Gerente de Infinito Gold vuelve contra la libertad de Cátedra en UCR

El Gerente General de Infinito Gold, Ciro Casas, volvió a criticar la libertad de cátedra en la Universidad de Costa Rica, con motivo de un seminario que se desarrolla en esa casa de estudios sobre el proceso fallido la minera canadiense para operar en este país.

“Tener libertad de cátedra, tener autonomía universitaria no es sinónimo de que yo puedo despotricar, insultar y ofender”, dijo Casas a la revista estudiantil VozUCR.com.

Infinito Gold pretendió abrir una mina de oro a cielo abierto en Crucitas de San Carlos, a tres kilómetros del río San Juan, fronterizo con Nicaragua, pero la justicia costarricense le anuló los ilegales permisos y un decreto que declaraba ese proyecto de Interés Público y Conveniencia Nacional.

En un artículo titulado “¿Por qué Hablar de Autonomía Universitaria? Caso Ciro Casas”, de José Pablo Hernández Durán, señala que la autonomía debe ser comprendida, para ser trasladada a la realidad y evitar que se quede en lo conceptual.

Los universitarios y las universitarias deben conocer que los centros de enseñanza superior tienen el compromiso social de aportar al desarrollo de la educación y la cultura del país. Por esta razón, no es admisible, en nuestro ámbito, ninguna presión o represión externa que amenace esta autonomía y la haga separarse del compromiso con la sociedad, indica.

Sobre el caso de la carta enviada a la Vicerrectoría de Docencia, firmada por el abogado, gerente general de Industrias Infinito y profesor de derecho de la UCR, Ciro Casas, comenta que “es de suma relevancia para comprender las implicaciones que podrían tener el irrespeto y la negligencia por defender la autonomía de las universidades púbicas”.

En esta misiva, recibida el 27 de junio del presente año, se solicita información sobre los contenidos y la evaluación del seminario “El Caso Crucitas en la Historia de Costa Rica: Recopilación de los hechos y lecciones aprendidas”, de la Escuela de Biología.

En el mismo documento, el representante de Industrias Infinito pide que se excluya al profesor Jorge Lobo del cuerpo docente que impartiría el curso. Casas argumentó dicha petición al subrayar que Lobo ha estado involucrado en procesos legales contra Industrias Infinito relacionados con el tema Crucitas.

“Este hecho hace que Jorge Lobo esté en una situación en la que cualquier cosa que manifestara podría interferir en el proceso penal que él tiene”, comentó el abogado en una entrevista con VozUCR al referirse al juicio que concluyó el 19 de octubre y que ganó el catedrático universitario.

Casas exterioriza en la misiva, cuando se refiere a su papel como docente del seminario, que el profesor Lobo tiene una posición definida, parcializada y en la que guarda intereses particulares.

El último de los siete puntos que solicita el abogado a través de la carta dice lo siguiente: “La empresa recuerda tanto a las autoridades universitarias como a los profesores que imparten el curso, que nos reservamos el derecho a reclamar por la vía judicial cualquier tipo de ofensa a la imagen de la compañía o de cualquiera de sus representantes que se efectúe durante el desarrollo de este seminario”.

“Quien lo va a dar (el curso) tiene un interés contrapuesto al mío; tengamos cuidado que la objetividad no se rompa por este motivo”, dijo Casas en la misiva.

Al consultársele dicha aseveración, Casas contestó a la Revista que era importante resaltar que las reglas jurídicas aplican a la universidad al igual a que a todos los ciudadanos fuera del campus.

“Tener libertad de cátedra, tener autonomía universitaria no es sinónimo de que yo puedo despotricar, insultar y ofender… Eso no es cierto, es la libertad de dar la posibilidad de decir la verdad objetiva de determinado tema”, agregó.

Por otra parte, Nicolás Boeglin, profesor de Derecho y participante del seminario, manifestó a VozUCR que la carta representa una amenaza para la autonomía de la UCR.

“Aceptar esa petición abre un portillo muy peligroso para que cualquier empresa que sepa que un profesor es sumamente crítico hacia sus proyectos y pueda pedir exactamente lo mismo, sirviéndose de este precedente”.

Boeglin afirmó que en ningún momento se intenta afectar la imagen de ninguna empresa o persona con la apertura del seminario sobre Crucitas. “Se trata de dar criterio sobre el tema”. El profesor dejó claro que la carta violenta las garantías en materia de libertad cátedra y autonomía universitaria. “Previamente, yo vengo condicionado a mantener cierta línea en mi discurso y no puedo decir lo que tal vez quisiera decir, porque me pueden hacer algún problema; eso significa”, agregó.

Además, subrayó la importancia del curso por mostrar lo que puede hacer un gobierno para favorecer una empresa.

“Creo que es la primera vez en la historia de esta universidad que una empresa pretende modificar el contenido y los que van a impartir un curso”, indicó Boeglin.

Consultado, sobre el tema, Boeglin dijo a Elpais.cr: “Me parece realmente sorprendente escuchar este tipo de manifestaciones por parte de un profesor de la Facultad de Derecho que da clases desde muchos años ahí: definitivamente, no dejan de sorprendernos estas aseveraciones, como algunas otras manifestaciones hechas en su momento por representantes de esta empresa”.

Para el autor del artículo del medio universitario, “hablar de autonomía no significa dotar al profesorado, el estudiantado y el cuerpo administrativo de libertad para poder decir o hacer lo que se quiera dentro del campus; hablar de autonomía significa crear un ambiente en el que se pueda ser crítico de lo que pase en Costa Rica sin miedo, restricciones ni represalias. Su correcto ejercicio reviste de legitimidad la imagen de nuestra casa de enseñanza”.

“La libertad de cátedra y de expresión, ambos pilares dentro del Estatuto Orgánico de la UCR, son los que permiten, a la institución, cumplir con su compromiso social. Jamás debe dejarse de lado el papel crítico que desempeña la UCR dentro de la realidad nacional”, resaltó Hernández Durán.

 

Fuente: El País de Costa Rica