México: Exige Convención Nacional Campesina e Indígena cancelación total del TLCAN

convencion-cnci-mexicoCancelación total del Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN) “porque se ha convertido en un instrumento de colonización económica” que impide al Estado mexicano el respeto a los derechos humanos del pueblo mexicano, exigió hoy la Convención Nacional Campesina e Indígena (CNCI) #ElCampoEsDeTodos, en la que participaron cerca de un millar de delegados de 40 organizaciones campesinas e indígenas de todo el país.

Durante el segundo día de trabajos de la CNCI, realizada en el Distrito Federal, dieron a conocer el citado manifiesto y las conclusiones de cinco mesas de trabajo. Un eje que atravesó todas las mesas fue el rechazo a las reformas estructurales, Energética y de Telecomunicaciones y sus leyes secundarias “que nos llevan a la profundización de la crisis económica, social y ambiental” que vive México y no al progreso, como pregona el gobierno.

Se hizo un llamado a la unidad con las organizaciones sociales, sindicales, populares para trabajar juntos y llevar adelante una revolución “no armada como hace 100 años sino una revolución ideológica”, para modificar el rumbo del país.

Generalizada también fue la demanda de cese a la criminalización de la lucha social y a la represión y persecución de los luchadores sociales; justicia para los muchos de sus compañeros que han sido asesinados, como Betty Cariño, Jyri Jaakola, Rocío Messino y tantos más y que se expida una Ley de Amnistía para todos los presos políticos del país y cese a la práctica de la desaparición forzada por ser un crimen de lesa humanidad.

En este sentido se reiteró la condena a la represión contra los normalistas de Ayotzinapa, Guerrero y la exigencia de que los 43 jóvenes que aún están desaparecidos sean presentados vivos; se hizo asimismo un pronunciamiento de apoyo a lucha de los alumnos del Instituto Politécnico Nacional.

Se reclamó que se legisle en materia de reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas, en especial sobre la consulta vinculante para se les consulten todas las decisiones legislativas y administrativas que tengan que ver con su territorio, sus recursos naturales, su cultura.

Entre otras cuestiones se demandó la cancelación de todas las concesiones de minería a cielo abierto; la prohibición de importar y cultivar en México productos transgénicos, la prohibición de patentar semillas y biodiversidad de cualquier tipo.

Se exigió una revisión de la política social, “desapareciendo las políticas públicas asistencialistas que buscan el control electoral” que aplica la Secretaría de Desarrollo Social para privilegiar políticas sociales que impulsen la productividad campesina e indígena, subrayando la paradoja de que el país gaste más dinero en importar alimentos que en producirlos.

Se planteó que se prepare una iniciativa ciudadana de Ley que crea el sistema de la mediana y pequeña agricultura familiar, campesina e indígena para que las dependencias estatales y federales en forma coordinada destinen recursos financieros, técnicos y humanos para elevar la producción de alimentos, aumentar la productividad del trabajo agrícola, disminuir la pobreza y la desigualdad y proteger el medio ambiente y los recursos naturales.

Se propuso crear una empresa nacional de fertilizantes con la participación de los campesinos; asimismo la creación de un Banco Campesino donde los productores sean propietarios, cuyo fondo inicial serían los 14 mil millones de pesos del presupuesto federal para el campo.

Asimismo, crear una ley de buen gobierno para el uso del agua para la soberanía y no para “proyectos de muerte” como la minería a cielo abierto. Se hizo una declaración de apoyo a la lucha del pueblo Yaqui en defensa de su agua.

Entre las organizaciones convocantes a la CNCI se cuentan el Frente Indígena y Campesino (Ficam); la Coordinadora Nacional Plan de Ayala Movimiento Nacional (CNPA MNL); Unión General Obrero Campesina y Popular; Central de Organizaciones Campesinas y Populares; Asociación Mexicana de Uniones de Crédito del Sector Social; Unión de la Fuerza Indígena y Campesina; Unión Nacional de Organizaciones Regionales Campesinas Autónomas; Movimiento Agrario Indígena Zapatista; Union de Comunidades Indígenas de la Zona Norte del Istmo; Frente en Defensa de la Tierra y el Agua de Tlaxcala, Puebla y Morelos; Frente en Defensa de la Tierra de San Salvador Atenco.

Fuente: La Jornada