocadura del Canal de Panamá, sobre el Mar Caribe, se encuentra en una dramática situación: una desmedida represión policial y de la policía de frontera, bombas lacrimógenas, violación de domicilio, golpizas, detenciones arbitrarias, un niño de 10 años muerto de balas, una niña de cinco años y otra de catorce en condiciones muy graves, una señora mayor fallecida a causa de los gases lacrimógenos, en una palabra una flagrante violación de los derechos humanos. A este caos se suman las acciones de robo y de destrucción que personas amigas de lo ajeno van cometiendo, aumentando el nivel de inseguridad pública.

El pueblo de Colón, en una inusitada y creciente unidad de sus diversos sectores, mantiene una posición férrea de rechazo a la recién aprobada Ley 72 que el presidente Ricardo Martinelli acaba de sancionar (estaba en gira por Alemania y Europa, regresó, firmó la ley y se fue inmediatamente a Japón, en donde se encuentra actualmente). Con esta ley el Gobierno abre el compás para vender las tierras en donde se encuentra asentada la conocida Zona Libre de Colón a las empresas que la ocupan. La razón que esgrimieron los diputados de la Asamblea Nacional, que es la razón del Ejecutivo, para configurar y aprobar esta ley es que un porcentaje de las ventas serían destinadas al desarrollo de Colón, mediante un fideicomiso compuesto por diversos sectores, la mayoría gubernamentales, en el que se quiere incluir a la jerarquía de la Iglesia Católica. Le lectura más acertada en opinión de los sectores críticos es que el gobierno de Martinelli está urgido de capital para solventar un declarado déficit de más de 400 millones en el actual presupuesto y, segundo, beneficiar al sector empresarial, nacional y extranjero, que es la tónica del presidente.

Hay que señalar que durante los breves días de discusión del anteproyecto de ley en la Asamblea Nacional se dieron momentos tensos de protesta y rechazo a la pretensión de la venta de las tierras, sin embargo los señores diputados en menos de media hora le dieron aprobación con los votos del oficialismo, que son mayoría en la Asamblea.

Para entender la explosión social de Colón es necesario tomar en cuenta las condiciones históricas de vida de la población de esta parte norte del país: mayoritariamente de raza negra, especialmente en el sector urbano, víctima del desempleo, sin el servicio regular de agua potable, un desastre en las aguas servidas, hacinamiento habitacional, casas condenadas de madera que construidas a principio de siglo para albergar a los trabajadores del Canal Interceánico, sistemas deprimentes de salud y de educación, y encima de todo ellos, la violencia y el robo.

El pueblo panameño no olvida las recientes tragedias causadas por este gobierno con la aplicación de leyes injustas como aquella Ley 30, conocida popularmente como la “ley chorizo” que cercenaba los derechos laborales humanos a los trabajadores, mayoritariamente indígenas, de la provincia de Bocas del Toro, que causó cientos de heridos y la muerte de varios dirigentes, como tampoco la dura represión ejercida por la policía contra la población indígena en las provincias de Chiriquí y Veraguas en el rechazo de la minería y de los proyectos hidroeléctricos que igualmente causaron los mismos estragos de muerte de indígenas, detenidos, golpeados, mujeres violadas.

Nunca nadie se explica cómo ocurre que a lado de un emporio comercial multimillonario como es la Zona Libre de Colón se dan condiciones de vida de la población, incluso trágicas, como las que mencionamos, cuando el desarrollo debiera florecer en esta región. Pero la razón es sencilla: una permanente política de olvido, de abandono de engaño, de promesas electorales incumplidas, de desprecio a la población y del aprovechamiento desmesurado de parte del actual y de todos los gobiernos que con la aplicación de las políticas neoliberales no tienen ojos más que para la ganancia, no mporta a qué precio. Con mucho orgullo el gobierno nacional.

El pueblo de Colón y todas las organizaciones solidarias, como es el caso del Frente Nacional por la Defensa de los Derechos Económicos y Sociales, FRENADESO, mantienen una posición firme, exigente y urgente ante el gobierno nacional para que regrese la tranquilidad a Colón: que cese la represión contra el pueblo y sus dirigentes, la libertad a todos los detenidos y la derogación inmediata de la Ley 72. Es entonces cuando podrán sentarse a dialogar para encontrar los caminos de solución a los problemas sociales que aquejan gravemente a la población. Mientras tanto, continuarán las acciones de presión de toda índole, la realización de encuentros de dirigentes, la suspensión de clases, la paralización solidaria del transporte, especialmente aquel que sirve a la propia Zona Libre de Colón.

La jerarquía de la Iglesia Católica en la Diócesis Misionera de Colón y Kuna Yala ha emitido en el día de hoy un comunicado señalando que “la falta de diálogo y de una consulta ampliada a todos los sectores de la sociedad colonense ha generado una confrontación violenta”, que “las necesidades de los colonenses son profundas” y hacen “un vehemente llamado a las autoridades públicas y a los sectores sociales… a detener toda confrontación y violencia”.

El pueblo continúa luchando en estos momentos con la firme decisión de llevar al gobierno a la derogación de esta ley tan impopular.

COPODEHUPA apoya las demandas de las organizaciones populares de Colón y Panamá para que se instale la paz, cese la represión, se libere a los detenidos y, fundamentalmente, se derogue la nefatas Ley 72, y hace un llamado al Gobierno nacional a instaurar de manera responsable un proceso de respeto y cumplimiento de los derechos individuales, económicos y sociales en la provincia de Colón y en todo el país.

Conrado Sanjur

Coordinadora Popular de Derechos Humanos de Panamá, COPODEHUPA.

Panamá, 23 de octubre de 2012.

 

Congreso General de Gunayala. Solidaridad con el hermano pueblo de Colón.

El Congreso General de Gunayala, a través de su Junta Ejecutiva, manifiesta públicamente su rechazo a la Ley 72, que otorga facultades para vender activos de la Zona Libre de Colón (ZLC), consideramos que es una ley inconsulta y antipopular, más aún cuando por esa misma ley se militariza Colón y se ensañan con la población civil las fuerzas de seguridad panameña.

No podemos estar callados, viven y trabajan en Colón miles de hermanos y hermanas Gunas siendo la numerosa después de la provincia de Panamá, habiendo tres barriadas gunas, que al igual que otros sectores y comunidades son marginados y recordados únicamente durante las elecciones de cada cinco años.

La venta de acciones de la Zona Libre de Colón no va a resolver el problema de miseria, pobreza e inseguridad, al contrario va a dejar en manos de unos cuantos ricos los activos que pertenecen a todo el pueblo panameño, ningún gobierno ha querido resolver el problema de los colonenses, muy al contrario al momento de exigir respuestas le envían fuerzas represoras como miembros del Servicio Nacional de Fronteras (SENAFRONT) y demás unidades represoras que han dejado luto y dolor en la población Ngäbe-Buglé en 2010 en Bocas del Toro y este año en Chiriquí y la Comarca Ngäbe-Buglé.

Llamamos a todas las organizaciones gunas en Colón Panamá y Gunayala estar en alerta, lo que pasa hoy en Colón puede pasar mañana con nosotros, estemos unidos al movimiento popular panameño para que estemos preparados cuando quieran vender nuestras tierras, islas y mares.

Junta Directiva del Congreso General Guna, 22 de octubre de 2012

¡NO A LA REPRESIÓN EN COLÓN!

 

Fuente: Kaos en la Red