Publicación. Mitos y realidades de la minería de oro en Centroamérica

En el siglo XVI, cuando el Rey Fernando de España estaba definiendo las prioridades para la conquista del Nuevo Mundo, dio instrucciones claras: “Consigue el oro, humanamente si es posible, pero, a todo costo, consigue el oro” (1). El oro de las Américas fue la atracción principal para los conquistadores españoles hace más de 500 años, generando el saqueo de recursos naturales, el desarraigo y el exterminio de los pueblos autóctonos. En el período moderno, vuelve la amenaza de intereses extranjeros bajo la modalidad de empresas mineras transnacionales, principalmente de capital canadiense, interesadas en la explotación del oro y otros minerales que han quedado en el subsuelo de la región.

Según las mismas empresas mineras, el oro en la región centroamericana se encuentra en un cinturón que va desde México hasta Panamá. La mala noticia es que este oro es de muy baja concentración (entre 1 y 14 gramos de oro por tonelada de broza). Por eso, se le califica como “oro microscópico” u “oro invisible”. Para que sea rentable su explotación, se requiere del uso de una tecnología muy dañina para la naturaleza,  generando la destrucción de los bosques y la contaminación de suelos, agua y aire. Todo esto, obviamente, tiene graves consecuencias para las formas tradicionales de vida y los derechos humanos más fundamentales de los pueblos más afectados.

Las empresas transnacionales que ahora vienen en búsqueda del oro de Centro América están motivadas por su alto precio en el mercado mundial (a casi $1300/oz. en el año 2013) y por los bajos costos de producción debido a la falta de capacidad de los gobiernos de la región para monitorear y regular la industria minera. Lo que es más, las leyes existentes en los países de la región permiten que la mayor parte de esta riqueza quede en manos de las empresas en lugar de los verdaderos dueños, los pobres de Centro América.

Las comunidades circunvecinas de los proyectos mineros en Centro América, y alrededor del mundo, son quienes más sufren en carne propia el impacto de la minería. Los y las pobladores de estas mismas comunidades, junto con otras organizaciones de la sociedad civil, están levantando su voz con más fuerza cada día en protesta por los pocos beneficios y los grandes costos económicos, sociales y ambientales que trae esta industria.

Para contrarrestar esta ola creciente de resistencia frente la minería a nivel mundial, y especialmente en Centro América, las empresas mineras han tomado la ofensiva. Están en un esfuerzo de ganar mentes y corazones y de convencernos de que hay una nueva forma de minería más limpia, beneficiosa para todos y todas y respetuoso de los derechos humanos.

El propósito del actual documento es examinar y analizar, de forma objetiva, estos argumentos nuevos de las empresas mineras para conocer realidades, deducir verdades, sacar lecciones, y entender las verdaderas implicaciones de esta industria para la región centroamericana. Creemos importante y urgente este esfuerzo para que la ciudadanía goce de su derecho de estar informada y de tomar sus propias decisiones sobre la minería en su región, en su país, en su municipio y en su comunidad.

Para respaldar nuestro análisis y sacar nuestras conclusiones, estaremos aplicando las grandes lecciones ofrecidas por los casos más emblemáticos de la minería en Centro América y en otras partes del mundo.

mitos-y-realidades-de-la-mineria-de-oro-en-centroamerica

Descargar Publicación competa .pdf (22 páginas)