El Gato de Schrödinger y el Golpe de Estado Militar

Por Juan Almendares

El gato cuántico

Erwin Schrödinger, premio nobel de física, para explicar el modelo de la física cuántica desarrolló el experimento mental del gato cuántico, bajo el principio de la superposición, el cual sugiere que una partícula cuántica puede estar en múltiples estados a la vez. El gato representando la partícula puede estar vivo y muerto simultáneamente. Esta metáfora cuántica la aplicamos al proceso político del Golpe de Estado Militar en Honduras que tuvo su acontecimiento el 28 de junio del 2009, sin embargo, es un proceso que está vigente y sufriendo modificaciones.  En este modelo el gobierno está representado por el gato, que está vivo cuando le permiten ser emisario de las decisiones del poder hegemónico y que es gato muerto cuando está totalmente aplastado por el poder imperial.

Cabe aclarar que la metáfora aplicada a estas situaciones es un camino para introducirnos en un análisis de la realidad que no es solamente cuántica, sino que requiere mayor profundidad filosófica y científica (social y política).

 

Geopolítica del golpe de estado

Honduras militarmente ocupado por Estados Unidos toma la decisión de derrocar a Zelaya por su acercamiento con Chávez, el apoyo a los movimientos del ALBA y al hacer relaciones petroleras con Venezuela menoscabando los intereses imperiales de Estados Unidos en América Latina, el Caribe y particularmente Honduras.


El Golpe de Estado y la venta de Honduras

Los diferentes gobiernos que se produjeron después del Golpe causaron un aumento de la deuda externa, facilitaron los tratados comerciales desiguales, se acrecentaron los proyectos transnacionales destructores del ambiente, facilitando la acumulación capitalista por desposesión, la consecuencia de esto se reflejó en la multiplicidad de proyectos mineros, construcciones de represas hidroeléctricas, deforestación, incremento de la sequía, destrucción de la biodiversidad y agrocombustibles.

En consecuencia, se vendió el país a las empresas transnacionales, creando la idea que el mega turismo, las maquilas, las privatizaciones (COALIANZA) favorecerían el desarrollo del país.

 

Honduras multienferma

La crisis económica agravó la multienfermedad ecológica y de salud.

La corrupción

La corrupción fue uno de los ejes más graves después del golpe.

En el caso del narcotráfico debemos hacernos algunas preguntas.  ¿Por qué Estados Unidos, siendo el mayor consumidor de droga en el mundo, la guerra contra el narco trafico la desarrolla en nuestros países y el enfoque dentro de su territorio es totalmente diferente?  Consideramos que la corrupción no solamente es de nuestros gobiernos también tiene que haber corrupción de las políticas de las drogas de Estados Unidos porque, ¿por qué no se controla el consumo de la droga?  Por consiguiente, creemos que la responsabilidad de las drogas no es exclusiva de América Latina.

 

Leyes perversas

Se crearon leyes que no fueron respetadas por las propias autoridades. Se militarizó el Estado y las instituciones.  Se incrementaron las tasas de homicidios, tortura, tratos crueles inhumanos y degradantes y la impunidad alcanzó más del 90%.

Las instituciones jurídicas y el Estado de Derecho, procesos democráticos y electorales se convirtieron en una ficción, irrespetando totalmente los derechos humanos.

A nivel legislativo, el Congreso emitió leyes que no garantizan la seguridad social y que apoyan la corrupción, la compra de armas y el poderío militar.

 

La máscara del poder

La palabra persona tiene su origen relacionado con mascara y el poder ejecutivo se convirtió en la máscara del poder, ya que prevalece a nivel de opinión publica y de las fuerzas de oposición, el enfoque reduccionista político, es decir responsabilizar a una persona de toda la desgracia del país y no considerar que es un sistema de gobierno que influye también, no solamente los dirigentes de un gobierno sino los componentes de la clase dominante y sobre todo de la fuerzas militar y policial.

No se puede desconocer que al principio el Poder Ejecutivo aparece como la máxima fuente de poder, por ejemplo, que es el que decide la militarización del Estado.  En realidad, en el proceso golpista las fuerzas armadas fueron logrando cada vez más poder a tal grado que son el verdadero poder detrás de la máscara.

Sin embargo, a que nos referimos cuando hablamos del poderío militar: primero a las fuerzas armadas de Honduras que según La Constitución deben de ser apolíticas y deben de estar destinadas a la defensa de la soberanía nacional.  Tareas que no cumplen porque en vez de ser fuerzas defensoras del territorio se han convertido en fuerzas represoras, violadoras, torturadoras y en muchos casos asesinas de poblaciones civiles.   En la máscara del poder aparenta ser el poder real puesto que es una casta superprivilegiada y se ocupan de tareas que no tienen capacidad como manejo de cárceles, manejo de bosques, manejo de la agricultura, de la educación, de la salud, manejo de la niñez, por lo tanto, se convierten en fuerzas punitivas, persecutorias y criminales.

Paradójicamente las fuerzas armadas son sumisas a las órdenes del Comando Sur que son a la vez, la máscara del poder de El Pentágono y las fuerzas imperiales de Estados Unidos.

¿Cuál es la sombra del poder?  La sombra del poder es lo que no es visible para el pueblo ni para la oposición cuando no hay conciencia que el poder es un sistema que depende de la geopolítica y el poder imperial de Estados Unidos, por eso creemos que toda la política de este poder ha estado orientado a la perdida de la identidad nacional, a la hegemonía cultural y a una profunda crisis existencial, que obliga a nuestra gente a emigrar y a creer que nosotros somos enemigos de nosotros mismos y que lo que tenemos es una guerra entre nosotros cuando lo que existe es una guerra total de este poder hegemónico que nos fragmenta, que nos extraña de nuestra cultura y territorio y que obliga a miles de hondureños y hondureñas a emigrar donde van a ser nuevamente estigmatizados, torturados, enjaulados y donde poco a poco este poder se apodera de nuestro territorio con las Zonas Especiales de Desarrollo, destruye la naturaleza y nuestras vidas, a esto es lo que he llamado el genocidio histórico del pueblo hondureño por los intereses neocoloniales e imperiales.

El gobierno está vivo cuando es oportunista y está muerto cuando es todavía más traidor y aplastado, lo que necesitamos es una unidad real basada en nuestras raíces culturales en el amor, en la solidaridad en la defensa histórica de la vida y la dignidad de nuestro pueblo y de todos los pueblos de América Latina y El Caribe.

Tegucigalpa M.D.C., 15 de enero de 2020

 

Fuente: CPTRT