Comunicado M4: El gobierno mexicano mantiene secuestrados a indígenas nahuas en su propio territorio

logo-m4-nuevo

A LA OPINIÓN PUBLICA INTERNACIONAL

Las autoridades comunales y alrededor de otros 70 indígenas nahuas de la comunidad de Zacualpan en el estado mexicano de Colima, se encuentran retenidos por la policía en el llamado Ojo de Agua, quienes impiden su salida y el acceso a otros comuneros indígenas quienes desean llevarles abrigo y alimentos ante el secuestro llevado a cabo en sus propios territorios. El bloqueo lo llevan a cabo la policía con el apoyo de un grupo de personas de afiliación al Partido Revolucionario Institucional (PRI), el mismo partido político del gobernador estatal, de otros funcionarios públicos locales y del Presidente Enrique Peña Nieto.

Cuando la población mexicana se moviliza para exigir sus derechos humanos frente a alguna instalación gubernamental, éstos son acusados, además de otros graves delitos, de secuestradores de funcionarios públicos. Sin embargo, la patrulla número 108 de la policía preventiva, y la 1427, 1401 y 2202 de la policía estatal llevan a cabo estas acciones de manera ilegal y violando las disposiciones internacionales en materia de derechos humanos, incluso con el apoyo del mismo Presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Colima, lo que alerta a la comunidad internacional del grado de descomposición que se ejerce en el gobierno mexicano, agudizado y evidenciado con el asesinato de estado de los estudiantes normalistas de la comunidad de Ayotzinapa, en el estado mexicano de Guerrero, el pasado septiembre de 2014.

Los indígenas han definido el rumbo de su vida por medio de su Asamblea legalmente constituida, donde definieron que sus territorios serán libres del modelo extractivo minero. En medio de corrupciones, sobornos, violencia, represión, amenazas de muerte, chantajes, presiones de todo tipo por parte de los empresarios mineros, de las autoridades municipales, estatales y federales, así como de otros funcionarios públicos de diversas dependencias, los indígenas han defendido de manera pacífica y por la vía legal el derecho a sus territorios. Tienen derechos que la legislación internacional les ofrece y que han sido signados por el gobierno mexicano.

Durante el 2014 la solidaridad internacional de muchos países del mundo han sido testigos de esta lucha y de las presiones que han sido objeto los indígenas nahuas de Colima. El M4 expresa su profunda preocupación por el grado de violencia en que ha ido escalando este proceso de intentar imponer un proyecto minero de oro sin consentimiento social, comunal y del pueblo indígena de Zacualpan.

Responsabilizamos al gobernador del estado de Colima, a cada uno de sus efectivos policiacos, al oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI), a la Comisión Nacional y Estatal de Derechos Humanos, y a las diversas dependencias y funcionarios involucrados en este conflicto, por la violencia que se está generando y que se pueda generar en un futuro inmediato como fruto de sus acciones u omisiones, en el marco del Convenio 169 de la OIT, así como de la Declaración de los Derechos Humanos de los Pueblos Indígenas de las Naciones Unidas.

Hacemos un llamado a los medios de comunicación internacionales, y a la solidaridad internacional, a estar atentos al desarrollo de este conflicto provocado por el estado mexicano contra los indígenas de Zacualpan.

¡De Panamá a Canadá, la minería no va!

Movimiento Mesoamericano contra el Modelo Extractivo Minero (M4)