Honduras: Caminata por la vida

El 15 de octubre, víspera del día mundial de la soberanía alimentaria, nosotras las organizaciones comunitarias y sociales que integramos esta caminata que se desarrolla en Tegucigalpa, capital de la república de Honduras, nos pronunciamos de la siguiente manera:

Con suma preocupación vemos que:

1. El mcaminata-por-la-vidaodelo de desarrollo impulsado por el gobierno actual, se basa en el extractivismo, cuyo principio fundamental es la explotación de los recursos naturales de manera insustentable, el despojo de los bienes naturales a los pueblos indígenas y originarios y la violación de los derechos humanos.
2. La criminalización, persecución y asesinato de los defensores de derechos humanos y líderes comunitarios está a la orden del día y se ha convertido en una política de estado, por lo que cualquier ciudadano o ciudadana que se oponga a las políticas de despojo impulsadas desde el estado, pone en riesgo su vida.
3. Entre las consecuencias de este modelo de desarrollo se encuentra la sustitución del Estado por una corporación capitalista donde no existen derechos humanos y la población se convierte en mano de obra barata, con formas de trabajo esclavo, que no le permiten a la población cubrir sus más elementales necesidades de alimentación, salud, educación, vivienda, transporte y servicios básicos.
4. La estrategia del régimen de Juan Orlando Hernández ha tomado un rumbo equivocado. Se ha privilegiado los intereses de los grupos de poder político, económico, religioso y militar, para lo cual el gobierno se ha dado a la tarea de vender o alquilar el territorio nacional para incrementar las fortunas de unos pocos nacionales y las corporaciones transnacionales, en detrimento de los intereses del pueblo hondureño en general.
5. El gobierno impulsa las Zonas Especiales de Desarrollo y Empleo (ZEDE), las concesiones mineras, las concesiones para agrocombustibles (palma africana, caña de azúcar, maíz transgénico y otros), las concesiones de ríos y cuencas para generación hidroeléctricas, las concesiones de bosques, la concesiones marinas para pesca y búsqueda de combustibles fósiles y otras acciones en las que se ha cedido el territorio a manos extranjeras, mismas que solamente buscan el lucro de las históricas familias que gobiernan Honduras desde la sombra y en donde el gobierno solamente cumple la función de títere. Es mentira que este modelo de desarrollo traerá empleo y bienestar a la población, esta estrategia destruye los más elementales medios de vida tradicionales de nuestros hermanos y hermanas, pobladores de comunidades tradicionales, pueblos indígenas, pueblos originarios, pescadores (as) y campesinos(as).
6. En el pasado mes de mayo el congreso de la república aprobó la “Ley de Protección de Obtenciones Vegetales”, o ley MONSANTO, Esta ley, no es más que un mecanismo de despojo de las semillas campesinas e indígenas, mismas que han sido desarrolladas, conservadas, mejoradas y adaptadas a diversas condiciones ecológicas, y que son el sustento de miles de familias en nuestro país. Leyes semejantes combatidas y derogadas en varios países latinoamericanos por no ser de ningún beneficio para la población, al contrario solamente buscan el control de la alimentación por parte de compañías transnacionales, con la colusión de empresarios y políticos nacionales.
7. La institucionalidad del Estado, incluyendo el aparato de justicia, los legisladores, cuerpos policiales y militares y los medios de comunicación social, forma parte del equipo de gobierno que impulsa ese modelo de “desarrollo” que empobrece cada día más a la población hondureña, tanto es así que policías y militares se encargan de proteger prioritariamente las inversiones extranjeras en concesiones y de reprimir cualquier descontento manifiesto por las comunidades afectadas por las concesiones y macroproyectos de gobierno en lugar de brindar seguridad a la población. No son pocos las y los dirigentes que han sido amenazados, perseguidos y asesinados por la defensa de derechos en sus comunidades.

Esta CAMINATA POR LA VIDA, busca visibilizar la situación antes descrita para tomar conciencia que, de continuar por la ruta en que vamos, Honduras podría, muy pronto, ser un Estado en donde reine la anarquía y el “sálvese quien pueda”, desde luego quienes se hundirán y perecerán en el caos siempre serán los más pobres y marginados.

Instamos a la gente que forma parte de la institucionalidad del Estado, a las organizaciones de la sociedad civil, a la población en general y a la comunidad internacional para apoyar las siguientes acciones:

1. Revisar las condiciones en que se están otorgando las concesiones territoriales y de bienes naturales en Honduras, algunas de ellas incluso prohíben la consulta vinculante de la población local.
2. Prohibir cierto tipo de explotaciones en Honduras por su carácter contaminante y depredador, tal es el caso de la minería a cielo abierto, que ha sido prohibida en Costa Rica y en El Salvador.
3. Revisar las concesiones hidroeléctricas que abarcan ríos y cuencas de ríos, especialmente habría que anular aquellas que afectan las zonas protegidas, zonas productoras de agua presentes y futuras, zonas de recreación, zonas espirituales, áreas que constituyen, entre otras, el hábitat funcional de los pueblos.
4. Revisar las leyes que concesionan áreas de pesca industrial en lugares que afectan a los pescadores artesanales hondureños.
5. Replantearse los monocultivos de Palma, Caña y otras formas de producción agrícola, como proyectos de “desarrollo” que desplazan territorios y consumen el agua de los pueblos sin provocar suficiente empleo y beneficios nacionales.
6. Detener las concesiones de las ZEDE mientras no se desarrolle un debate adecuado con las poblaciones afectadas, luego de lo cual debería realizarse la consulta vinculante.
7. Derogar la mal llamada “Ley para la Protección de Obtenciones Vegetales”, misma que fue aprobada por el congreso nacional según acuerdo numero GDFM  06-2012, del 23 de mayo del 2012, gaceta número 32,827.
8. Convertir en política pública el impulso de la agricultura ecológica, como forma de producción que garantice la alimentación familiar, la generación de empleo rural, el arraigo de los pobladores en sus comunidades y la promoción de un modelo de buen vivir.
9. Establecer de forma obligatoria la consulta a la población, mediante plebiscito para toda concesión de bienes territoriales y naturales que el Estado quiera otorgar, respetando los criterios de Consulta Previa Libre e Informada. En el caso de la minería la consulta debe realizarse antes del otorgamiento del contrato de prospección y no previo a la explotación.
10. Cesar en las tácticas de amenazas, persecución, asesinato de defensores de derechos humanos y líderes y lideresas comunitarios.
11. Respetar y hacer cumplir el convenio 169 de la OIT que otorga tratamiento especial a los pueblos indígenas y originarios.

Tegucigalpa 15 de octubre de 2014

Organizaciones Participantes en la marcha por la vida