PRONUNCIAMIENTO POR EL QUINTO ANIVERSARIO DE LA CONSULTA COMUNITARIA DE BUENA FE EN IXCÁN

Este 20 de abril se cumplen cinco años de la realización de la Consulta Comunitaria en el municipio de Ixcán, evento democrático y muy participativo que fijó la posición de nuestro municipio hacia la explotación petrolera y la construcción de grandes hidroeléctricas. La consulta se realizó simultáneamente en 156 comunidades y participaron más de 18 mil personas, de las cuales el 89 % se manifestó por el NO. Los resultados fueron presentados ante el Congreso de la República, Ministerio de Energía y Minas, INDE y otras dependencias del gobierno, así como organizaciones de derechos humanos nacionales e internacionales. A pesar de los resultados de nuestra consulta, en septiembre del 2007 el INDE lanzó una licitación para construir y operar la hidroeléctrica Xalalá; en 2009 la empresa Generación Limpia de Guatemala intentó construir la hidroeléctrica San Luís sobre el río Xalbal, afectando a comunidades de la micro región IV, y en el 2010 el Ministerio de Energía y Minas publicó una licitación para la exploración de petróleo en casi la totalidad del territorio municipal. En los tres casos las autoridades comunitarias y municipales reiteraron su rechazo a esos megaproyectos y exigieron el respeto a los resultados de la consulta comunitaria. A pesar de sus fracasos en las licitaciones, el actual gobierno mantiene los planes para la explotación de nuestros recursos naturales. Recientemente el Ministro de Energía y Minas y el Gerente General del INDE anunciaron su intención de continuar con el proyecto Xalalá. En este Quinto Aniversario de la Consulta Comunitaria de Buena Fe en Ixcán, reiteramos los resultados y rechazamos los planes para la construcción de la represa Xalalá, que pone en riesgo la vida de comunidades de Cobán, Ixcán y Uspantán que llevan muchos años de vivir sobre la tierra.
Los días 19 y 20 de abril realizamos un encuentro por la defensa del territorio con el fin de seguir fortaleciendo la coordinación e información de las distintas regiones amenazadas por hidroeléctricas y otros megaproyectos. En este intercambio de información y experiencias participaron delegaciones de Tabasco y Chiapas México, El Petén, Huehuetenango, Izabal, Alta Verapaz y los municipios de Chajul, San Juan Cotzal, Uspantán e Ixcán del departamento de El Quiché. Durante estos días, nos informamos de los problemas que nos provocan los grandes proyectos, de las acciones de las grandes empresas y de las políticas gubernamentales para promover la inversión extranjera y convertir a Guatemala en un exportador de energía.
Constatamos que los ríos son como las venas de nuestra Madre Tierra, que lo que ocurre río arriba le afecta a toda la cuenca, aunque estemos a cientos de kilómetros de distancia y más allá de las fronteras. Observamos como la privatización de las hidroeléctricas y el mal manejo de las represas ocasionan cada vez más inundaciones, ya que al mercado y las empresas sólo les interesa ganancia, y ponen en riesgo la seguridad alimentaria y vida de las comunidades.
Confirmamos que nos unen los mismos ríos, las mismas raíces como Pueblo Maya, las mismas necesidades, la misma lucha, y que al igual que los ríos, lo que le afecta a un pueblo nos afecta a todos los demás.
Escuchamos las estrategias que usan las empresas y gobiernos para que las comunidades acepten los megaproyectos mediante pequeños proyectos de desarrollo y ofreciendo resolver necesidades sentidas de las comunidades (carreteras, puentes, escuelas, computadoras).
Intentan comprar, amenazar o acusar penalmente a los líderes opositores. Recordamos que la organización y unidad como pueblos es nuestra principal fortaleza y que los poderosos siempre han tratado de dividirnos y enfrentar pueblo contra pueblo. Llamamos a las comunidades y líderes comunitarios s no dejarse engañar o dividir con falsos ofrecimientos.
Durante el encuentro reiteramos que nuestra cosmovisión maya nos da fortaleza para cuidar y defender a la Madre Tierra. Recordamos que este año que termina un ciclo de 5,200 años en la medición maya del tiempo. El Oxlajuj Baktun es un cambio de ciclo, es un tiempo de reflexión y análisis que permite recuperar, revitalizar la teoría y la práctica en torno a la vida en la naturaleza en la cual está inmersa la humanidad; es un tiempo para renovar el planteamiento de los modos de vivir según los ciclos naturales.
En este Quinto Aniversario de la Consulta Comunitaria en Ixcán, saludamos y felicitamos a los 58 municipios que han realizado sus consultas y a los que están por realizarse, especialmente a los hermanos del municipio de Las Cruces, que próximamente realizarán la primera consulta en el departamento de Petén. Reiteramos que los pueblos tenemos derecho a estar informado y ser consultados antes de implementar proyectos, para ver si responde o no a las necesidades de comunidades. Es importante recordar a los gobiernos que antes de implementar cualquier proyecto deben tomar en cuenta la opinión de vecinos y comunidades.
Nos solidarizamos con la lucha de las comunidades de San Juan Sacatepequez contra la cementera y la instalación de una zona militar; con las comunidades de San Marcos afectadas por la Mina Marlin; con los hermanos de Cotzal, Chajul y Nebaj, que están enfrentando la prepotencia de la empresas extranjeras y nacionales que tienen proyectada la construcción de más de 20 hidroeléctricas en territorio ixil; con las comunidades de Barillas Huehuetenango y las comunidades q’eqchí aledañas al río Icbolay, que están enfrentando todos los días los abusos de las empresas constructoras. Saludamos a las comunidades de la Zona Reyna que han reafirmado su oposición a los megaproyectos. Nos solidarizamos con las autoridades Xincas del municipio de Santa María Xalapán que están siendo acusados por la oposición a la instalación de las empresas mineras en su territorio; con el rechazo a la explotación petrolera en el área Protegida de Laguna del Tigre, en Petén; y con la lucha de nuestros hermanos campesinos del Polochic por obtener un pedazo de tierra para mantener a sus familias. Rechazamos los desalojos violentos contra cualquier comunidad campesina que lucha por la tierra y la vida de su familia, invasores son los que llegaron hace 500 años y acapararon las mejores tierras, no las comunidades campesinas y los pueblos originarios. Rechazamos la criminalización de la lucha social y la remilitarización del país.
Pedimos a los gobiernos municipales que respeten los resultados de las consultas y que no se presten a negociar con empresas o gobierno a espaldas de sus comunidades. Que den prioridad a las demandas de la juventud, de las mujeres y que no se aprovechan de las necesidades de las comunidades para beneficiar a los ricos y dividir a las comunidades. Antes de tomar cualquier decisión que tomen en cuenta la opinión y sugerencias de las comunidades y vecinos, para no provocar problemas lamentables.
Exigimos a los gobiernos nacionales respeten el derecho de consulta y libre determinación de los pueblos antes de concesionar cualquier proyecto. Las necesidades y los problemas se deben resolver discutiendo y no con las fuerzas de seguridad, como ocurrió en la década de los 80s.
Rechazamos la remilitarización del país, nuestras comunidades ya sufrieron mucho durante el conflicto armado interno.
Exhortamos a los gobiernos que cumplan su deber de velar por el medio ambiente y dejen de autorizar estudios de impacto ambiental a favor de las empresas. Ya estamos viviendo trastorno de tiempo tanto en sequía, tormentas e inundaciones. Todavía estamos a tiempo evitar muchas cosas para seguir dejando un futuro mejor para las próximas generaciones, porque para reparar los daños tiene un costo mucho más alto que las regalías que dan las empresas.
A las empresas nacionales e internacionales les decimos que no sigan dividiendo y provocando problemas entre las comunidades, basta con los engaños y las amenazas que provocan, no es posible que los más pobres y pueblos indígenas, sufren las consecuencias de algo que no les trae beneficios.
A la Comunidad Internacional, le pedimos seguir velando el respeto integral a los derechos humanos y el cumplimiento de los compromisos suscritos en los Acuerdos de PAZ, por que eso les lleva a observar por que no se violen los derechos de los pueblos y la inversión para el desarrollo que vaya en concordancia con las comunidades.
………………………………………………………..Playa Grande, Ixcán, 20 de abril de 2012
¡AGUA PARA LA VIDA, NO PARA LAS REPRESAS!
¡LA VIDA ES LUCHA, Y SE LUCHA SIEMPRE!
COMISIÓN DE SEGUIMIENTO A LA CONSULTA COMUNITARIA IXCÁN