Ángela Murillo: a 10 años del MADJ, llamo a las mujeres a que levantemos nuestras voces y despertemos, sólo organizadas lo vamos a lograr

La semana pasada el Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia celebró 10 de años de caminar en la defensa de sus territorios. Compartimos una entrevista realizada a María Ángela Murillo, integrante del MADJ, parte del pueblo indígena tolupán en Yoro

A 10 años de existencia, el Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia cuenta su historia a través de las voces reales y autorizadas para hacerlo, porque son justamente las voces de quienes con paso firme la han escrito. Desde su nacimiento, luego de 38 días de huelga de hambre en el año 2008 condenando la corrupción institucionalizada, el MADJ, apostó decididamente y con corazón a las luchas comunitarias, organizadas y de base como mecanismo de construcción de poder real para la transformación de nuestras diversas realidades en un país tan complejo como Honduras.

Esa visión de país y de las luchas, vistas desde las comunidades mismas, tiene un matiz de aún mayor valor cuando se escribe desde el lente de los pueblos indígenas, como el pueblo tolupán, quienes históricamente han recibido el olvido e indiferencia sistemática, pero que han articulado esfuerzos valiosos durante años por la defensa de su territorio ancestral y de sus bienes naturales.

María Ángela Murillo, es una mujer joven, indígena tolupán, que desde el 2013 ha apostado toda su fuerza, entrega y amor por la protección de su pueblo desde el Movimiento Amplio, a 10 años, cuenta su historia desde el MADJ y en el MADJ.

 

¿Cómo y cuando conoció el MADJ?

– Al MADJ lo conocí, cuando ellos se encontraban en una huelga de fiscales en Tegucigalpa, por medio de los diferentes medios de comunicación escuchaba mucho hablar de estos fiscales, más tarde empezó a llegar el MADJ a nuestras comunidades por tanta problemática que teníamos al querer reconocer nuestros derechos.

 

¿Desde cuándo se organiza en los núcleos del MADJ-Tolupan?

– Me gustaba el trabajo del MADJ luchando contra la corrupción y la impunidad y esto me llamó mucho la atención, pero en 2012 me acerqué, y luego, ya en 2013 cuando nos asesinaron a los compañeros y la compañera María Enriqueta, ya formaba parte del Movimiento y desde ese tiempo a la fecha he luchado, agradezco al MADJ por enseñarme a abrir los ojos y enfrentar las realidades con conocimiento. Porque nos han ayudado a orientar y saber el trabajo que hacía el MADJ y el trabajo que debíamos asumir para defender nuestros recursos. Este es un trabajo de lucha, lo aprendí con el MADJ y lo voy a culminar con el MADJ.

 

¿Cuál es el papel de la mujer indígena tolupan al estar en el MADJ?

– El compromiso que tenemos como mujer indígena al estar organizada en el MADJ es compartir a todas las comunidades los conocimientos adquiridos por los diferentes talleres y escuelas de formación brindadas por el MADJ y así organizar a los diferentes pueblos, para que todos y todas podamos entender nuestros trabajos sabiendo que vivimos en un país fallido donde no hay justicia y logremos transformar nuestras comunidades y el país entero como mujer indígena y miembra de esta organización.

 

¿Como se siente usted al formar parte de una organización que cumple 10 años de lucha contra la corrupción y la impunidad, que defienden los derechos de todos los pueblos en Honduras?

– Me siento muy feliz, muy orgullosa de pertenecer a el MADJ, gracias a esta organización me he capacitado y he conocido cuales son mis derechos como mujer y el papel que debía asumir, sabiendo que hay muchas mujeres que se sienten indefensas y no han despertado; para mí significa haber despertado de una eternidad donde me encontraba dormida impuesta por la sociedad, y poder luchar para que todos nuestros derechos sean respetados y que todas las mujeres seamos reconocidas por nuestras capacidades.

 

¿Qué le motiva a usted para seguir organizada en MADJ-Tolupán?

– Me impulsa seguir de pie en la lucha para que todos y todas podamos tener una vida digna, justa para que los hombres y mujeres vivamos en un ambiente sano donde podamos vivir en comunidades con soberanía territorial con derechos, seguir siempre hacia delante, nunca un paso atrás.

El pueblo tolupan agradece el trabajo del MADJ por que juntos hemos avanzado y estoy convencida que juntos vamos a lograr todos nuestros objetivos. Estamos siempre en resistencia y estaremos siempre en el campamento por la defensa de nuestro territorio y nuestros bosques de pino.

 

¿Qué riesgos han enfrentado como mujer indígena miembra del MADJ?

– Nosotras las mujeres enfrentamos muchos obstáculos donde se nos violan nuestros derechos, se nos discrimina, recibimos muchas amenazas a muerte. Algunos compañeros han tenido que salir de nuestras comunidades por tanta amenaza física y moral, pero a pesar de estos actos el MADJ siempre ha estado conmigo y es algo que siempre lo agradeceré, ya que nos ha dado ese respaldo, nos  hace sentir más valiosas, nos llena de fuerzas aun cuando estamos débiles, el MADJ está allí para levantar nuestros ánimos.

Condeno y lamento las acciones del gobierno que siempre se presta para reprimir a nuestro pueblo, para garantizar el corte ilegal de nuestros bosques, irrespetando nuestros derechos sin tener una consulta previa, libre e informada como dice la OIT. Todo aquel que forma parte del MADJ estamos agradecidos con él porque en las buenas y en las malas nunca nos han dejado solas como mujeres indígenas.

 

¿Qué logros ha obtenido usted y las tribus tolupanas al estar organizados en el MADJ?

– Han sido muchos logros, parar los proyectos extractivos como la minería, y la explotación de nuestros bosques, también que luchamos juntos para que se respeten nuestros derechos. La parte Legal del MADJ es quien está con nosotros en las buenas y en las malas, han sido tantos logros que si no estuviéramos organizados era imposible lograrlos.

Los espacios que el MADJ nos brinda para decir lo que nosotras las mujeres sentimos y pensamos, aunque para sociedad las mujeres debemos estar en casa y no debemos participar en estas organizaciones que defienden; sin embargo, agradezco mucho al MADJ por dar ese espacio de mujer para impartir los conocimientos adquiridos y poder organizar a todas las mujeres de las diferentes comunidades para que juntas podamos vencer y liberar nuestros territorios de empresas como INMARE que saquean ilegalmente nuestros bosques.

 

¿Qué mensaje le envía al pueblo hondureño?

– Invitar a toda la población en general a organizarnos en el MADJ porque es la única organización que sabe tratar bien, la que en verdad nos ayuda a resolver todos nuestros problemas, hago un llamado en principal a la juventud para que sea parte del MADJ y así garantizar un futuro para la organización y para transformar nuestro país, Honduras que tanto lo necesita, mi mano de solidaridad con todas las personas que se encuentran en lucha, defiendo el agua, nuestros bienes naturales y nuestros derechos.

A todas las mujeres de todos los pueblos originarios que levantemos nuestras voces y despertemos como lo ha dicho nuestra compañera Berta Cáceres “Despertemos humanidad, ya no hay tiempo”. Solo organizadas en el MADJ vamos a poder alzar ese grito de defensa que lucha por nuestros territorios, derechos y bienes naturales para que nuestra autonomía se pueda ver y reflejar en nuestras realidades.

Fuente: Movimiento Amplio

Notas relacionadas: