Killarococha, la maldición de la abundancia, capítulo 10

no_mineras_mexico

 

Último capítulo de una radionovela bien polémica

 

Escuchar el audio (12:00)

 

 

Transcripción del clip:

Capítulo 10 La bendición de la Pachamama

CONTROL CORTINA MUSICAL

CONTROL MÚSICA CAMPESINA ALEGRE

LOCUTOR Killaricocha.

LOCUTORA La maldición de la abundancia.

NARRADORA Doña Lucy salió en muletas de la posta médica. Ya en su casa y con mejor semblante, recibió la visita de sus vecinos y vecinas, impacientes por saludarla y conversar con ella.

VECINA 1 ¿Cómo está, doña Lucy? Se le extraña en el pueblo, vecina.

LUCY Ya estoy mejorcita, gracias a Dios. Me alegra que vengan a verme.

VECINO Aquí estamos para hablar con usted, doña Lucy. Usted sigue siendo la presidenta del Frente de Defensa. Usted sabrá qué hacer ahora.

LUCY ¿Cómo dice, vecino?

VECINO Después de todo lo que ha pasado y con la muerte del maestro Nicanor nos hemos quedado un poco desorientados. ¿Qué va a seguir ahora?

FERMÍN Ay, vecino, deje a mi Lucy tranquila, mire que todavía no está muy bien de la pierna.

LUCY Ya estoy bien, Fermín. Esta visita es la mejor medicina que me pueden dar. Vecino, yo también ando pensando en eso. ¿Y si convocamos a una gran reunión? Que venga todo el mundo. Así respondemos a su pregunta entre todos.

CONTROL MÚSICA DE TRANSICIÓN

NARRADORA El día de la reunión, la sala comunal estaba a reventar. En el centro, sobre la mesa, habían colocado un ramo de flores blancas junto a la foto del maestro Nicanor.

VECINO (DE 3 a 1P) Esta asamblea es por demás importante para Killaricocha. ¿Qué pasará con nuestra comunidad? Para eso nos hemos convocado y está con nosotros doña Lucy, presidenta del Frente de Defensa.

EFECTO APLAUSOS

VECINA 2 ¡Bienvenida, doña Lucy!… ¡Viva el Frente de Defensa!

TODOS ¡Viva! (APLAUSOS)

LUCY Pues yo le doy gracias Dios por estar viva y aquí, con ustedes.

EFECTO APLAUSOS

LUCY Compañeros, compañeras, sabemos que el gobierno ha suspendido las actividades de la Green. Oigan la palabrita, “suspendido”. Pero… ¿hasta cuándo? ¿Nos vamos a quedar de brazos cruzados hasta que aparezcan otra vez?

VECINA 1 Yo creo, doña Lucy, que debemos aprovechar este tiempo y pensar cómo queremos organizarnos en la comunidad para que todos vivamos bien.

VECINO Digo lo mismo que la compañera. Killaricocha tiene oro debajo de la tierra. Pero su principal riqueza está arriba. Somos nosotros. ¿Acaso no sabemos vivir de nuestro trabajo?

LUCY La vecina ha propuesto pensar un plan para vivir mejor en nuestra comunidad. ¿Están de acuerdo?

TODOS ¡Sí, sí!

ALCALDE (DE 3 A 1P) Un momento… ¿me permiten la palabra?

VARIOS (MEDIA VOZ) El alcalde… ha llegado el alcalde…

LUCY ¡Señor alcalde!… ¿Usted por aquí?

ALCALDE Disculpen la interrupción… Doña Lucy, vecinos, vecinas… Quiero hablar con ustedes.

LUCY La palabra no se le niega a nadie, señor alcalde.

ALCALDE Yo he venido… yo quiero pedirles perdón por todo lo que pasó.

EFECTO RUMORES

ALCALDE Es difícil creerme, pero les juro que yo ni siquiera imaginaba lo que podía suceder. Ellos, los de la empresa, me hablaron sobre el desarrollo de Killaricocha, de los recursos que entrarían para las obras públicas…

LUCY Ya que estamos hablando a calzón quitado… díganos, señor alcalde, ¿usted se comprometió con la Green?

ALCALDE Pues… me avergüenza admitirlo… pero, sí, la empresa me dio una importante participación económica.

NARRADORA La asamblea quedó en silencio. El alcalde, con los ojos bajos, sacó delante de todos un fajo de billetes.

ALCALDE Este dinero pertenece a la comunidad. Es de ustedes.

LUCY Y se lo agradecemos. Porque no es fácil reconocer las metidas de pata, sobre todo cuando trajeron tanta desgracia. ¿Qué diría el maestro Nicanor? Con la grandeza de su corazón le abriría los brazos, señor alcalde.

EFECTO APLAUSOS

LUCY (RIENDO) Pero eso sí, nosotros estaremos vigilantes, señor alcalde.

ALCALDE Gracias, gracias.

LUCY Puede quedarse entre nosotros y ayudarnos a pensar… ¿En qué estábamos? Continuemos con la reunión. Podemos proponer todo lo que deseamos para Killaricocha y vamos tomando nota.

VECINA 1 ¡Yo, doña Lucy!

LUCY Diga, vecina.

VECINA 1 Propongo que nadie toque nuestra laguna ni las tierras comunitarias. Ahí vamos a seguir sembrando papas, quinua, kiwicha. Productos orgánicos, pues.

FERMÍN ¿Y por qué no hacen harinas, dulces, envasados, para vender en otros pueblos también?

VECINA 2 Nosotras somos un grupo de mujeres y cultivamos plantas medicinales. Vamos a invitar a otras vecinas para formar una cooperativa.

VECINO ¿Y si nos unimos los que tenemos ganado para hacer una buena industria de leche y quesos? Usted, señor alcalde, también tiene sus vaquitas.

VECINA 1 Hasta una pequeña hidroeléctrica podríamos hacer aprovechando que tenemos un río que baja desde el cerro. Así tendríamos electricidad barata.

FERMÍN Un momento, vecinos. ¿Por qué desperdiciar el oro que también tenemos? ¿Por qué no sacarlo nosotros mismos?

EFECTO MURMULLOS

FERMÍN Es cierto que a las transnacionales no las controla ni Dios, que cambian leyes, que sobornan políticos, no pagan impuestos, hacen lo que les da la gana. No hay quien les ponga el cascabel a esos gatos.

VECINA 1 ¡A esos tigres querrás decir!

FERMÍN Sí, a esos tigres. Con esa gente no se puede. Pero, ¿y la minería artesanal?

VECINO Espera, hermano. Yo vengo de Tambo Rojo y ahí hay minería artesanal.

Pero la minería artesanal necesita de leyes muy claras para que no se vuelva también destructora del ambiente y explotadora de los trabajadores. Si van a meterse en eso, piénsenlo dos veces.

CHICA ¡Doña Lucy… la palabra!

LUCY Dime, muchacha.

CHICA Doña Lucy, ¿y por qué no pensamos en ecoturismo comunitario? Tenemos unos paisajes maravillosos en Killaricocha, podemos recibir turistas para caminar, para excursiones en la laguna. Eso les gusta a los extranjeros.

CHICO Sí, compañeros. Dicen que en Costa Rica pararon una mina de oro que querían abrir. ¿Y saben qué? Se ha declarado un país ecológico y viven del turismo y les va de lo más bien.

VECINO No nos olvidemos de criar truchas. La pesca deportiva es para el turismo también.

VECINA 2 Una radio, doña Lucy. Anote ahí una emisora. Porque esa Radio Éxitos no sirve ni para sonar el himno nacional.

TODOS ¿Una radio?

VECINA 2 Sí, una radio comunitaria. Mi hijo tiene un amigo que sabe fabricar esos aparatos, esas antenas. ¿Se imaginan a todas nosotras hablando en nuestra propia radio?

LUCY Muy buenas ideas. Me parece estar soñando. Que suenen esos aplausos…

EFECTO APLAUSOS

LUCY Tenemos ya varias propuestas muy concretas para nuestro plan… ¿alguien más?

VECINA 1 Yo, doña Lucy.

LUCY Hable, vecina.

VECINA 1 Aquí nos falta algo.

LUCY ¿Y qué será, vecina?

VECINA 1 Algo para conjurar la maldición. Para librarnos de la maldición.

VECINO 2 ¿De qué está hablando usted?

VECINA 1 Yo en estos días, en medio de tanta tristeza, me preguntaba: ¿por qué nos ha pasado esto? ¿Qué pecado cometimos? Y descubrí que la causa es nuestra riqueza. Es el oro de la montaña, el oro de la laguna que desató la ambición de esas empresas. La maldición de la abundancia. Nuestros países no son pobres, no. Los han empobrecido robándoles las muchas riquezas que tenían.

LUCY ¿Y qué propone, vecina, para sacarnos de encima esa maldición?

VECINA 1 Vamos a la laguna, subamos a celebrar a la Madre Tierra, a la Pachamama, a darle gracias por abrirnos los ojos para ver el peligro. Por darnos una nueva oportunidad, una nueva vida.

CONTROL MÚSICA MUY EMOTIVA

NARRADORA Ya estaba oscureciendo, cuando los hombres y mujeres de Killaricocha subieron a la laguna redonda y azul que da nombre al pueblo. Killaricocha, “resplandor de Luna”.

VOCES ¡Vamos, compañeros!… ¡No se quede atrás, compañera!

NARRADORA Iban todos, los grandes y los pequeños, los que votaron NO a la mina y también los que votaron SÍ, porque el dolor los había acercado, porque la esperanza los había reunido.

CONTROL MÚSICA EMOTIVA, PUTUTUS

NARRADORA Rodearon la laguna, cantaron y bailaron hasta llegada la noche. El maestro Nicanor celebraba también en sus corazones. De pronto, en el horizonte, una inmensa Luna brilló en el cielo limpio de nubes. Y las mujeres y los hombres de Killaricocha sintieron que ya no había maldición, que estaban bendecidos por la Madre Tierra.

CONTROL MÚSICA EMOTIVA

NARRADORA Los que conocen la zona, dicen que nunca más vieron aparecer una empresa minera por aquellas tierras.

¡DESCARGA EL LIBRO: LA MALDICIÓN DE LA ABUNDANCIA DE ALBERTO ACOSTA!

 

BIBLIOGRAFÍA

15 mitos y realidades de la minería transnacional. Abya Yala, Quito 2012. La maldición de la abundancia, Alberto Acosta, Abya Yala, Quito 2009.

 

 

Fuente: Radialistas Apasionad@s

 

Etiquetas: ,