Killarococha, la maldición de la abundancia, capítulo 7

Mining operations

 

Séptimo capítulo de una radionovela bien polémica

 

Escuchar el audio (12:25)

 

 

Transcripción del clip:

 

Capítulo 7 Con el arma de nuestros cuerpos

CONTROL MÚSICA CAMPESINA ALEGRE

LOCUTOR Killaricocha.

LOCUTORA La maldición de la abundancia.

EFECTO BULLA

NARRADORA Los resultados de la consulta no dejaban lugar a dudas. Dos de cada tres pobladores de Killaricocha rechazaban la explotación minera a cielo abierto de la empresa canadiense Green Golden Mines. Esa misma tarde, después de la votación, la alcaldía se vio inundada de vecinos y vecinas…

ALCALDE A ver, señores, me van haciendo silencio… Le he dicho a mi secretaria que les permita pasar, pero no voy a permitir un desorden en los locales de la alcaldía.

EFECTO CRECE BULLA

ALCALDE He dicho que guarden silencio… De lo contrario daré orden de desalojo.

EFECTO SE CALMA LA BULLA

ALCALDE Muy bien. ¿Quién va a exponer el reclamo?

LUCY Yo, señor alcalde. Como sabe, soy presidenta del Frente de Defensa de Killaricocha.

ALCALDE No sé de qué se están defendiendo, pero, en fin, doña Lucy, usted tiene la palabra.

LUCY Señor alcalde, la mayoría de la comunidad, el 64 por ciento, le ha dicho NO a la Green en la consulta que acabamos de realizar.

ALCALDE Yo le advertí que esa consulta era ilegal, señora. Ustedes no tenían autorización para realizarla. Por lo tanto, no tiene ninguna validez.

LUCY ¿Usted cree en la democracia, señor alcalde?

ALCALDE Naturalmente.

LUCY Pues si cree, sabe que la mayoría manda. La mayoría somos nosotros. Y nosotros rechazamos la presencia de esa empresa canadiense.

ALCALDE Señores, el gobierno central dio la concesión a esa empresa porque el Estado es dueño de todo lo que hay en el subsuelo. Entiendan de una vez que todo lo que hay debajo de sus pies pertenece al Estado.

LUCY ¿Y quién es el Estado, señor alcalde? Ustedes mismos siempre nos han dicho y repetido que el Estado somos nosotros.

ALCALDE Creo que están perdiendo su tiempo. Pueden protestar, pueden gritar… pero la decisión ya está tomada. Como dijo el señor Presidente de la República, la mina va porque va.

LUCY Y como decimos nosotros, los pobladores de Killaricocha, la mina no va porque no va. Vamos a hacer cumplir la consulta, señor alcalde. Vamos a resistir.

ALCALDE ¿Resistir? ¿Qué significa resistir? ¿Van a tomar las armas?

LUCY Eso querrían ustedes, que les demos el pretexto de las armas para reprimirnos.

EFECTO MURMULLOS

NICANOR Señor alcalde… ¿le puedo hacer una pregunta?

ALCALDE Dígame, maestro Nicanor.

NICANOR Señor alcalde, nosotros votamos por usted. Y me imagino que usted quiere reelegirse, ¿verdad? Pues preocúpese… porque ni haciendo fraude va a volver a sentarse en esa silla, se lo aseguro.

ALCALDE Basta de insolencias… ¡Retírense!

EFECTO MURMULLOS

CONTROL MÚSICA DE SUSPENSE

NARRADORA Los pobladores de Killaricocha abandonaron, indignados, el salón de la alcaldía. Doña Lucy y el maestro Nicanor iban delante de ellos. Sabían lo que tenían que hacer y a dónde dirigirse.

EFECTO VIENTO

LUCY ¡Mírenlos ahí!… Con sus maquinarias, con sus excavadoras, con sus alambradas para que nadie se acerque…

VARIOS (3P) ¡Sinvergüenzas, lárguense!… ¡Váyanse de aquí!… ¡Ladrones!

LUCY (MEDIA VOZ) ¿Han traído agua, provisiones?

VARIOS Sí, doña Lucy. No se preocupe por eso.

LUCY Compañeros, compañeras, ¿estamos listos?

TODOS ¡Sí, doña Lucy!

LUCY (MEDIA VOZ) Atiendan bien. Vamos a acercarnos a la entrada, ahí por donde entran y salen los camiones de la minera. Y nos vamos a acostar en el suelo, uno junto a otro, como sardinas en lata, bloqueando toda la reja. ¿De acuerdo?

TODOS De acuerdo… ¡sí!

NICANOR Si los guardianes preguntan, no respondan. Si los jefes amenazan, no respondan. Si los camiones quieren entrar o salir, tendrán que pasar sobre nuestros cuerpos. De ahí no nos movemos.

LUCY ¡Vamos, compañeros, compañeras!

VOCES En silencio… en silencio…

CONTROL MÚSICA DE TRSNSICIÓN

EFECTO TELÉFONO

ALCALDE ¿Aló?

GERENTE (FILTRO) ¿Señor alcalde? Le habla el gerente general de la Green Golden Mines.

 

ALCALDE Sí, señor gerente… ¿cómo está usted, señor gerente?… Qué bueno tener noticias suyas…

GERENTE Qué malo tener noticias suyas, señor alcalde. Suyas y de ese pueblo revoltoso de Kikiricocha.

ALCALDE Killaricocha.

GERENTE Me informan que esos estúpidos nativos están bloqueando la entrada de mi empresa.

ALCALDE Sí, lo sé. Y estoy viendo la manera de moverlos de ahí…

GERENTE Usted no tiene que ver nada. Usted tiene que ordenar a la policía. O los saca usted con la policía de inmediato, o les paso por encima con mis camiones, oh yes. (CUELGA)

ALCALDE Ufff… ¿Y ahora?

CONTROL MÚSICA DE SUSPENSE

EFECTO SEÑAL INFORMATIVA

PERIODISTA ¡Atención, muchísima atención!… Un grupo de terroristas ha subido hasta las instalaciones de la Green Golden Mines y está bloqueando la entrada y salida de la empresa. Esta medida de fuerza constituye un grave atentado contra el orden público y contra la propiedad privada. Según nos informan desde la alcaldía, un contingente de la policía, fuertemente armado, se dirige en estos momentos hacia el lugar de los hechos con orden de desalojo inmediato. Estén atentos a Radio Éxitos, la noticia al instante.

EFECTO SEÑAL INFORMATIVA

CONTROL MÚSICA DE SUSPENSE

EFECTO VIENTO

VECINO Ey, miren quién viene por ahí… ¡el señor cura!

LUCY ¿Y qué andará buscando el padrecito por acá?

CURA (RISUEÑO) Hola, hermanos, hermanas. ¿Cómo estáis? ¿No os morís de frío todavía?

LUCY Nada de eso, padre. Nosotros tenemos el cuero duro. Y a usted, ¿qué viento lo trae por acá? ¿No me diga que viene a acostarse con nosotros?

CURA Exactamente, doña Lucy. Vengo a sumarme al plantón de vosotros.

LUCY Pues bienvenido, padre… ¡Ey, el cura se va a tirar al suelo también!

EFECTO GRITOS, BULLA

CURA No se olvide, doña Lucy, que yo también bebo el agua de esta laguna.

TODOS ¡Agua sí, oro no! ¡Agua sí, oro no!

CONTROL MÚSICA DE SUSPENSE

NARRADORA Dos horas, cuatro horas, seis horas. Ya estaba anocheciendo y los pobladores de Killaricocha seguían acostados, como una alfombra de cuerpos, unos junto a otros, cerrando el paso a los vehículos de la empresa minera. Fue, entonces, que llegó la policía.

EFECTO CAMIONES Y SIRENAS

COMANDANTE ¿Quién está al frente de este disturbio?… (PAUSA, SILENCIO)… Repito: ¿quién está al frente de este disturbio?… No quieren hablar, ¿verdad?… Bueno, se me van levantando por las buenas… o si gustan, por las malas… (PAUSA)… Tropa, suban a estos agitadores en las camionetas…

LUCY (3 P) Compañeras, compañeros. No hagamos resistencia. Déjense llevar. ¡Nos sacan hoy y volveremos mañana!

COMANDANTE Esa debe ser la agitadora de estos idiotas, ¿no?… Vamos, carguen a estos terroristas y me los apilan dentro de las camionetas… ¡Vamos, de prisa!

CONTROL MÚSICA DE SUSPENSE

NARRADORA Aquel primer día la policía desalojó a todos los manifestantes. Pero al día siguiente, bien temprano, ahí estaban de nuevo, acostados, bloqueando la entrada principal de la empresa minera, con ninguna otra arma que sus cuerpos.

LUCY ¡Luchamos por nuestra vida, compañeras, compañeros! ¡El sacrificio es por nuestros hijos!

VECINO ¡Y por la Madre Tierra, la Pachamama!

TODOS ¡El agua no se vende, el agua se defiende!

NARRADORA Eran muchos, muchísimos. Y volvió la policía a desalojarlos. Y al tercer día eran más. Subían desde los pueblos, desde las comunidades vecinas y se sumaban a la lucha de los pobladores de Killaricocha.

CONTROL MÚSICA DE SUSPENSE

ALCALDE Hay que hacer algo, señor ministro. Estos campesinos son muy tercos y la cosa puede acabar mal. Muy mal.

MINISTRO (FILTRO TELÉFONO) ¿Qué sugiere usted, señor alcalde?

ALCALDE Con el debido respeto, le solicito que venga usted personalmente a Killaricocha y hable con esa gente. Tal vez se pueda nombrar una comisión para estudiar sus reclamos… En fin, usted sabrá cómo manejar esta delicada situación.

CONTROL MÚSICA DE TRANSICIÓN

ALCALDE Doña Lucy, escúcheme. Nada menos que el Ministro de Energía y Minas viene mañana desde la capital para conversar con ustedes. Espero que lo escuchen.

LUCY Él es quien nos tiene que escuchar, señor alcalde. Dígame, ¿a qué hora llega el ministro?

ALCALDE A las tres de la tarde.

LUCY Pues aquí estaremos, señor alcalde. Y no acostados, sino de pie.

LOCUTOR Una producción de Radialistas Apasionadas y Apasionados y la Fundación Rosa Luxemburg.

 

Fuente: Radialistas Apasionad@s

 

Etiquetas: ,