Impunidad en el asesinato de Adolfo Ich. La Justicia como la serpiente, sólo muerde a los descalzos

Comunicado de UDEFEGUA

El 27 de septiembre 2009, agentes de la policía y del ejército, pretendieron desalojar violenta y extrajudicialmente a la comunidad Las Nubes que posesiona las tierras de Lote 16. Las fuerzas de seguridad actuaron, junto con agentes de seguridad privada, bajo las órdenes del Teniente Coronel retirado Mynor Ronaldo Padilla, Jefe de seguridad de la empresa Hudbey/CGN. En su accionar, agredieron a hombres, mujeres y niños. Pobladores de otras comunidades que se acercaron a la carretera próxima a las instalaciones de Hudbay/CGN, fueron atacados con armas de fuego por la seguridad de la compañía, quienes hirieron a por lo menos 8 personas y asesinaron al profesor Adolfo Ich Chaman. Según el hijo de la víctima, el maestro fue impactado por armas de fuego a quema ropa y herido con machete por guardias privados y el propio Mynor Ronaldo Padilla González. Así mismo el joven German Chub Choc que también se acercaba a observar, fue herido por el ataque directo, con arma de fuego, por Maynor Padilla. Por dicho ataque, German Chub Choc continúa parapléjico.

Adolfo Ich Chamán, se desempeñó como Presidente de la comunidad de La Unión. Era un respetable dirigente Maya Q’eqchi’ y a la vez, profesor. Vivía en la comunidad de La Unión, ubicada en el municipio de El Estor, departamento de Izabal, Guatemala. Fue conocido como un abierto crítico de los daños y las violaciones a los derechos humanos, ocasionadas por las empresas mineras canadienses en su comunidad. Era un enérgico defensor de los derechos sobre los territorios Maya-Q’eqchi’.

En el 2010, en un esfuerzo sin precedentes para llevar ante la justicia los agravios contra el pueblo Maya-Q’eqchi’, la defensora de derechos humanos Angélica Choc, esposa de Adolfo Ich, junto a otros 12 denunciantes demandaron a la compañía Hudbay Minerals y su subsidiaria local, Compañía Guatemalteca del Níquel, en Canadá.

Como consecuencia de su oposición a la actividad minera, esta comunidad ha sido blanco de actos de represión violenta perpetrados por fuerzas de seguridad del Estado y cuerpos de seguridad privada contratados por la empresa. Desde marzo de 2015, Angélica Choc también ha sido la querellante principal en un juicio penal contra Mynor Padilla, antiguo jefe de seguridad de Hudbay Minerals Inc. capturado el 28 de septiembre del 2012.

Este proceso judicial está marcado por la suspensión de audiencias y de acciones propias del litigio malicioso que han permitido al sindicado, a sus abogados y a las mismas empresas identificadas (CGN y Hudbay) utilizar maniobras de coacción, amenazas e intimidaciones contra testigos, querellantes y víctimas, para impedir que se presenten a las audiencias a declarar y exigir justicia. Luego de dos años en el proceso contra Maynor Padilla, el 06 de abril, el Tribunal de Sentencia Penal Narcoactividad y Delitos Contra el Ambiente de Izabal, presidido por la jueza Ana Leticia Peña Ayala liberó al militar de los cargos de lesiones graves en contra de Haroldo Cucul Cucul y Germán Chub Choc; lesiones leves en contra de Ricardo Acte Coc, Alfredo Tzi Ich, Luciano Choc, Oscar Anibal Cac Caal y Samuel Coc Chub, así como por el asesinato de Adolfo Ich Chamán y del atentado contra de otras y otros comunitarios.

Asimismo, ordenó lo conducente contra querellantes y fiscal del Ministerio Público por presuntamente haber inventado testigos falsos.

Ante esto, la Unidad de Protección a Defensoras y Defensores de Derechos Humanos, manifiesta:

  1. Su profunda indignación por esta resolución que coloca un manto de impunidad sobre el asesinato del defensor de derechos humanos Adolfo Ich y las lesiones graves y leves contra Haroldo Cucul Cucul, Germán Chub Choc y otros comunitarios y comunitarias.
  2. Su preocupación por la seguridad e integridad física y emocional de la defensora de derechos humanos Angélica Choc, quien durante años inició la búsqueda de justicia para su esposo y para las y los comunitarios del Pueblo Q’eqchi’. Así mismo por la seguridad e integridad física y emocional de German Chub quien participó como testigo durante el proceso.
  3. Condenamos la actitud del Tribunal presidido por la jueza Ana Leticia Peña Ayala, por resolver a favor del victimario y criminalizar a las víctimas de los hechos ocurridos en septiembre del 2009.
  4. Solicitamos a las autoridades del Ministerio Público y Policía Nacional Civil garantizar la vida, integridad y seguridad de los querellantes adhesivos, testigos, víctimas y familiares de los agredidos por el militar Maynor Padilla.
  5. Exhortamos a las organizaciones sociales, populares y de derechos humanos solidarizarse con las y los defensores de derechos humanos hoy afectados y a desarrollar una articulación que les proteja.

Guatemala, 07 de abril de 2017