Hacia la marcha del 21 de marzo

Rancho Grande_NicaraguaComparado con sus cuantiosas ganancias B2Gold da desperdicios a pobres

Ellos, los dueños de la compañía minera B2Gold, lo único que quieren es llevarse el oro, venderlo a un mil 800 dólares cada onza, dejar en desgracia a la gente de Rancho Grande y quedarse con las cuantiosas ganancias que produce el lucrativo negocio de la explotación minera. Y para consumar sus codicias hasta con el mismísimo diablo seguramente harían un pacto, pero como eso todavía no se puede, a los funcionarios de la B2Gold se les ocurrió manipular la pobreza de la gente y ahora entregaron a los productores semilla de frijol para la siembra de postrera y a los niños les regalaron juguetes para la navidad.

 

Cambiar voluntad de la gente

La empresa minera B2Gold sabe que la gente del campo está sumergida en la extrema pobreza y con esas maniobras perversas quieren hacerse pasar como los muchachos buenos y de paso cambiar la voluntad de la población que se opone a la apertura del proyecto minero El Pavón que destruirá los ecosistemas de la zona. Pero B2Gold, ¿cuánto invierte para ganar la confianza, la palabra, la garantía para que la gente los apoye en su cruzada de destrucción? De acuerdo con informaciones difundidas por periodistas aliados de los mineros (destructores de la naturaleza), se entregaron 80 libras de semilla a 100 productores de 10 comunidades y se regalaron un mil 200 juguetes a los “niños pobres”. La semilla pudo costar tres mil dólares y los juguetes unos un mil dólares; eso significa que ni dos onzas de oro se necesitaron para “ayudar a la gente necesitada”, a como dicen los de la B2Gold. Supongamos que nos equivocamos en el cálculo, pero lo que dieron a la gente en diciembre de 2012 en concepto de ayuda son puras migajas, comparados con los millones de dólares que los capitalistas canadienses ganarán con la destrucción de la naturaleza en las comunidades de Rancho Grande.

 

“Ofrecen una malvada idea de la realidad”. B2Gold engaña a la gente

Allá en Rancho Grande ofrecen una idea malvada de desarrollo para la gente. Dicen que habrá mucho trabajo, muchísimo comercio y habrá oportunidades para salir de la miseria y el subdesarrollo en que se hallan las familias del campo. Y como la buena nueva, los señores de la empresa canadiense B2Gold “ juran hasta con los dedos de los pies” que la “Minería Responsable” traerá el bienestar, en un medio donde la extrema pobreza y pobreza sobrepasan el límite de lo real. Desde muchas estaciones radiales de la ciudad de Matagalpa y otras ubicadas en las cabeceras municipales cercanas a Rancho Grande, se difunden los nefastos mensajes que sitúan a la explotación minera como la salvadora del futuro de las comunidades.

 

Realidad verdadera…

La compañía minera B2Gold con esos mal intencionados anuncios pretende confundir a los habitantes de Rancho Grande y hacer creer que la minería es una actividad “responsable con la naturaleza” para ganarse la voluntad de la gente y abrir el proyecto El Pavón, de donde sacaran miles de onzas de oro para venderlas en el extranjero a más de un mil 800 dólares cada onza.

 

Con la “Minería Responsable” ¿qué oportunidades hay?

Andan ofreciendo mucho trabajo y desarrollo. Bueno, si abren la mina a “cielo abierto” El Pavón, dónde van a emplear a miles de campesinos que sólo saben hacer producir la tierra, si la minería requiere de gente especializada en explosivos, perforación, geólogos, ingenieros en minas, ingenieros civiles, mecánicos, camionero… Los funcionarios de la B2Gold no pueden ocultar la verdadera realidad. ¿Cómo pueden esconder que la minería a “Tajo Abierto” es bondadosa y no es contaminante para el medio ambiente? ¿Cómo pueden disfrazar sus ambiciones de riqueza a costa de los recursos que sólo le pertenecen a la gente? ¿Cómo pueden afirmar que la destrucción de la naturaleza traerá bienestar a la comunidad?

Hace 10 años la compañía MINESA entró a Rancho Grande explorando en las comunidades mencionadas, pero hace dos años se notó la presencia de B2Gold y hoy en día públicamente se conoce que es dueña de la concesión que antes tuvo MINESA. El 23 de noviembre de 2010, el Concejo Municipal de Rancho Grande emitió opinión desfavorable y rechazó la solicitud de la concesión de exploración para la empresa Coexsa (Sociedad Exploradora Corazón), sobre un lote de cuatro mil 711 hectáreas ubicadas en la parte alta del Río Babaska, Río Manceras, Río El Chancho y Río Yaoska. Otra resolución idéntica fue emitida el 11 de julio de 2012 contra la empresa Glencairn S.A. sobre el lote de cuarenta y ocho mil 604 hectáreas en los sectores de Río Bijao, Kiwaska, El Tuma, Bilampí, Caño Negro y los afluentes de los Ríos Yaoska y El Tuma.

 

Fuente: Stop the Mines