Declaración política de la Asamblea del Consejo de Pueblos Wuxhtaj

Huehuetenango, Agosto de 2016

asamblea-wuxhtaj-agosto2016Reunidos hoy en Chinab’jul tierra de Kaib’il B’alam en Asamblea Ordinaria más de 270 delegados y delegadas de los pueblos maya Mam, Popti’, Q’anjob’al, Chuj, Akateko, Aguakateko, Chalchiteko, Kiche y mestizo de 26 municipios que convivimos en el departamento de Huehuetenango, invitados nacionales e internacionales. También se hicieron presentes nuestros hermanos Ermitaño López, Domingo Baltazar, Adalberto Villatoro, Francisco Juan, Víctor Pérez y Mynor López, defensores de los ríos de Barillas, Santa Eulalia y San Mateo Ixtatan que estuvieron injustamente en prisión preventiva por 16 meses, como consecuencia de la criminalización de las luchas comunitarias en Guatemala, quienes recibieron honores y un merecido reconocimiento.

Llevamos 10 años luchando permanentemente en la defensa de la vida, ejerciendo el derecho fundamental de la consulta, como respuesta pacífica y democrática frente a la imposición del modelo extractivista. Esta nueva fase de movilización comunitaria ha sido fundamental para frenar la expansión minera en nuestros territorios.

El Estado de Guatemala capturado por la oligarquía, las corporaciones y entidades financieras, durante estos años siempre ha buscado la forma como someternos y doblegarnos, tanto por la vía legal, como a través de la represión y criminalización.

En nuestro país se está llevando a cabo un reacomodo de las fuerzas políticas tradicionales y dominantes y como consecuencia también nuevas estrategias para profundizar la implementación del modelo extractivista, situación que pone en riesgo aun más la soberanía de los pueblos. Por un lado, el Plan Katun 32 que constituye el proyecto de las élites económicas, adoptado por el actual gobierno de Guatemala como plan oficial, por otro lado el Plan para la Prosperidad del Triangulo Norte, un plan geopolítico regional que está acelerando procesos que provocan nuevos relacionamientos políticos y sociales.

El gobierno de Jimy Morales a través del Ministerio de Trabajo, ha iniciado un proceso de reglamentación de la Consulta, con el propósito de definir procedimientos adecuados para la aplicación del Convenio 169 de la OIT y cumplir con las recomendaciones de los “expertos” de la OIT.

La estrategia de institucionalización del derecho fundamental de la consulta se ha impulsado en países latinoamericanos como Perú, Chile, Bolivia y Ecuador, sin embargo en la práctica los resultados han sido desastrosos porque han provocado retrocesos. Han sido iniciativas de mala fe, porque en fondo lo que buscan es beneficiar a los inversionistas, colocando los intereses económicos, por encima de los derechos humanos; en este sentido su objetivo es confundir, restringir y limitar el alcance del derecho fundamental de la consulta.

Para el pueblo Maya la consulta es sagrada, porque es un “principio ancestral de participación y toma de decisiones”. La defensa del territorio es por sí mismo un derecho fundamental que se vincula con otros derechos ampliamente reconocidos a nivel Constitucional y en instrumentos internacionales; aun así consideramos que nuestra lucha tampoco se reduce al ámbito legal, sino es eminentemente político, porque en este escenario, nuestra existencia como pueblos milenarios se pone en riesgo.

Llamamos a todas las fuerzas sociales, organizaciones de Derechos Humanos, movimientos sociales nacionales e internacionales a unir esfuerzos para encontrar respuestas a los nuevos desafíos que se presentan.

“Construyamos el poder comunitario para el ejercicio de nuestra libre determinación”

CONSEJO DE PUEBLOS WUXHTAJ,
MIEMBROS DEL CONSEJO DEL PUEBLO MAYA -CPO-