Radio Temblor, comunicación que se hace desde el bolsillo

Con pocos recursos, algunos teléfonos celulares, redes sociales, capacitación, disciplina y solidaridad, una radio panameña transmite las resistencias de los pueblos

radio-temblor-panamaEn Panamá, a partir de la unión de voluntades de pueblos indígenas, campesinos y gente con ganas de hacer “una radio que diga lo que la gente quiere”, nació Radio Temblor, explica Olmedo Carrasquilla, uno de sus integrantes. “Usamos algunas tecnologías para hacer una radio desde el bolsillo”, explica el también abogado. “Si estás en Australia, en México o en Panamá, puedes transmitir desde el teléfono, editar o realizar una entrevista para enviar a tu servidor directamente”, abunda.

“Trabajamos con indígenas y campesinos a nivel nacional en talleres de capacitación, a través de los cuales establecimos una red de corresponsales populares”, relata el comunicador. “Ahora nuestro medio es una telaraña que envía notas y nosotros la divulgamos en un boletín por medio de correo electrónico cada 15 días. Después se pasa a podcast y su sube a las radios que tienen frecuencia”.

Olmedo Carrasquilla muestra su teléfono celular en la entrevista con Desinformémonos, y explica que “esto ayuda, porque cuando estás en una protesta te puedes manejar y transmitir sin tanto equipo. Lo aprendimos a raíz de los enfrentamientos del 2012, en la lucha contra las reformas mineras”.

En el año de 2012, tras una semana de protestas de los ngöbe-buglé, opuestos a las actividades mineras y a la construcción de hidroeléctricas, la policía desalojó los retenes que los que los indígenas colocaron, asesinó a Jerónimo Rodríguez, de 26 años de edad, y dejó gravemente herido a otro hombre en la provincia de Veraguas.

Radio Temblor es parte de las resistencias socio ambientales. “Formamos parte del Colectivo Voces Ecológicas (COVEC), que nació en 1995 con el nombre de Resistencia Ecológica. Nuestro trabajo tiene que ver con la denuncia, como un observatorio socioambiental y un monitoreo a conflictos que tienen que ver con minería, monocultivos, turismo inmobiliarios y la ampliación del canal”, abunda el abogado.

Los integrantes de la radio estudian los conflictos con los megaproyectos dentro de la dinámica ambiental. Al mismo tiempo, en COVEC se impulsan proyectos comunitarios de desarrollo local, “fórmulas que tengan que ver las tradiciones de los pueblos, sin importar modelos”, precisa.

Panamá fue enclave colonial de los Estados Unidos de Norteamérica, y es un país en el que imperan los partidos de derecha. Después de las políticas de ajuste y su entrada al modelo neoliberal, se desataron revueltas populares contra la reducción de la seguridad social y contra el despojo del territorio a comunidades campesinas e indígenas, por parte de empresas transnacionales.

Fue en una marcha campesina e indígena, en el año 2008, recuerda el comunicador, “donde se unieron las espiritualidades que tienen los pueblos. Se dijeron, ustedes son indígenas y nosotros campesinos, a ustedes les afectan las represas y a nosotros la minería”, y realizaron un campamento juntos en el parque de la catedral de la ciudad, relata Carrasquilla. Radio Temblor se encontró con ellos, y “así empezamos, por internet, con notas cortas de lectura rápida y frases para llamar la atención. No teníamos redes sociales, pero sí la idea de hacer una nota que pudiera leerse rápido y se enviara por correo electrónico”.

Los integrantes de la radio utilizan la estrategia de la comunicación popular. “No somos una organización no gubernamental”, aclara Olmedo, “aunque la ley pide que te manejes con esa estructura legal. Nosotros como Radio Temblor y Colectivo de Voces Ecológicas somos horizontales, preferimos el trabajo y la participación directa”.

“No vivimos de los recursos del Estado, sino de la necesidad de impulsar un proyecto alternativo al sistema capitalista depredador y salvaje”, describe el comunicador. “La perseverancia y la disciplina son principios que nos mantienen unidos, somos parte de un engranaje de actores, y trabajamos sin financiamiento porque creemos en el cooperativismo para este proyecto”.

En un principio la gente escribía y para preguntar dónde sintonizar la radio. “Les dijimos que no teníamos antena, que éramos un pequeño boletín informativo. Después realizamos los podcast, nos quedábamos hasta tarde para editar y después enviábamos a correo electrónico”, recuerda Carrasquilla. Después nació la idea de hacer videos y reportajes.

Poco a poco, Radio Temblor se hermanó con otros medios de comunicación, como LEER, Radio Mundo Real, PULSAR, Minga de los Movimientos, Desinformémonos y otras con redes de comunicación independiente.

Poco a poco, resalta el comunicador, y gracias a su tenacidad y disciplina, “nos convertimos en una fuente para medios convencionales. Ellos no pueden llegar a donde nosotros llegamos. Nos piden fotos, notas, textos”, describe el integrante de la radio. “No somos enemigos de los medios de comunicación, pero sí distinguimos algunos que van de la mano de los intereses internacionales”.

Los materiales de Radio Temblor llegan a otras lenguas, como el alemán, italiano portugués e inglés. “Tenemos un programa de entrevistas de 10 minutos a actores sociales, se llama Pueblo Libre. El programa Micrófono Clandestino es para la gente que está ‘cabreada’ con el sistema y que quiere no solamente hablar de política, sino decir que no está de acuerdo con el sistema y que a través de la palabra, de la cultura, del arte y de la música podemos hacer otro mundo, otra economía”.

 

Fuente: Desinformémonos