Cabañas contra la minería: “Minería nunca más”

Pobladores de San Isidro Cabañas, El Salvador en conjunto con diferente organizaciones sociales y ambientales se concentraron frente a Fundación el Dorado (Oceana Gold) para manifestar el rechazo a proyectos de explotación minera, a pesar de las amenaza por las empresas, el pueblo resurgió para no permitir el daño los mantos acuíferos, montañas debido a la extracción de oro.

cabannas-nomineria-2015-5Desde la llegada de los españoles en 1492 los pueblos indígenas se vieron enfrentados en la catástrofe invasiva, las creencia, tradiciones y costumbres fueron llevadas hasta el fondo de un abismo impuesto por los colonizadores, que además de cambiar la cosmovisión de los habitantes de las Américas, también saquearon los recursos naturales en tierras edénicas de los pobladores originarios.

La plata y el oro fueron los minerales más deseados por estos extraños seres que llegaron armados y dispuestos a exterminar a quienes se pusieron frente a sus intereses, los años pasaron y los invasores se quedaron armando estrategias para saquear el poco oro y plata que aún existe bajo la tierra.

La empresa minera Pacif Rim, ahora es Oceana Gold, la cual al perder fuerza sigue transformando su nombre para engañar a los pobladores de San Isidro en el departamento de Cabañas. Ahora la empresa minera busca confundir a los habitantes de la zona haciendo llamar Fundación el Dorado o Minerales el Torogoz.

Las matanzas no se hicieron esperar como aquellos caballeros armados con bronce, lanza y espada que derramaron sangre en 1492 en 2009 hubo sucesos similares a los defensores de derechos humanos que dijeron No a la minería, Marcelo Rivera, Ramiro Rivera y Dora Sorto solo son algunos de los casos emblemáticos que  se dieron a conocer tras el  acoso de las empresas extractoras de oro y minerales.

El miedo era parte de la sentencia haciendo un recordatorio del pasado pero ahora los pobladores de San Isidro en Cabañas luchan por defender los recursos naturales, las aguas se ven afectadas cuando las empresas mineras lavan el oro  con compuesto como el cianuro.

Orlando Velasco poblador de San Isidro aseguró que la empresa Oceana Gold (Fundación el Dorado) esta  asesinando personas, ríos y todo recurso natural por el interés al dinero.

“Recuerdo que nos quisieron asustar, asesinando a nuestros líder que se oponía a las empresas mineras, no se equivoquen las empresas nos están matando el hambre (haciendo un llamado a pobladores de cabañas para que trabajan para la Fundación el Dorado) pero después nos van a dejar sin agua en San Isidro, es preocupante la cantidad de agua que se ha reducido significativamente”.

Cuando los europeos llegaron por tierras fértiles encontraron a personas llenas de miedo, ya que nunca habían visto a seres blancos que llegaron con el engaño en sus bocas y desgracia en sus manos, esta vez los pobladores de San Isidro dejaron el miedo a un lado y decidieron luchar por sus tierras y ríos, una buena cantidad de personas llegaron frente a las instalaciones de la Fundación El Dorado para exigir que “dejen de explotar” los recursos del país.

La iglesia católica también apoyo esta iniciativa, tal es el caso del sacerdote Neftalí Ruiz que participó en la concentración.

“El llamado que Dios nos hace es al de no matar la empresas mineras vienen a saquear y a matar a cada uno de nuestro compañeros amigos y hermanos cuando explotan la minería metálica va a ver muerte y destrucción por eso decimos no a la minería  metálica, no a la muerte,  las empresas  no vienen a traer vida sino muerte”

“La empresa viene a matar a destruir a llevarse nuestro oro nuestros recursos naturales, no importa se llame Pacific Rim, Oceana Gold o Fundación el Dorado”

“Lo único que quiere es saquear robándose los recursos naturales en El Salvador hay un estrés hídrico, la empresa minería utilizara grandes cantidades de agua para los procesos de extracción de oro”, concluyó el Padre Ruiz

Las organizaciones ambientales y sociales junto a los pobladores del departamento de Cabañas hicieron el llamado al presidente de la república Salvador Sanchéz Cerén y a los diputados de la Asamblea Legislativa a que aprueben una ley contra la minería metálica.

Defenderse de una conquista moderna es parte de las iniciativas del Movimiento de Víctimas Afectados y Afectadas por el Cambio Climático y Mega Proyectos (MOVIAC) quienes entre sus lemas esta “gritamos, proponemos, lloramos y cerramos calles hasta el extremo de ofrendar nuestras vidas para defender nuestro territorio El Salvador”.

Ricardo Navarro, director del centro salvadoreño de Tecnología Apropiada, CESTA recordó que el pueblo salvadoreño ha despertado y que no pasará los mismo que cuando llegó Cristóbal Colón y los invasores a las américas.

“Fue porque invasores ladrones de Europa vinieron a robarse los recursos naturales, principalmente el oro y la plata y estos no se ha terminado siguen los ladrones de Canadá  ahora ladrones de Australia a seguir robando, pero hay una diferencia y es que en aquel entonces estaban tratando con indígenas que creyeron que eran  dioses, pero ahora hemos despertado y sabemos que son picaros y la población despierta sabe que  no vienen del cielo sino que de otra parte dispuestos a robar… Con leyes o sin leyes ustedes no se van a llevar la plata y el oro de El Salvador”, culminó Navarro.

El río Titihuapa y seis vertientes de agua fueron afectados por el trabajo de Las empresas minerías, el estrés hídrico podría ser catastrófico si se sigue permitiendo los procesos de minería metálica en El Salvador ya que al afectarse totalmente el Titihuapa, las corrientes de agua desembocarán al río Lempa que es el afluente principal que abastece de agua a todo el país.

Es válido recordar que el pueblo de San Isidro, Cabañas se levanta para enfrentar al monstro minero esperando cambiar la historia y con gritos de: “No a la minería” afrontar los ojos atónitos de la Fundación el Dorado (brazo de la empresa Oceana Gold) demostrando que a pesar de todo la valentía de los pueblos es necesaria para la lucha en protección de los recursos naturales.

 

Fuente: Vanguardia El Salvador. Más información en Diario CoLatino