Olanchito se une a los municipios libre de minería

En un masivo cabildo abierto realizado en la Casa de la Cultura, la ciudadanía de Olanchito, Yoro, hizo suyo el derecho a la autodeterminación de los pueblos, declarándose municipio libre de explotación minera. La declaratoria se dio a raíz de la amenaza que significa el otorgamiento de cinco concesiones mineras a punto iniciar el proceso de exploración en zonas de mucha riqueza natural.

Entre los lugares amenazados con la construcción de empresas extractoras de minerales, se encuentra el Parque Nacional Pico Bonito, localizado en el punto más alto de la cordillera Nombre de Dios, al interior de los limites político- administrativos de los municipios de La Ceiba, San Francisco y La Másica, en el departamento de Atlántida y el municipio de Olanchito, en el departamento de Yoro.

El director ejecutivo de la Fundación Parque Nacional Pico Bonito, FUPNAPIB, Jehovany Cruz, explica que la declaratoria no es un evento aislado que surgió de la noche a la mañana, sino que forma parte de toda una serie de actividades de socialización, formación y organización de diferentes sectores de la ciudadanía de Olanchito.

“Nosotros creemos que es importante que los pueblos se organicen en torno a la defensa de los bienes naturales. Ahora que se ha logrado la declaratoria, el trabajo no finaliza, sino que viene un proceso de socialización a todos los niveles, además de estar vigilantes de las acciones que se puedan dar entorno a las autorizaciones emitidas para permitir la minería en la región”, señala el ambientalista.

Jehovany Cruz, explica que la declaratoria por sí sola no va a lograr el objetivo para la que fue realizada, para ello es necesario que toda la ciudadanía se haga un nudo y continúen en el proceso de vigilancia.

“Hemos tenido información que probablemente se mantenga el interés de grupos económicos y empresas de continuar con el objetivo de extraer minerales en las concesiones señaladas. Para hacer frente a ello es importante la organización y una ciudadanía activa” apunta.

El alcalde de Olanchito, José Tomás Ponce, asegura que como corporación municipal respetarán la decisión soberana que ha tomado la ciudadanía, porque la misma significa salvaguardar la salud y vida de la población.

“La declaratoria fue por unanimidad. Sentimos el respaldo del pueblo y respetaremos esa decisión tomada”, expresó el edil.

El funcionario explica que haber realizado la declaratoria no ha sido fácil porque siempre hay poderes ocultos que quieren la instalación de las mineras para beneficiarse económicamente. Sin embargo la decisión está tomada y solo la población la puede modificar.

Además señala que como funcionarios públicos deben respetar la voluntad de las grandes mayorías. “Tenemos que aprender a escuchar al pueblo, las municipalidades somos el vehículo para que la ciudadanía se manifieste y tenemos que dar esa facilidad”.

 

Parques Nacionales en Peligro

El director ejecutivo de la Fundación Parque Nacional Pico Bonito, FUPNAPIB, Jehovany Cruz, agregó que las concesiones mineras e hidroeléctricas confrontan directamente con el marco legal que tienen las aéreas protegidas y zonas productoras de agua. Explica que la actual Ley de Minería, en sus zonas de exclusión prácticamente está permitiendo que en más del 90% de las áreas protegidas del país se permita la actividad minera.

En mayo 2017, el Centro Hondureño de Promoción del Desarrollo Comunitario (Cehprodec) y la Fundación Parque Nacional Pico Bonito (FUPNAPIB), publicaron un informe sobre el caso de la presa hidroeléctrica Cuyamel II, en el río Cuyamel, situado en el Parque Nacional Pico Bonito, un proyecto aprobado sin información y participación adecuada de las comunidades locales y que supone un peligro para el medio ambiente y que, a largo plazo, podría afectar a más de 7,000 personas. Ese informe refleja que las áreas protegidas  se han vuelto jurídicamente vulnerables.

En ese sentido, el representante de la FUPNAPIB, Jehovany Cruz, señala la importancia que otros municipios a nivel nacional realicen declaratorias contra la minería y las hidroeléctricas.

“Creemos que haciendo un trabajo fuerte de socialización en la población y autoridades municipales se puede lograr que comprendan el peligro de estos proyectos de muerte. Lo que sucedió en Olanchito se debe expandir a otros sectores del país”, señaló Cruz.

Fuente: Radio Progreso