El Tribunal de los Pueblos en Cherán

Como es sabido por muchos de los interesados en el tema, el Tribunal Permanente de los Pueblos (TPP) sesiona en nuestro país por tres años a partir de octubre de 2011, conocido como el tribunal ético más antiguo de la historia, quien viene recibe diferentes quejas de los movimientos sociales del país, bajo diferentes audiencias temáticas sobre violencia, trabajo o medio ambiente, por mencionar algunas.

El TPP existe desde 1979 como un esfuerzo por hacer constantes los Tribunales Russell sobre Vietnam (1966-1967) y sobre las dictaduras de América Latina (1974-1976), es un organismo internacional no gubernamental cuyo objetivo es garantizar un espacio de visibilidad, de toma de palabra, de juicio a las violaciones masivas de los derechos humanos (individuales y colectivos) y a los derechos de los pueblos, que no encuentran respuestas institucionales a nivel nacional o internacional.

El TPP está conformado por un grupo extenso de personas de distinta nacionalidad que gozan de un amplio reconocimiento e independencia, y que llevan a cabo la función de juez en las distintas sesiones del Tribunal de manera gratuita. Al ser un Tribunal de “opinión”, el TPP no puede ejercer ninguna influencia que no sea lo que la opinión pública le puede garantizar (es decir, el sentido y el apoyo operativo de los pueblos); pero su misma existencia -que se enfrenta y pone en evidencia las lagunas de las prácticas del derecho a nivel nacional e internacional- subraya su legitimidad, en cuanto expresión de la soberanía de los pueblos del mundo y de los organismos de la sociedad civil, que es la fuente única de la autoridad de los mismos estados.

Ahora, la preaudiencia del TPP sobre la Devastación Ambiental y Derechos de los Pueblos en el Estado de Michoacán y la 8° Asamblea Nacional de Afectados Ambientales, se llevarán a cabo los días 9 al 11 de noviembre de 2012, en la comunidad indígena de Cherán, Michoacán.

En el marco del proceso del Tribunal Permanente de los Pueblos Capítulo México (2011-2014) y en específico dentro del eje temático “Devastación ambiental y derechos de los pueblos”, más de una decena de comunidades y organizaciones del estado de Michoacán se han dado a la tarea de organizar la denuncia colectiva de sus agravios en la preaudiencia titulada “Devastación ambiental y derechos de los pueblos en el estado de Michoacán”.

La sede de la preaudiencia será la comunidad purépecha de San Francisco Cherán, ello en apoyo y reconocimiento a sus luchas que durante los dos últimos años han tenido sus habitantes contra la agresión del crimen organizado, quienes han talado de manera ilegal 20 mil de las 27 mil hectáreas de los bosques comunales, además de haber asesinado a varios miembros de la comunidad. Esta situación de violencia se ha desarrollado sin la ayuda o intervención del Estado mexicano. Esto ha llevado a la comunidad a organizarse y generar por sí misma la seguridad y mecanismos de defensa a partir de su organización tradicional y autoridades comunitarias (como ahora también en la comunidad de Urapicho). Esta experiencia de organización hace de Cherán una de las más emblemáticas luchas comunitarias de México y requiere la solidaridad de la mayor cantidad de representantes de otras luchas de Michoacán y el país.

Una decena más de casos del estado de Michoacán serán presentados durante la preaudiencia, todos ellos relacionados con alguna agresión socio-ambiental, tal es el caso del proyecto de vialidad Altozano-Camelinas que cruza el Área Natural Protegida de la Loma de Santa María, zona de recarga del 40 por ciento del agua para la ciudad de Morelia; habitantes de Lázaro Cárdenas, luchadores en contra de un gran proyecto de infraestructura asociado a un puerto marítimo que conecta con rutas comerciales de Estados Unidos y China; las comunidades indígenas de Patamban y Tengüencho, en la defensa de sus bosques contra las plantaciones agroindustriales de aguacate; la comunidad de Zacapu, defendiendo sus humedales y laguna ubicados dentro de un Área Natural Protegida (Sitio Ramsar) en contra de un proyecto turístico auspiciado por el Ayuntamiento de ese municipio; la comunidad de Angangueo, en contra de un despojo por Minera México y por la defensa del bosque que alberga cada año a la mariposa monarca; las comunidades de La Mintzita, Cerros del Sur y Hacienda del Quinceo, luchando en contra del despojo de espacios públicos y contra la urbanización salvaje, entre otras.

También tendrá lugar el desarrollo de la 8° Asamblea Nacional de Afectados Ambientales (ANAA), como espacio de convergencia de más de 130 luchas locales con presencia en casi la mitad de los estados de la República Mexicana (Oaxaca, Chiapas, Guerrero, Veracruz, Puebla, Tlaxcala, México, Morelos, Michoacán, Jalisco, Guanajuato, San Luis Potosí, Sonora, Nayarit, Chihuahua, Quintana Roo y el Distrito Federal). Los participantes de la ANAA pertenecen a luchas locales urbanas y rurales que se encuentran en un proceso de defensa de sus territorios, prácticas productivas tradicionales y el espacio donde habitan en contra de las agresiones de grandes industrias y proyectos de infraestructuras (presas, mineras, carreteras, basureros, confinamientos de residuos tóxicos, granjas industriales de cerdos, aeropuertos, centros comerciales y proyectos habitacionales, etcétera), así como por los impactos sociales, económicos y en salud humana derivados de esos proyectos y de las políticas públicas que amenazan con destruir el tejido social, mediante la privatización de los servicios públicos (manejo de agua, de basura, la educación, las artes, la distribución y producción de energía y alimentos, la vivienda, el transporte, entre otros).

Una experiencia indudablemente fértil y con muchas ramificaciones que aglutina a un sector de la sociedad siempre combativo, que busca no sólo dejar constancia de la situación por la que atraviesa nuestro país, sino generar propuestas consensuadas para su atención.

 

Fuente: Cambio de Michoacán