Río Blanco ha tomado la firme decisión de no permitir ningún tipo de actividad extractiva en su territorio

Comunicado desde Río Blanco

 

A las personas del campo y la ciudad que defienden el agua.
A las organizaciones y colectivos sociales que luchan contra el extractivismo, el colonialismo y el imperialismo.
A los medios de comunicación locales, nacionales e internacionales.
A las instituciones del estado ecuatoriano que en teoría deberían velar por nuestros derechos y los de la naturaleza.

Antecedentes:

La comunidad de Río Blanco ha tomado la firme decisión de no permitir ningún tipo de actividad minera o extractiva dentro de su territorio y reconstruir los lazos sociales y familiares rotos por la empresa minera china Junefield en su comunidad, además recuperar el trabajo en minga de la tierra el cual se perdió los últimos años con la minería.

Para cumplir con este objetivo de integrar a la comunidad y mantener los páramos y fuentes de agua libres de minería, Río Blanco se encuentra ejecutando un proyecto integral de vida en comunidad, con una armoniosa relación con la naturaleza y los derechos de la Madre Tierra, tal cual como ha sido su historia antes de la llegada de las empresas mineras.

Río Blanco a parte de los proyectos de agroecología, crianza de animales menores y ganadería familiar que ya tiene, ha incluido en sus metas colectivas al turismo comunitario y ecológico; abriendo las puertas de su territorio para que personas de Cuenca, Ecuador y el mundo encuentren un espacio en donde re-conectarse con la tierra, el agua, la siembra, las cosechas, la medicina de las plantas, los cerros, lagunas, bosques, animales, insectos, pájaros, mingas y ríos.

Río Blanco 14, de Marzo del 2019

 

Memorias del fin de semana del 09 y 10 de marzo del presente año:

El fin de semana del sábado 09 y 10 de marzo, la comunidad de Río Blanco recibió a varios visitantes de diferentes partes del mundo, pertenecientes a la red local e internacional “Guardianes del Agua”, con quienes realizó actividades turísticas y trabajos en minga para la construcción del Templo del Agua.

Por otra parte Río Blanco recibió una visita del pueblo de Molleturo para hacer un reconocimiento de los límites territoriales con la parroquia de Chaucha y observar el cumplimiento de la sentencia a favor del agua dictaminada el año pasado por el juez Paúl Serrano y ratificada en segunda instancia.

En esta visita se pudo observar:

  1. Una fuerte presencia policial y de guardias privados custodiando el campamento minero que ilegalmente continúa ubicado en los páramos de Río Blanco, lo que genera un ambiente de preocupación y descontento en las comunidades ante las permanentes amenazas de restitución de los trabajos mineros.
  2. Que el camino comunitario que conduce ha Angas, Chaucha y Molleturo se encuentra bloqueado por parte de la empresa minera. Un morador de la zona comentó que observó cómo los guardias privados de la empresa minera cerraron el camino comunal y ancestral.

Por otra parte los turistas manifestaron que les resultó extraño que la vía Migüir siendo un camino público se encuentre restringido por guardias privados de la empresa minera, los mismos que anotaron sus placas y les detuvieron en su normal movilización.

Al subir también nos comentaron que encontraron a un grupo de comuneros restringiendo el paso en el camino, los cuales les intentaron desanimar su llegada a Río Blanco, pudieron identificar que se trataban de trabajadores de la empresa minera.

Al final de la tarde del día sábado las personas del pueblo de Molleturo se regresaron a sus hogares, tomando la vía Chochapamba – San Pedro Yumate, vía pública de permanente uso comunitario, al llegar a Cochapamba fueron interrumpidos el paso por un grupo de comuneros trabajadores de la empresa minera, respaldados por policías y guardias privados quienes con picos, palas y barretas amedrentaron al pueblo de Molleturo, como resultado existe una joven de la comunidad de San Pedro de Yumate herida en su rostro, también manifestaron que intentaron los trabajadores de la minera secuestrar a una persona de Molleturo, finalmente la gente entre razón y pudieron avanzar con su camino.

Los turistas manifestaron su preocupación ante la situación y su incomodidad al mirar como más de 30 policías en camiones recorren las comunidades causando terror en los niños y niñas.

Qué pedimos:

A las comunidades de Molleturo, que no caigan ante las provocaciones violentas de los trabajadores de la empresa minera porque bien sabemos que son enviados por la compañía a causar división en el pueblo y desalentar el turismo.

A la Ministra del Interior, que retire los policías del campamento minero Río Blanco y que reubique esos policías en las calles de Cuenca donde cada día incrementa la inseguridad a las mujeres y población en general.

A la Corte de Justicia de la Provincia del Azuay y la Defensoría del Pueblo, le exigimos el cumplimiento efectivo de la sentencia, esto quiere decir la salida de la empresa minera del territorio de Río Blanco para de esta manera poder desarrollar nuestras actividades cotidianas así como de agroecología y turismo con tranquilidad.

Al Municipio de Cuenca y la Prefectura del Azuay, que dejen de estar apoyando las actividades mineras y que se comprometan de verdad a cuidar los páramos y fuentes de agua.

A los medios de comunicación les pedimos mayor difusión, que acompañen el día a día de las comunidades que custodian el agua y hagan conocer la realidad al público local, nacional e internacional. También les pedimos respeto al agua que beben y a los páramos del Cajas, ya que hemos escuchado en varias radios de la ciudad pautas de la empresa minera Junefield con información engañosa a la ciudadanía; no tenemos plata para pagarles publicidad pero creemos que el trabajo que hacemos de cuidar el agua de todos lo recompensa.

A las y los Guardianes del Agua de la ciudad, que difundan la lucha de Río Blanco por el agua, que difundan el incumplimiento de la sentencia, que difundan la represión que vivimos a diario, que difundan también lo hermosa que es la comunidad de Río Blanco y que sigamos construyendo juntos un territorio libre de minería donde podamos preservar la vida y el ecosistema.

Y finalmente a los turistas que sigan visitando Río Blanco y que juntos podamos construir una comunidad Guardiana del Agua y los páramos como siempre lo hemos sido.

Fuente: Indymedia