Ambientalistas exigen ley de agua y minería

Por Idalia Gutiérrez

Organizaciones ambientalista manifiestan su preocupación por la situación del agua en el país.

el-salvador-ley-general-de-aguaSAN SALVADOR- En el marco del Día Mundial del Medio Ambiente, que se celebra el 5 de junio, organizaciones religiosas, sociales y ambientalistas, centros escolares, comunidades y población en general se hicieron presentes para exigir a la Asamblea Legislativa la aprobación de la Ley General de Aguas y de la Ley de Prohibición de la Minería Metálica, realizando una caminata denominada que partió desde la Plaza del Divino Salvador del Mundo hacia el congreso.

Tres fueron las piezas de correspondencia que los manifestantes entregaron a la Asamblea: una en la que se aboga por la pronta aprobación de la Ley General de Agua; la segunda por la Ley de Prohibición de la Minería Metálica, entregada por representantes de la Mesa Nacional Frente a la Minería Metálica, y una última por la situación del agua en el cerro San Jacinto, entregada por miembros de las comunidades del lugar.

Todas las piezas fueron recibidas por el diputado suplente Saúl López, de la fracción del FMLN, en sustitución de la diputada Lourdes Palacios, quien no pudo recibirlas por encontrarse en plenaria.

Según el reverendo Santiago Rodríguez, de la iglesia Luterana Salvadoreña, los dos puntos importantes que le piden a la Asamblea “que se avance en la discusión de los anteproyectos de ley (de agua) que ya están en la Asamblea Legislativa, que se continúe con el artículo 91, que no se retroceda -pues la discusión ha quedado estancada en el artículo 90-, y que la comisión de medio ambiente y cambio climático pueda llegar al acuerdo de aprobar el dictamen para pasarlo a la Asamblea Legislativa y que se apruebe lo más pronto posible; y segundo, pedirle a la Asamblea Legislativa que apruebe la ratificación de la reforma constitucional por el derecho humano al agua”.

Esta reforma, del artículo 69 de la Constitución, fue presentada desde hace 5 años por el Foro Nacional del Agua, formado por varias organizaciones sociales del país, entre ellas la iglesia Luterana.

La situación del agua en El Salvador es alarmante. Según el Reverendo Rodríguez, un 98 por ciento el agua que está en la superficie está contaminada, refiriéndose a ríos, quebradas y lagunas; solo el 10 por ciento de esas aguas es acta para el consumo humano si se le da un tratamiento con alta tecnología.

Esta problemática se agrava con la explotación minera. Así lo subrayó Zenaida Serrano, de la Fundación de Estudio Para la Aplicación de Derecho (FESPAD) y representante de la Mesa Nacional Frente a la Minería Metálica, al declarar los daños que provocaría la mina Cerro Blanco de Guatemala, que está a 18 kilómetros de Metapán, al occidente de El Salvador.

“La mina Cerro Blanco va ser devastadora para la población salvadoreña, el agua que llega hacia el río Lempa, al lago de Guija, va a contaminar el agua que abastece a la población salvadoreña”, dijo Serrano.

“Estamos pidiéndole a Guatemala, al gobierno de Guatemala, que desista en continuar con la mina Cerro Blanco, entonces este día los ambientalistas estamos reivindicando el derecho al agua, estamos exigiendo a nuestro gobierno políticas públicas a favor de nuestra gente y que contribuya con eso el gobierno de Guatemala, evitando que contaminen nuestras aguas”, añadió.

Estas últimas palabras las pronunció Serrano frente a la embajada de Guatemala, donde una comisión de representantes de las diferentes organizaciones ambientalistas hizo una pausa en su marcha para entregar a la embajadora de Guatemala una carta solicitándole que contribuya con su gobierno a cerrar la mina Cerro Blanco.

 

Fuente: Contrapunto