La minería pone en riesgo la seguridad nacional, afirma Rigoberta Menchú

Por Carlos Alberto Navarrete

En Guatemala esta actividad es el agente número uno de represión, violencia y tortura, señala

La Premio Nobel de la Paz 1992 dictó la conferencia magistral Una historia de vida

rigobeta-menchu-guatemalaEn conferencia de prensa, la Premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú Tum, aseguró que desafortunadamente la minería hoy en día cobra relevancia, porque pone en riesgo la seguridad nacional de algunos países.

“El tema de minería es un negocio con las transnacionales, no para que se enriquezca el país donde están haciendo la extracción, sino para que se sigan enriqueciendo”, manifestó.

“Entonces, sí hay una lucha nacionalista de qué hacer en aras de preservar los bienes sagrados de un país o de un pueblo”, añadió.

Es así que se refirió al caso de Guatemala, donde la minería ha generado conflictos graves entre la población, porque la extracción minera “es el agente número uno de represión, violencia, tortura y desaparición forzada, métodos que se supone estamos juzgando en esta época”.

Aseguró que no se trata de que “los señores” dejen de explotar el oro y la plata de la tierra latinoamericana, pues se trata de un tema que debe ser abordado de manera integral, de manera legal, ambiental y de desarrollo económico y social.

En ese tenor, comentó que es necesario poner normas y leyes más claras en materia minera, que clarifiquen cuestiones esenciales como la derrama económica y el tema del medio ambiente.

“Las empresas mineras no respetan si no hay leyes claras, mientras damos permiso a alguien que su intención no es beneficiar al país, sino su propio interés, ya nos fregamos porque tarde o temprano ya no podremos sacarlos, yo creo que las normas tienen que estar muy claras”, puntualizó Rigoberta Menchú.

Insistió que en el caso de Guatemala las empresas dejan uno por ciento de regalías al Estado, sin embargo, ese recurso se reparte al antojo de los gobernantes, “a su gusto”.

“Ese uno por ciento sí, pero era como compensación para pagar su negocio. Donde yo he estado cerca del tema, siempre hay prototipos comunes, pongamos cada vez más exigencia de que se respete nuestro oxígeno, nuestra salud, nuestra condición humana y que no se vulnere por un negocio ajeno”, enfatizó.

Por otra parte, Rigoberta Menchú hizo un reconocimiento al trabajo realizado por Gobierno del Estado, a través de la Secretaría de las Mujeres (Semujer), en los 58 municipios de Zacatecas para promover la equidad de género, difundir los derechos femeninos y reconocer el trabajo y la lucha de las zacatecanas.

 

Pese a vicisitudes, la mujer no debe victimizarse, señala

A pesar de los problemas por los que se haya pasado o las penas que se hayan sufrido, la mujer nunca debe victimizarse, “es la clave que he aprendido en la vida, porque a veces cuando eso pasa nos quitamos toda la plenitud de la dignidad”, manifestó la Premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú, durante la conferencia magistral denominada Una historia de vida, que ofreció este jueves en el Palacio de Convenciones, en honor al Día Internacional de la Mujer.

La guatemalteca aseguró que es necesario liberarse de las cárceles individuales que cada uno se impone, “yo les digo a las mujeres que no se victimicen, es necesario ser una mujer valiente que sabe salir adelante y que sabe ser una luz para otra mujer que lo necesita”.

En momentos de crisis como el que actualmente se vive en el mundo, dijo, siempre es necesario dar un buen consejo, “alguien que nos dé una luz para salir adelante, no necesitamos otro que se suma en la oscuridad, es un buen consejo no sólo para las mujeres, sino para la humanidad”.

Contó que ella aunque ha vivido momentos de fuerte depresión, “la gente me ayudó escuchándome, cuando te escuchan estamos haciendo una obra social muy buena”. Es así que, añadió, es importante mantener una actitud optimista.

“Yo vengo no para decir que he sufrido mucho, a pesar de que sí puedo decirlo, porque no encuentro todavía los restos de mi madre que fue torturada y matada, y de mi padre que fue quemado en España”, añadió.

Sin embargo, el optimismo le ha ayudado a levantarse y continuar; sin descartar todas las injusticias que hoy en día se cometen en el mundo en contra de las mujeres y de los seres humanos en general, días como el de la mujer deben ser motivo para celebrar la vida y la capacidad de encontrar soluciones.

Explicó que ante las preguntas recurrentes que recibe del por qué ante tanto sufrimiento no habla con odio o venganza en sus conferencias “si yo estoy bien conmigo mismo, puedo estar con los demás, si no estoy fregada porque ni me curan ni curo a los otros”.

Asimismo, recomendó nunca perder de vista cuatro valores que consideró esenciales: el respeto, la reciprocidad, el agradecimiento y el amor incondicional.

Además, el gobernador Miguel Alonso Reyes reconoció a Rigoberta Menchú Tum como un ejemplo para el pueblo zacatecano, porque ha transformado el dolor que vivió en esperanza y visión positiva.

El mandatario acompañó a la activista guatemalteca durante la conferencia denominada Una historia de Vida.

 

Fuente: La Jornada de Zacatecas