Nicaragua: marcha en resistencia a la minera B2Gold en Rancho Grande, Matagalpa

No creen en la “minería feliz”

Ambientalista opina que la minera no ha sido sincera con gente de Rancho Grande

mujeres-contra-minera-matagalpa-nicaraguaAllá en Rancho Grande, Matagalpa, los pobladores creen que la minería les va a dejar miseria. Allá los pobladores ven un chantaje en los ofrecimientos de B2Gold.

Lo creen pese a que B2Gold ha lanzado una ofensiva de convencimiento social a través de reparaciones de centros escolares y otros proyectos en el municipio, según Carla Brantome, de la Red de Mujeres de Matagalpa.

Ella piensa que la empresa “no tiene por qué llegar a comprar la voluntad de la población, poniendo una escuela… a lo mejor es un chantaje a la población, pero quien tiene que asumir esa responsabilidad (de hacer escuelas) es el Estado nicaragüense”.

Gobierno callado ante minera

El ambientalista Felipe Ortiz, quien sigue de cerca lo que ocurre en Rancho Grande, sostuvo que “por unos pinches centavos que le quedan al Gobierno se está destruyendo el medioambiente y no se está pensando en el convivir de la gente”.

Brantome señala que el Gobierno “no está apoyando descaradamente a la empresa minera, pero tampoco está haciendo nada para oponerse. Solo está callado”.

Ortiz ha permanecido en Rancho Grande desde hace más de dos años y ha sido testigo del “endulzamiento de oídos” de la compañía hacia las comunidades más pobres.

“No están diciendo la verdad. Deberían decirle a los comunitarios el impacto ambiental, así como los riesgos”, exhortó el ambientalista.

Ortiz apuntó que desde que se están explorando los suelos hay riesgos de contaminación.

B2Gold ha pregonado que su tecnología de punta no le permite contaminar el medioambiente, sin embargo Ortiz dijo que aún con la técnica más moderna siempre va a haber contaminación: “No hay minería que no sea contaminante”.

 

Mujeres tampoco creen en minería

La Red de Mujeres de Matagalpa tampoco cree en los ofrecimientos para conseguir la concesión de explotación minera que hace la canadiense B2Gold a pobladores de Rancho Grande, en el departamento de Matagalpa.

Según la transnacional canadiense, es “minoría” la que se opone a las actividades mineras en el municipio, sin embargo, Carola Brantome, de la Red de Mujeres de Matagalpa, asegura que “hay una resistencia muy fuerte de la población de Rancho Grande al establecimiento de una empresa minera”.

Brantome lamenta que el Gobierno siga sin asumir responsabilidades aunque “estamos seguras que el Gobierno está consciente del daño que puede hacerle a la población y al medio ambiente, del daño que sólo va a dejar miseria y muerte, como ha ocurrido en otros espacios como en las bananeras”.

Ante la ofensiva de convencimiento social emprendido por B2Gold a través de reparaciones de centros escolares y otros proyectos en el municipio, Brantome señaló que “no tiene por qué la empresa minera llegar a comprar la voluntad de la población poniendo una escuela… a lo mejor es un chantaje a la población y después no hay escuela y no hay nada, pero quien tiene que asumir esa responsabilidad (de hacer escuelas) es el Estado nicaragüense”.

Discutió además que el inconstitucional Gobierno de Daniel Ortega “no está apoyando descaradamente a la empresa minera, pero tampoco está haciendo nada para oponerse”.

Dueño de impresionantes bellezas naturales, el territorio de Rancho Grande es surcado por diversos ríos como El Bijao, Rancho Grande, San Antonio de Kuskawás, Las Pailas, La Castilla, Caño Negro, entre otros que, según Norma Chavarría, serían contaminados por la minería.

Chavarría, integrante del Grupo Venancia, considera que en Rancho Grande “la gente está consciente de los daños y consecuencias que va a generar el hecho de dar permisos a la extracción de oro a la B2Gold”.

“Ellos (pobladores del municipio) no están pensando sólo en el núcleo (área) donde estaría la mina, sino que piensan en todo el recorrido de las fuentes de agua que tienen las comunidades”, agregó Chavarría.

Sin embargo, la compañía canadiense B2Gold ha insistido en que su tecnología de punta y responsabilidad ambiental no le permiten contaminar el medioambiente de las comunidades donde extraen minerales.

Al menos en la carretera principal entre Rancho Grande y el vecino Waslala, de la Región Autónoma del Atlántico Norte, existen mantas cuyas leyendas indican que los pobladores de varias comunidades están a favor de la minería.

A criterio de Chavarría, “es la misma empresa la que está dando a hacer y colocando las mantas”.

“Si bien hay algunos pobladores que dicen estar a favor de la mina, son pobladores que han trabajado en los primeros estudios que ha hecho la empresa”, agregó.

Chavarría dijo que B2Gold en Rancho Grande “está vendiendo el discurso de pan para hoy, vamos a tener recursos hoy, pero es pan para hoy y muerte para mañana”.

 

Ver online vídeo de la marcha: