¿Es posible defender los derechos humanos donde el derecho ha muerto?

Por Juan Almendares

El Derecho ha muerto si el Derecho no defiende a quien tiene que defender porque es víctima del Poder (…) Si se cumpliera el 50% del la Declaración de Derechos Humanos, la situación del mundo y de la gente sería infinitamente mejor (…) ¿Qué es lo que tenemos nosotros para oponer a esto? No tenemos poder, no estamos en el gobierno, no tenemos multinacionales, no dominamos la finanza especulativa mundial, no tenemos nada de eso. ¿Qué es lo que tenemos, entonces, para oponer? Nada más que la conciencia. La conciencia sobre los hechos, la conciencia de mi propio derecho, la conciencia de que soy un ser humano -sencillamente un ser humano, y que no quiero ser más que eso- la conciencia de que lo que está en el mundo me pertenece -no en el sentido de propiedad, me pertenece como responsabilidad, me pertenece como derecho a saber, como derecho a intervenir, como derecho a cambiar-. Eso se llama la conciencia… La alternativa al Neoliberalismo es la conciencia. José Saramago

 

honduras-a-la-ventaPartimos de la realidad concreta de Honduras, el país con la tasa de homicidios más alta del mundo, seis millones viven en la pobreza de una población total de 8.5 millones. ¿Somos el país mas violento del mundo? ¿O sufrimos la violencia extrema de la explotación humana y degradación ambiental del modelo extractivo minero y agroexportador del sistema capitalista? ¿Es posible vivir en una democracia y respetar a los derechos humanos en un territorio ocupado militarmente por los Estados Unidos de América? ¿Es posible la democracia sin respeto a los derechos humanos o se pueden defender los derechos humanos cuando no existe democracia? ¿Es la militarización de la sociedad en nombre de Seguridad ciudadana y el plan Mérida contra las drogas la garantía del respeto a los derechos humanos?

¿Es el Estado Hondureño frágil y débil frente a la hegemonía de los países dominantes y fuertemente militarizado para reprimir a la población civil y servir de portaviones del Pentágono para frenar la lucha de liberación de los pueblos de America Latina? ¿Somos un Estado de derecho sin derechos sociales ni humanos? ¿Estamos ante una guerra total contra el pueblo, que no solo es militar sino es de naturaleza mediática, económica, política, jurídica, ideológica, y fundamentalista? ¿Por qué se trata de invisibilizar la presencia de la contrainsurgencia foránea?

El Comando Sur y los derechos humanos

El 11 de febrero del 2014 fueron invitadas las organizaciones no gubernamentales (ONG) y dirigentes de los derechos humanos por la Embajada de Estados Unidos de América en Honduras a una mesa redonda sobre el tema El Estado de Derecho y los Derechos Humanos (DH) con el Secretario Adjunto de Estado para Asuntos Internacionales de Narcóticos y Aplicación de la Ley, William R. Brownfield, y el Comandante del Comando Sur de EUA. ), el General John F. Kelly, el Secretario Adjunto salió de Honduras el 12 de febrero. Por su parte, el General Kelly el 13 de febrero después de reunirse con el personal militar estadounidense de la Fuerza de Tarea Conjunta Bravo acantonado en la Base Aérea Soto Cano.

Esta reunión sobre DH con el Comando Sur que ocurría por primera vez en Honduras, la vamos a relatar por su relevancia histórica del significado de las implicaciones político militares con los derechos humanos. El General Kelly expresó: que el respeto a los derechos humanos era una condición fundamental para la asistencia militar de EUA a Honduras y preguntó a las organizaciones presentes la opinión sobre esas relaciones y la situación de DH en Honduras. En mi calidad de defensor de los derechos humanos del pueblo hondureño manifesté lo siguiente: “He sido un luchador histórico contra la presencia de las bases militares de EUA en Honduras y contra la politica intervencionista bajo el pretexto de la Seguridad que ha contribuido a las violaciones de los derechos humanos en Honduras”. El General Kelly con su talante militar me respondió en forma categórica elevando el tono de su voz: “¡Señor Los Estados Unidos no tienen bases militares en Honduras; lo que existen son misiones y asistencia de buena voluntad, servicios médicos y trabajo humanitario”.

Luego continué mi discurso: reitero que sí existen bases militares y que la política estadounidense obliga a un país paupérrimo a gastar en armas y lo que tenemos en Honduras una guerra contra el pueblo… El General Kelly con un tono de voz más fuerte como quien se dirige a su tropa manifestó “Señor usted quiere que se vaya la asistencia militar de Estados Unidos de Honduras”; a lo cual respondí con la voz respetuosa, suave y firme precisamente eso es lo que quiere decir que se vaya la asistencia militar estadounidense. No se rechaza la solidaridad del pueblo norteamericano basada en el respeto mutuo. Tengo un gran respeto y amor por la lucha que se libra en Estados Unidos contra la guerra.

A continuación el General Kelly le preguntó a cada una de las organizaciones y personas hondureñas: ¿Usted o ustedes están de acuerdo con este Señor – me señalaba a cada momento- de que se vaya la asistencia militar de Honduras? Mi posicionamiento era solitario a excepción de un colega defensor que le manifestó al General Kelly que esa persona que le llamaba ¡Señor! era una persona muy respetada en la comunidad nacional e internacional como defensor de los derechos humanos. Después de esta reunión llegué a la simple conclusión que para el Comando Sur, las bases militares son una ficción que ha inventado la imaginación de los verdaderos luchadores por los derechos humanos.

 

Proceso de elección del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos

La defensa de los derechos humanos es esencial para justificar la democracia y una figura relevante es el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (Ombusman) que en Honduras puede ser hombre o mujer. Además de ser un cargo honorífico, es de lo más remunerativo, de larga duración e independencia de los poderes del gobierno. Durante el proceso del golpe militar del 28 de junio del 2009, el actual Comisionado legitimó y avaló este proceso: lo cual produjo el desconocimiento nacional y mundial de la persona que dirigía esta entidad. Después de ejercer el cargo durante seis años, el periodo vence el 14 de marzo del 2014.

La elección del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (CONADEH), ha adquirido una relevancia nacional, a pesar de que la decisión del Congreso Nacional solo requiere la mitad más uno de los diputados y las alianzas partidarias que favorecen el gobierno actual tienen el control relativo de este poder. Las autoridades, voceros y simpatizantes de esta institución del Estado han manifestado que este proceso es y será basado en la Transparencia Y Rendición De Cuentas.

Ante este escenario nos formulamos las siguientes preguntas: ¿Es posible la existencia de un proceso limpio y democrático en la selección del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos en un país donde se criminaliza a los defensores y defensoras de los derechos humanos tal como ocurrió con la Abogada Marlen Cruz que fue detenida, humillada y ultrajada pode defender los derechos de los campesinos? ¿Tomó el Congreso en cuenta la transparencia y la rendición de cuentas? ¿Fueron tomados en cuenta la concepción y practica de los derechos humanos en los integrantes de la Comisión que hará la propuesta al Congreso? ¿Por qué no se tomo en cuenta al pueblo y a todos los sectores sociales en la elaboración de los criterios de selección?

Desde luego prevalecieron los criterios partidarios. Los integrantes de la comisión no pueden tener criterios independientes porque ellos y ellas como miembros de partidos están sujetos a los dictados de los partidos que participaron en el golpe de Estado Militar y otras fuerzas que estuvieron en contra del golpe. Sin embargo para las organizaciones nacionales e internacionales con excepción de una minoría, el golpe de Estado fue uno de los actos horrendos que violó los derechos humanos y cuyas consecuencias todavía siguen en la impunidad.

Para nosotros las leyes en las cuales han participado algunos integrantes de la Comisión de Selección tales como Zonas Especiales de Desarrollo “ciudades modelo”, zonas económicas de desarrollo y trabajo donde se entrega el territorio nacional son violatorias a la soberanía nacional y violadora al derecho a la autodeterminación, la cultura y los derechos de las comunidades o sea la enajenación del territorio nacional.

En consecuencia debió explicarse al pueblo bajo que criterios se tomaron en cuenta para la selección de los miembros de la Comisión Legislativa. Esta comisión a nuestro juicio debería haber estado integrada por sectores de la sociedad que no fueran diputados del Congreso Nacional y que tuvieran una historia y trabajo sustancial en la defensa de los DH.

Sobre los temas que evaluara la Comisión no se considera las posiciones políticas, ideológicas, y práctica de los derechos humanos; para citar un ejemplo ¿Como evaluara un miembro de la Comisión que fue partidario del golpe militar y la enajenación del territorio a un defensor de los derechos humanos que considera que todos y todas aquellas personas que participaron el golpe militar y en la creación de leyes represivas, son violadores de los DH? Definitivamente la opinión del miembro de la Comisión será en contra y por lo tanto este defensor será excluido y el que esté a favor del golpe o sea funcionario del Estado y que limpie el rostro de Honduras a nivel internacional sobre las violaciones a los derechos humanos será favorecido.

El proceso de selección está basado en el conocimiento de la Constitución y leyes del país que dicho sea de paso son miles y que nunca se aplican y cuando se hace es para defender los intereses de los poderosos y las multinacionales.

La valoración se hace en base al “derecho de papel” pero no en la práctica y la historia de los defensores y defensoras de los derechos humanos.

La comisión ha tomado en cuenta algunos conceptos: Patria (me gusta más el termino Matria), según la Constitución enajenar el territorio nacional es traición a la patria. Algunos candidatos o candidatas asi como la Comisión de Selección debemos preguntarnos: ¿En qué forma se ha participado en la defensa o en las violaciones de los derechos humanos de las comunidades indígenas, campesinas, garífunas, el derecho al agua, a la Madre Tierra, soberanía alimentaria y los derechos de la Mujer y la niñez? ¿Porqué no tienen derecho a ser Comisionado Nacional de los Derechos Humanos los que no tienen título universitario? Esta ley es discriminativa y excluyente. Sobre la nacionalidad podemos decir que esta es negada con la ocupación militar estadounidense.

La identidad nacional está fundamentada en el derecho a ser y a tener dignidad, libertad y justicia social. La elección misma del Comisionado es un derecho a ser negado como defensor y defensora de los derechos humanos.

Cuando la Comisión nos pregunta sobre la Idoneidad de la Comisionado. Solo cabe preguntarse a quien defiende el Comisionado a las clases poderosas o a los pobres. El diseño de esta selección está basado en defender los interés de los poderosos y de las grandes multinacionales: porqué no preguntan cual es la posición del comisionado frente a las empresas del modelo extractivo minero y agroexportador o sobre las bases militares estadounidenses.

La forma de selección esta muy alejada del concepto y practica de un defensor o defensora que tenga un trabajo real, objetivo y de conciencia solidaria con el pueblo.

 

El retiro de la candidatura al cargo de Defensor del Pueblo

En base a lo anterior retiré mi candidatura al Cargo de Comisionado Nacional de Derechos Humanos porque no puedo avalar un proceso que no es trasparente ni está basado en la rendición de cuentas de cuentas.

Cuando el derecho ha muerto solo es posible defender los derechos humanos junto al pueblo organizado, movilizado en resistencia, unidos en la diversidad con el movimiento social para transformar las condiciones de sumisión infrahumana en que vive el pueblo hondureño y ser siempre solidarios con la lucha por la dignidad histórica de los pueblos de América Latina.

Como dice Saramago “hay personas que no pueden ser vendidas porque no pueden ser compradas”. Siempre he sido y sigo siendo Defensor del Pueblo con amor, solidaridad a todos los seres sea o no Comisionado Nacional de los Derechos Humanos.

La alternativa al neoliberalismo y a la entrega a la soberanía y a la violación de los derechos humanos es la Conciencia. La conciencia social histórica de ser pueblos con dignidad y defensa de sus territorios, lugar y cultura.