Rechazan en Montaña y Costa Chica la iniciativa de ley agraria de Morena; desprotege a indígenas

Trastoca y rompe los derechos colectivos de los pueblos, y deja abierta la posibilidad para que entren las empresas mineras a devastar las comunidades, advierte el Consejo Regional de Autoridades Agrarias.

El Consejo Regional de Autoridades Agrarias en Defensa del Territorio (CRAADT) de la Montaña-Costa Chica que está en contra de la minería y de la reserva de la biosfera rechazó, desconoció y solicitó al coordinador de senadores de Morena, Ricardo Monrreal, que frene su iniciativa de Ley para el Desarrollo Agrario, porque deja más vulnerables a las comunidades indígenas y desprotegidas ante proyectos extractivistas.

Además exige a los ayuntamientos, a los congresos locales y al federal así como al Senado que no generen mecanismos que permitan la entrada de empresas extractivas a los pueblos indígenas.

En un comunicado la organización señala que desde la reforma al Artículo 27 Constitucional en 1992 con el presidente Carlos Salinas de Gortari, y la abrogación de la Ley Federal de Reforma Agraria cancelaron el reparto agrario y forzaron el triunfo de la lógica liberal para que la tierra pasara a ser, antes que un derecho, una mercancía.

La CRAADT sostiene que la reforma “rompe con uno de los principios básicos de la revolución mexicana: el derecho de las y los campesinos a tener tierras”.

Porque la iniciativa de ley presentada el 23 de octubre pasado integra la actual Ley Agraria y la expedición de la Ley para el Desarrollo Agrario “que da continuidad a las contrarreformas salinistas y a las contrarreformas estructurales con el fin de imponer las políticas neoliberales en las comunidades indígenas”.

Lamenta que con la llegada del nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador exista la tendencia de políticas de despojo y explotación de los bienes naturales, por ello piden que sea frenada la iniciativa “que sólo deja más vulnerables a nuestras comunidades indígenas y desprotegidas de proyectos extractivistas, pues facilita el saqueo y el despojo de nuestros territorios por parte de empresas privadas y mineras”.

“Nos cuesta creer que el presidente electo siga la misma tesitura de los gobiernos anteriores de seguir socavando la vida de nuestros pueblos a través de leyes que sólo benefician a los consorcios y empresas mineras. La iniciativa es un mal augurio de parte del gobierno que tomará posesión el primero de diciembre, que no hace más que continuar enterrando los colmillos a nuestros pueblos. Se avizora un gobierno de oídos sordos a nuestras demandas y nuestras luchas que hemos dado en defensa de nuestro territorio ante empresas extractivas”.

La CRAADT rechaza de forma “enérgica” la iniciativa de ley porque trastoca y rompe con los derechos colectivos de los pueblos indígenas, y deja abierta la posibilidad para que entren las empresas mineras a devastarlas.

Exige que el gobierno electo respete el proceso de defensa de “nuestros cerros sagrados, nuestros ancestros, ríos y los cantos de las aves”, porque rompe con la lógica de la colectividad y deja a un lado a los pueblos indígenas como sujetos de derecho.

“No queremos más saqueos en nuestro territorio libre de minería y no queremos más leyes que dañen nuestra cultura y nuestra identidad. Nuestras tierras no están a disposición de los grandes capitales, y por eso seguiremos resistiendo hasta con nuestras vidas porque nuestra madre tierra nos da la vida, nos alimenta. Con esta iniciativa las asambleas agrarias, así como la consulta previa, libre e informada dejan de ser un instrumento de defensa colectiva”.

Fuente: El Sur de Guerrero