Agua o Minería

agua_o_mineria_colombia

La historia de la minería en Colombia puede rastrearse desde tiempos coloniales, cuando el país llegó a exportar una cuarta parte del oro en circulación en el mundo. A pesar del llamado boom minero del que tanto se ha hablado durante el último año y de la importancia que se le quiere atribuir a esta actividad como la supuesta salvación económica del país, la minería no es una novedad en Colombia, actualmente el primer exportador de carbón en el continente y con una importante participación en la extracción de materiales como níquel y ferroníquel. Sin embargo, se puede afirmar sin temor a equivocarse, que vivimos la exacerbación de una actividad extractiva que ha demostrado su inviabilidad en diferentes partes del planeta, incluido nuestro país, por los conflictos ambientales y sociales que genera su aplicación.

Hace 30 años, el descubrimiento y puesta en marcha de El Cerrejón en la Guajira dio pie a una discusión sobre la conveniencia de un proyecto de esta naturaleza. En el año 2000, el gobierno nacional vendió su participación en la mina a empresas transnacionales por un precio irrisorio, mientras la explotación minera en Colombia arrasaba departamentos enteros, como la propia Guajira y el Cesar. Sin embargo, durante años los debates sobre la minería giraron principalmente alrededor de los supuestos beneficios económicos de aspectos como la renta, las regalías o las posibilidades laborales que esa actividad podría generar en las regiones en donde extendía su manto gris.

El presente trae consigo un viraje completo en relación tanto a los debates como a las posiciones que diferentes sectores han asumido frente al tema, comenzando por grupos que se oponen a cualquier forma y escala de explotación minera, hasta grupos que aceptan la minería en manos de la Nación como esperanza del supuesto desarrollo, al tiempo que se oponen al capital trasnacional en ese sector. Dentro de ese espectro, resulta muy interesante que hoy, al hablar de minería, ya no están participando solamente quienes están directamente involucrados, como mineros, académicos,  trabajadores, comunidades afectadas, políticos o ambientalistas, sino que se ha  despertado un interés ciudadano mucho más amplio, que busca comprender a profundidad las implicaciones de las actividades mineras, y tomar un lugar protagónico en la decisión sobre la implantación de este tipo de proyectos en el territorio nacional.

Descargar publicación completa .pdf

 

Fuente: Censat Agua Viva