14 Plataformas de España y Portugal se reunieron en febrero para analizar los “Impactos de la Minería en la Península Ibérica”

Los días 15, 16 y 17 de Febrero un total de 14 plataformas y asociaciones de la Península Ibérica en contra de las minas a cielo abierto, acudieron a la cita a la que habían sido invitadas por de la Red ContraMINAcción de Galicia con motivo de su IV Encuentro.

Fueron tres días de intenso trabajo en el que los diferentes colectivos pudieron compartir la preocupación por el impacto que esta forma de minería tiene sobre la salud y la vida de los seres humanos, sobre el medioambiente y sobre el territorio en el que se desarrolla, ya que destruye la forma de vida de las poblaciones afectadas, siendo las consecuencias irreparables y perennes en el transcurso del tiempo.

Pudieron escuchar de “viva voz” y presenciar “in situ”, las consecuencias que quiénes ya padecen, sin ser ni escuchados ni atendidos, lo que para muchos, en este momento, es una amenaza.

Las conclusiones de este encuentro han sido positivas; entre los objetivos planteados se encontraba la formación de una red de trabajo común, con estrategias y acciones conjuntas para visibilizar, concienciar, movilizar y luchar contra un modelo de extractivismo, que los integrantes de las plataformas y asociaciones, describen como VORAZ, DEPREDADOR, INSOSTENIBLE e IRREVERSIBLE, y que se está intentando imponer en nuestros territorios CON VIOLENCIA SOBRE NUESTRAS VIDAS.

 

Declaración Final

IV Encontro de ContraMINAcción, Rede contra a Minaría Destructiva na Galiza junto con Asociación de Afectados por Metales Pesados (Cartagena), Coordinadora No a la Mina de Uranio (Salamanca), La Raya sin Minas (Valencia de Alcántara, Cáceres), No a la Mina en el Valle del Corneja (Ávila), No a la Mina en la Sierra de Ávila (Ávila), No a la Mina en la Sierra de Yemas (Ávila), No en mi Tierra (Zamora), Oro No (Asturias), Plataforma Ciudadana Sierra de Morón (Sevilla), Plataforma Sierra de Gata Viva (Cáceres), Salvemos la Montaña (Cáceres), Salvemos las Villuercas (Cáceres) e Unidos em Defesa de Covas do Barroso UDCB (Portugal) sobre “Impactos de la Minería en la Península Ibérica”

Representantes de Plataformas Ciudadanas arriba mencionadas, apartidistas, afectadas por proyectos mineros pasados, presentes y  futuros, reunidas en Santiago de Compostela los días 15, 16 y 17 de Febrero de 2019, declaramos nuestra voluntad de trabajar en conjunto para hacer visible el boom minero, denunciar las consecuencias que nos trae y detenerlo, en solidaridad mutua y junto a otros grupos de afectadas y afectados por minería dentro y fuera de nuestras fronteras.

La minería no es vida, sino la destrucción de la vida existente, del patrimonio natural y cultural, contaminación, es también peligrosidad, precariedad, despidos, fluctuaciones, cierres y abandono.

En relación a las diferentes fases de los proyectos mineros en la Península Ibérica:

  • Dicen que restauran y/o rehabilitan los terrenos, que incluso los mejoran, y, por ejemplo, en la Sierra de Cartagena las balsas de lodos, escombreras y tierras contaminadas permanecen abandonadas desde hace décadas, a solo metros de las casas y la escuela, regadas con las aguas de lluvia y el polvo en suspensión, dañando la salud de las niñas y niños y de toda la población, mientras el gobierno de Murcia, impasible, niega la situación y elude la responsabilidad.
  • Dicen que las explotaciones y sus instalaciones son seguras, y no contaminan, mientras vimos la desgracia -el crimen- reciente de la ruptura de una balsa de lodos en Brasil que ha matado a más de 300 personas, respiramos preocupados/as porque el derrumbe de la mina de Cobre Las Cruces en Gerena (Sevilla) coincidiera con el cambio de turno de los trabajadores; y elevamos la voz con rabia, porque en San Finx, Galicia, las estratagemas de la administración y la empresa minera omiten la amenaza de presas de decantación con metales pesados que ya vierten a la ría y amenazan con la ruptura y la catástrofe.
  • Dicen que crean trabajo, pero en las minas abiertas, y según las estadísticas oficiales, la media de trabajadores es inferior a 15 personas, como en la mina de Aguablanca en Monesterio, donde redujeron la plantilla de 25 a 9 trabajadores. Sinembargo amenazan miles de trabajos reales, arruinando a familias que ya desarrollan actividades sostenibles en la mayoría de los casos, como en las Villuercas, en la Sierra de Gata y en muchos otros lugares de Extremadura.
  • Dicen que en las zonas rurales no hay alternativas laborales, pero las Plataformas sabemos que desarrollamos la vida, sin prisa ni pausa, trabajando sin perjuicios para otros sectores, sin amenazar las opciones de futuro, como en el occidente de Asturias, en Salave, donde la administración y las empresas mineras del oro quieren imponer su alternativa destructiva sobre la vida y tradiciones de agricultores/as, ganaderos/as, mariscadores/as, pescadores/as, o sobre el turismo, la educación, la salud. O como en Touro, por donde además de las actividades rurales mencionadas, un proyecto minero de cobre se encuentra al paso de la última etapa del Camino de Santiago, ahora amenazado. Y en las Villuercas, Cañamero lleva 100 años con la colonia agrícola funcionando y fijando población.
  • Dicen que es sostenible, pero agotan recursos naturales no renovables, eliminan la tierra fértil que permite la alimentación, queman ingentes cantidades de combustibles fósiles y de energía, acaparan grandes cantidades de agua para contaminarla con metales pesados y tóxicos químicos, y abandonarla posteriormente. Eso entre otras muchas cosas temen en Ávila, en la Sierra de las Yemas y en el Valle del Corneja.
  • Dicen que es en nombre de la Transición Energética y de la propaganda que promueve los coches eléctricos como la alternativa “cero emisión” y amiga del ambiente pero la afrontan con hipocresía, proyectando minería de litio y otras materias primas en lugares Patrimonio Mundial Agrícola como Covas do Barroso, en Portugal; y en lugares Patrimonio de la Humanidad como la ciudad de Cáceres, pretendiendo monopolizar y agotar recursos naturales con el agua, el aire, los suelos de alta calidad para producir y consumir más y más.
  • Dicen que son transparentes, que la población puede informarse, participar en el modelado de su modelo impuesto, pero esto no es participación sino compensación, pues nadie nos ha preguntado, nos ocultan y dificultan el acceso a la información, desoyen y desprecian el saber adquirido por los grupos afectados, como sucede con respecto al proyecto de uranio en Salamanca.
  • Dicen que somos alarmistas pero ocultan y niegan consecuencias de los proyectos mineros, sin ninguna transparencia, abusando de la población, aprovechándose del desconocimiento, sin informar de las auténticas intenciones, ni de futuras ampliaciones, ni de riesgos; e incluso pretenden introducir material sesgado y falso en las escuelas, como en el caso de Galicia, donde, con ayuda de los medios de masas, lavan una imagen que no pueden ocultar, la de la realidad.
  • Dicen que es por nosotros/as, pero nos faltan al respeto y pretenden dejarnos sin futuro.

Somos 14 plataformas afectadas y nos oponemos a los proyectos mineros que amenazan nuestras tierras. Y denunciamos:

  • Que son excesivos los costos sociales y ambientales asociados a la minería del siglo XXI, los atropellos de derechos y la destrucción, la contaminación y la peligrosidad.
  • Que sostener el modo de vida de consumo excesivo de una parte de la sociedad no puede acabar, en nombre de la sostenibilidad, con zonas y culturas que actual y realmente viven de manera sostenible, así lo han hecho a lo largo del tiempo, y así desean seguir haciéndolo.
  • Que para llevar a cabo sus negocios mineros, para conseguir sus fines lucrativos utilizan de manera sistemática la especulación, la mentira y el engaño, la negación de las consecuencias, la publicidad falsa y sesgada, la imposición.
  • La situación política y empresarial del sector minero declarando nuestra más absoluta y rotunda oposición al fomento de la minería y al abandono de las explotaciones sin restaurar, sin rehabilitar.

Y exigimos

  • Que las empresas mineras y sus intereses lucrativos no pueden estar por encima de las personas y comunidades locales, de sus modos de vida, sus tradiciones, las tierras que trabajan y les sustentan, el agua limpia que necesitan.
  • Que se declaren como estratégicas en las zonas rurales las actividades agrarias, ganaderas, agroalimentarias, forestal, pesquera y turística, prioritarias y prevalentes siempre por encima de la minería.
  • Que se declare como recurso prioritario el agua, recurso finito y vital para cualquier forma de vida, que se debe garantizar y dar especial atención a su salubridad, acceso universal y gratuito y suministro tal como está recogido en la Carta de Derechos Humanos, directivas de la UE y legislaciones de los Estados miembro.
  • Que los partidos políticos deben representarnos y velar por los intereses de la sociedad local en primer término, siendo ésta quien debe decidir. Cambios en la gestión administrativa y en las políticas.

Santiago de Compostela, 15, 16 y 17 de febrero de 2019