De relámpagos y recuerdos… Minería y tradición de lucha serrana por lo común

Quizá el lector deba adoptar las mismas precauciones que la autora ante este libro singular: caminar de puntillas, al borde siempre de algún precipicio, al incursionar por intimidades y territorios vedados al extraño. Sólo una sensibilidad conscientemente femenina, inspirada a veces por curiosidad gatuna, pudo realizar esta tarea sin perder rigor de la mirada técnica. Cada des-cubrimiento estuvo al servicio de algún en-cubrimiento. Revelar es aquí lo que la palabra dice y lo contrario: Elia quitó velos, mostró lo que había tras ellos para darle relieve y hacerlo relevante, y al mismo tiempo lo veló de nuevo, lo ocultó, le puso doble velo…

Se entiende así por qué este libro dice del extractivismo minero algo más de lo que todos sabemos o habla asuntos de la Sierra Norte de Oaxaca o de la comunalidad que no habían sido abordados, a pesar de la reciente invasión de interesados en ellas que parecían haber cubierto todo el terreno.

Se explica bien, en este libro, que la memoria y el olvido son siempre selecciones, extractos, abstracciones: separan algo del conjunto. Se explica también por qué la memoria y el recuerdo son procedimientos diferentes, que cumplen funciones distintas. Y todo esto se hace con gusto por la palabra, para permitirnos una percepción más profunda y sagaz de lo que siempre ha estado ahí pero no nos atrevíamos a ver.

Gustavo Esteva