Alerta Minera Canadá visita al Ejido La Sierrita y los integrantes de la Sección 309 del Sindicato Nacional Minero en Durango, México por violaciones a sus derechos humanos provocados por la empresa canadiense Excellon Resources, Inc.

Ejido La Sierrita, 3 de diciembre de 2012. El día de hoy una representante de la organización no-gubernamental canadiense Alerta Minera Canadá (Mining Watch por su nombre en ingles) visitó al Ejido La Sierrita en Durango para conocer a los trabajadores y ejidatarios y solidarizarse con su lucha por las violaciones de derechos humanos cometidos en su contra por la empresa minera canadiense Excellon Resources, Inc; con base en la ciudad de Toronto.

En octubre del año en curso, integrantes del Frente Nacional Mineros destruyeron el platón pacífico de los ejidatarios de La Sierrita y de los trabajadores de la Sección 309 del Sindicato Nacional Minero. Mismo que mantenía desde julio como una muestra de su derecho a protestar pacíficamente por una serie de violaciones a sus derechos provocados por la minera y en contubernio con el gobierno federal y local. La última agresión se dio en presencia del Gerente de Operaciones de la mina Robert Moore. La agresión en Durango coincidió con el aumento de actos de represión en comunidades en Oaxaca que se oponen a otras mineras canadienses, así como con la muerte de dos activistas comunitarios en Chihuahua donde grupos también estaban luchando contra inversiones mineras canadienses.

“Este estallamiento de violencia es el resultado de una falta de respeto sistémica por los derechos humanos colectivos de comunidades y trabajadores afectadas por la minería y la impunidad de la cual las empresas y sus aliados disfrutan”, comentó Jen Moore, la coordinadora del Programa de América Latina de Alerta Minera Canadá. “La falta de respuesta por parte de Excellon a las preocupaciones sencillas de los ejidatarios y trabajadores en la mina La Platosa es un ejemplo indignante de este patrón en general”.

El Ejido La Sierrita y los trabajadores de la Sección 309 del Sindicato Nacional Minero de la mina La Platosa se mantienen en una lucha por sus derechos humanos a la tierra y territorio y sus derechos humanos laborales. Por dos años, los afectados han tratado de dialogar con la empresa y exigir que el gobierno mexicano y el gobierno canadiense medien el asunto, sin embargo la empresa en varias ocasiones ha evitado e incluso corrompido estos esfuerzos. En julio sin otra opción para llevar la empresa a una mesa de diálogo, los ejidatarios establecieron un plantón pacífico frente la mina provocando un paro de labores.

Sin embargo, este esfuerzo finalizó cuando en el 29 de agosto llegaron más de 100 elementos del Ejercito Federal, así como elementos de la policía estatal y municipal quienes bajo el argumento de realizar una inspección laboral irrumpieron en las instalaciones con el apoyo de trabajadores del Frente Nacional Minero y en una franca provocación a la violencia. Posteriormente en octubre de este año trabajadores de otras secciones del Frente Nacional Minero destruyeron el campamento utilizando maquinaria de la propia empresa y quemando las casas que los ejidatarios habían construido con permiso de los dueños de ese predio.

“Es lamentable que se llegara a estos extremos ya que la resolución a este conflicto se hubiera dado con el cumplimiento de las demandas de ejidatarios y trabajadores por parte de la empresa”, dijo la Sra. Moore. “Sin embargo, la empresa optó por usar la intimidación y cabildeó en el gobierno de Canadá para continuar el conflicto. Como resultado de esta decisión me parece que la mina será sorprendida por demandas y denuncias legales y un conflicto que no parece que terminara a la brevedad”, agregó.

Mining Watch ha dado seguimiento también a otros casos de violaciones a los derechos humanos por actividades de empresas mineras canadienses en México. En Chicomuselo, Chiapas, activistas locales siguen en su lucha contra la impunidad de la empresa canadiense Blackfire Exploration por la muerte de un activista comunitaria, Mariano Abarca, en noviembre de 2009. El Sr. Abarca era un activista local quien trabajaba con su comunidad contra una mina de barita de Blackfire en la zona. La policía federal de Canadá también está investigando Blackfire por corrupción con un presidente municipal de Chicomuselo.

El presidente del Comisariado del Ejido La Sierrita, David Espinoza, agradeció a Sra. Moore, “Somos una comunidad de muchas en México que siguen sufriendo por el fracaso del gobierno mexicano y canadiense de asegurar el respeto de los derechos de comunidades y trabajadores frente a empresas mineras canadienses. Le agradecemos a la solidaridad de Alerta Minera y nos sentimos fortalecidos por su apoyo a seguir en la lucha para asegurar que Excellon sea responsable por sus acciones”.

Canadá es la fuente más grande de inversión directa extranjera en el sector minero de México con 76%, con 204 de 269 empresas de las empresas mineras extranjeras en el país. Además en 2010 Canadá contaba con activos acumulados de $18.5 millones CDN en México según la embajada canadiense.

El Ejido y la organización no-gubernamental el Proyecto de Derechos Económicos Sociales y Culturales quien asesora al Ejido han actualizado un documento de hechos sobre el conflicto el 19 de noviembre que se puede leer aquí.

Contacto:

Valeria Scorza, ProDESC (Proyecto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales), valeria(at)prodesc.org.mx, Tel. 55-5212-2230, 55-5212-2229, 55-3334-6045.

Jennifer Moore, MiningWatch Canada, jen(at)miningwatch.ca, (613) 569-3439, cel in Mexico: 967-121-1106.

 

Fuente: Prodesc