No a la mega mina en los bosques de la Guayana Francesa

El gobierno francés está promoviendo discretamente la industrialización del sector de oro en la Guayana Francesa. El proyecto Montaña de Oro, planificado para 2018, se convertiría en la mayor mina de oro en suelo francés. No sólo tendría serios impactos humanos y ambientales, también abriría las puertas a otras multinacionales mineras.

Firma la petición aquí

Sería un paisaje infernal: el proyecto “Montaña de Oro” tiene un área de concesión de 190 km. cuadrados e incluiría un tajo abierto de 2,5 kms. de largo, 500 m. de ancho y 400 de profundidad. La planta de procesamiento con cianuro consumiría no menos del 20% de la energía que se genera en la Guayana Francesa.

Esta actividad industrial significa la destrucción de anchas franjas de los bosques y ecosistemas circundantes debido al probable drenaje ácido de las minas. El mayor riesgo se debe al almacenamiento de millones de toneladas de lodos con cianuro. Desde 2000, ha habido al menos 25 roturas de diques mineros en todo el mundo. En 2015, colapsó uno en Brasil causando uno de los mayores desastres ecológicos de todos los tiempos.

La Guayana Francesa abarca una parte aún intacta de la selva Amazónica –pulmón verde de nuestro planeta y hogar de una biodiversidad extraordinaria. La defensa de este ecosistema frente a actividades extractivas es de máxima importancia.

La minería de oro no es imprescindible. La demanda de la industria es de sólo el 8% del oro que se extrae actualmente. Por medio del reciclaje se obtuvo en 2015 tres veces esa cantidad.

Si Francia autoriza la explotación a gran escala de este primer depósito, sentará un precedente desastroso para proyectos similares en el futuro.

Estos planes no conducen a un desarrollo sostenible. Y no se ha consultado a la población ni se cumplieron los procedimientos del Consejo Consultativo de las Poblaciones Amerindias y Bushinengués (CCPAB).

El colectivo “Or de question”, una alianza de ONGs locales y nacionales, hace un llamamiento al gobierno francés para que cancele inmediatamente los proyectos mineros a gran escala. La economía de la Guayana Francesa debe apuntar al desarrollo ecológico y sostenible.

Firma contra el potencial desastre ecológico.