Minería en Honduras, otro acto de corrupción

El origen del negocio

honduras-libre-de-mineriaDesde que Juan Orlando Hernández (JOH) se convirtió en presidente del congreso de la república tenía la misión, por decisión de su propio grupo económico-político-religioso y/o por iniciativa externa, de preparar las condiciones para vender el territorio hondureño con el propósito de financiar el funcionamiento de un gobierno que había sido quebrado por los actos de corrupción de los mismos funcionarios gubernamentales y por un sector empresarial que ha vivido enquistado y succionando los recursos del Estado durante mucho tiempo.

Para lograr tal propósito, el señor que alguna vez se sintió ungido como el mesías hondureño, y dirigente del partido político más conservador de Honduras, hizo cuanto pudo para que las leyes del país se orientaran a garantizar la feria de territorios que, él, gentilmente, pudiera ofrecer a los grandes inversionistas que acudían a Latinoamérica en búsqueda de tierras con múltiples propósitos, aunque ninguno de ellos fuera para solventar los graves problemas de la población hondureña.

Entre otros rubros, estos nuevos piratas querían hacer negocios en minería, hidroeléctricas, petróleo, gas y agro combustible, sin olvidar las ciudades modelos (o ZEDE).

Desde el congreso de la república y siendo su presidente, en el gobierno de Pepe Lobo (2009-2013), JOH acordó con los inversionistas internacionales, y con un grupo económico nacional, preparar todas las leyes necesarias para que cuando él llegara a ser presidente no existiera ningún obstáculo para alquilar o vender el territorio nacional.

Nada pudo evitar que el entonces presidente del Congreso de la República legislara a favor de la entrega del territorio para los negocios de nacionales y extranjeros, ni siquiera la sentencia de inconstitucionalidad de las Regiones Especiales de Desarrollo (RED) realizada por cuatro de los cinco magistrados de la sala de lo constitucional de la Corte Suprema de Justicia que se opusieron a esa forma de entrega territorial.

En su lugar, y como resultado de esa afrenta, JOH se encargó de destituir a esos cuatro magistrados y premiar al único que había atendido sus dictados elevándolo al cargo de Fiscal General del Estado.

 

El negocio de la minería

Con la llegada de JOH a la presidencia de la república se iniciaba un proceso de consolidación de la institucionalidad del Estado al servicio de las empresas mineras, hidroeléctricas, monocultivistas y en general de toda acción extractivista como la exploración petrolera en el caribe hondureño.

Adicionalmente se consolidaba la idea de territorios donde se podría realizar todo tipo de actividad extractiva y entregar su administración a corporaciones u otros países, atentando, de esta manera contra la soberanía nacional. Desde luego, todo lo anterior con el cuento de la prosperidad económica para Honduras y la generación de empleo para toda la población.

En realidad la mirada de JOH y su equipo era y continúa siendo el negocio del alquiler de territorios cediéndolo por varias decenas de años para que sea explotado por compañías extranjeras en alianza con empresarios nacidos en Honduras.

Buscan que se garanticen convenios de suministro o contratas con personas y compañías hondureñas que generalmente mantienen vínculos con diputados, alcaldes y otros individuos que están íntimamente relacionados con el grupo político, económico militar y religioso que rodea al mandatario.

El diseño del negocio de minería no sería completo si no se le vendiera a la población la idea de que esta es la mejor inversión que el país necesita, que Honduras tiene una vocación minera porque estamos sentados sobre oro y plata. Que esto va a traer empleo y bonanza para toda la población. Y que quienes nos oponemos a esa forma de desarrollo es que no sabemos de desarrollo, nos oponemos a todo y al fin y al cabo es que somos comunistas.

 

La Verdad sobre la Minería

El funcionario de mayor rango estatal con respecto a la minería ha confesado que esta actividad solamente ha proporcionado 1740 empleos mientras que la agricultura, algo que desaparece con la actividad minera, proporciona un poco más de un millón doscientos mil empleos. El valle de Siria en Francisco Morazán soportó minería durante 8 años, eso dejó una estela de daños a la salud por el consumo de aguas contaminadas y minerales pesados en sus cuerpos, este extremo fue demostrado por laboratorios extranjeros en un informe que el ministerio de salud ocultó a los afectados durante casi cuatro años. Lo peor de todo es que durante los años que la minera canadiense GOLDCORP (o Entremares) realizó actividad en el valle de siria se secaron 17 de las 21 quebradas o riachuelos que regaban el fértil valle de otros tiempos. Entonces la minería en ese valle dejó muerte, enfermedades, destrucción de bienes naturales, tierras y aguas subterráneas contaminadas y escasez del vital líquido.

 

JOH declara 2015 como el año de la minería

JOH creía que todo le iría bien este año, que todo lo había preparado de la mejor manera para que cada municipio de Honduras cediera sus cerros a la actividad minera, por esa razón declaró el 2015 como el año de la minería y conjuntamente con el alcalde de San Pedro Sula y con un grupo de sus allegados, a impulso del Banco Mundial, estableció que en el mes de agosto se llevara a cabo un encuentro mundial que declarara a esa ciudad como la ciudad mundial de la minería, para ello el Consejo Hondureño de la Empresa Privada (COHEP) ofreció financiar el evento con al menos 15 millones de Lempiras en espera de una cantidad similar por parte del Estado hondureño.

Previo a este evento el gobierno de JOH, en coordinación con el Banco Mundial, realizó un evento a inicios de año en un hotel de Tegucigalpa, en el cual reunieron a alcaldes, diputados, empresarios nacionales e internacionales, iglesias, etc. para hacer ver al mundo que en Honduras la mesa está servida para la inversión minera. Desafortunadamente para ese grupo la Coalición Nacional de Redes y Organizaciones Ambientales (CONROA) se hizo presente con algunas comunidades afectadas por la actividad minera y denunció que había mucha oposición de las comunidades, entre ellas muchos municipios que han declarado sus territorios libres de actividad minera y de represamientos hidroeléctricos.

 

El Congreso Minero de las Universidades (UPI y UNAH) y el Gobierno de JOH

Sorpresivamente el gobierno de JOH a través de INHGEOMIN, la Universidad Politécnica de Ingeniería y un denominado Instituto de Ciencias de la tierra de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras ha convocado a un Congreso sobre minería en Honduras con la presencia de ponentes de Chile, Perú y Canadá, entre otros expertos. Esta acción la realizan luego que una numerosa comisión de funcionarios de estado, ongs y miembros de la Asamblea Legislativa participara en eventos de exploración y promoción minera en Canadá y luego del retorno de JOH de Perú y Chile en donde igualmente ha promocionado la inversión en minería en Honduras y donde ha firmado tratados comerciales relacionados.

El Mencionado primer congreso internacional de minería pretende darle un carácter académico a esta industria y dejar de lado los efectos nocivos que ya conocen varias comunidades y poblaciones de Honduras, también es probable que esta sea una actividad que pretende tomarle el pulso a las poblaciones en resistencia de cara al evento mundial que el gobierno, el COHEP y el Banco Mundial pretenden montar en el próximo mes de agosto en San Pedro Sula.

 

La respuesta ciudadana

Desde la CONROA, y desde otras fuerzas ciudadanas, hemos mostrado al mundo que el pueblo hondureño resiste la actividad minera por sus efectos nocivos sobre la salud de las personas, los bienes comunes y naturales, especialmente el agua y los bosques, el ambiente y la convivencia fraterna de la población.

El pasado 15 de octubre de 2014, en una movilización de más de 2mil personas en la que participamos unas 50 organizaciones sociales, se introdujo una reforma a la ley general de minería al congreso de la república solicitando un cambio en la consulta a los pueblos para que esta fuera efectivamente vinculante, esta consulta aun duerme en una comisión de dictamen como casi todos los requerimientos ciudadanos que se hacen en favor de los pueblos y en contra de los intereses de los grupos de poder.

Tampoco hemos recibido respuesta del recurso de inconstitucionalidad sobre la ley general de minería que varias organizaciones e individuos miembros de la CONROA interpusimos en el mismo mes de octubre de 2014 ante la Corte Suprema de Justicia.

Ya son más de 15 los municipios que han realizado consultas en sus poblaciones y que han declarado sus territorios libres de minería y en algunos casos libres de hidroeléctricas, entre ellos: Dulce Nombre de Culmí en Olancho, San Francisco en Atlántida, Balfate en Colón y El Porvenir en Francisco Morazán. No obstante lo anterior y aunque se sabe que la ley general de minería no permite la efectiva vinculación de los resultados de estas consultas, si queda constancia de un repudio generalizado de la población hacia la actividad minera.

Las concesiones territoriales para la actividad minera son otro acto de corrupción de funcionarios del Estado que se realiza a espaldas del pueblo hondureño, se carece de transparencia y no se rinde cuentas de los negocios que subyacen, son cómplices de estas acciones al menos los gobiernos que han dirigido el país desde el huracán Mitch, el congreso de la república, especialmente la comisión de minería que preside Rolando Dubón, pero principalmente el gobierno de JOH y su grupo de funcionarios agrupados en la cueva de INHGEOMIN que dirige Agapito Rodríguez.

Las acciones ciudadanas continuarán en resistencia, durante los meses de julio y agosto de 2015 y siempre que las circunstancias nos exijan, demostraremos al mundo entero que apenas es un pequeño grupo de falsos hondureños que busca cambiar el paisaje de Honduras destruyendo los bosques los cerros y acabando con los ríos y la disponibilidad de agua para la población mediante la actividad minera a cielos abiertos.

Aquí no se rinde nadie, la lucha sigue
Serán muchos Honduras tus muertos, pero todos caerán con honor
COALICIÓN NACIONAL DE REDES Y ORGANIZACIONES AMBIENTALES DE HONDURAS
CONROA
Junio de 2015