Pensar desde los comunes

Compartimos el libro Pensar desde los comunes de David Bollier* traducido por Guerrilla Translation y editado colarativamente bajo Licencia de Producción de Pares (P2P)** por Sursiendo en México, Traficantes de Sueños en el Estado Español, Cornucopia en Perú, Tinta Limón desde Argentina.

¿Qué son los comunes?

“Las mujeres de Erakulapally, un pequeño pueblo a dos horas de Hyderabad, India, extendieron una manta en el suelo polvoriento y vertieron con delicadeza sobre ella sacos con semillas de colores vibrantes y olor acre. Así formaron treinta montones: su tesoro. Para estas mujeres (todas ellas dalit o intocables, miembros de la casta social más baja y pobre de la India) las semillas significan mucho más que solo semillas. Son símbolos de su emancipación y de la restitución del ecosistema local. Las semillas de cosecha propia han permitido que miles de mujeres de pueblos pequeños de la región india de Andhra Pradesh escapen de su destino de trabajo forzado y mal pagado y se reinventen como agricultoras autosuficientes y orgullosas.”

Bollier se da a la tarea de desarrollar en este libro ejemplos, como este de las campesinas de la India, que son semejantes en cuanto involucran a una colectividad, un bien común y una forma de gestionarlo comunitariamente. En eso consiste básicamente un común, que también se puede llamar una comunalidad o un procomún. De hecho, el autor nos comparte varias definiciones a lo largo de las 200 páginas de esta edición, como por ejemplo que es “Un sistema de autoorganización a través del cual las comunidades gestionan recursos (tanto renovables como no renovables) con escasa o nula dependencia del Estado y del mercado”.

Algo que ya existe desde hace siglos: los bienes comunes, que sufrieron una embestida brutal a partir de la acumulación originaria que propició el capitalismo a partir del siglo XV, están siendo redescubiertos por miles de personas que buscan alternativas a la crisis mundial que vivimos. Pero las embestidas del capital no cesan y, como apunta David Harvey con su concepto de acumulación por desposesión, ahora el neoliberalismo está intentando devorar no sólo bosques, semillas, agua, recursos energéticos y otros sino también conocimientos, sentires, lenguas, aire, colores, ondas electromagnéticas, costumbres, pueblos…

Mucha gente se organiza para defender y crear comunes, para tener agua limpia o pesca sostenible o biodiversidad en los bosques o cultura para todos y todas o semillas nativas o software libre…

Este libro resultará de gran interés para cualquier persona que busque inspiración en procesos humanos no capitalistas y que piense que hay puentes entre las luchas por la vida digna, entre los distintos comunes, el P2P (peer-to-peer o entre pares), a los sistemas de producción distribuidos y de código abierto, a las licencias libres, etc.

David Bollier, su autor, es un escritor y consultor político, activista internacional, blogger e investigador independiente. Ha escrito otros seis libros sobre temas relacionados con el procomún, incluidos Green Governance [Gobernanza verde], The Wealth of the Commons [La riqueza de los comunes] y Viral Spiral [Espiral viral].

**Licencia de Producción de Pares (P2P): se puede compartir – copiar, distribuir, ejecutar y comunicar públicamente la obra – y hacer obras derivadas. Aribución: Debe reconocer los créditos de la obra de la manera especificada por el autor o el licenciante (pero no de una manera que sugiera que tiene su apoyo o que apoyan el uso que hace de su obra). Compartir bajo la Misma Licencia: Si altera o transforma esta obra, o genera una obra derivada, sólo puede distribuir la obra generada bajo una licencia idéntica a ésta. No Capitalista: La explotación comercial de esta obra sólo está permitida a cooperativas, organizaciones y colectivos sin fines de lucro, a organizaciones de trabajadores autogestionados, y donde no existan relaciones de
explotación. Todo excedente o plusvalía obtenidos por el ejercicio de los derechos concedidos por esta Licencia sobre la Obra deben ser distribuidos por y entre los trabajadores.)

 

Fuente: Sursiendo