Razones socioambientales para salir de la Mesa de Diálogo de Minería en Panamá

mesa-dialogo-fracasada-panamaDesde mayo de 2013, la Coordinadora en Defensa de Tierras y Aguas de Coclé (CODETAC) y el Colectivo Voces Ecológicas (COVEC) han participado en una “Mesa de diálogo por el desarrollo responsable de los recursos minerales en Panamá”, convocada por el Centro Nacional de Producción más Limpia (CNPML).

Nuestra posición ha sido en contra del modelo extractivo minero en Panamá, por las consecuencias negativas de la minería en términos ambientales, la carga desigual de costos y beneficios, la fragilidad de los ecosistemas del país, la existencia de actividades económicas alternativas y sustentables, la debilidad legal e institucional del sector ambiente entre las instituciones de gobierno y la relación de la actividad minera con violaciones a los derechos humanos.

COVEC asumió la posición de suplente de las comunidades organizadas en contra de la minería, representadas en ese espacio por CODETAC. Durante el proceso de diálogo, se presentaron 3 documentos de posición y propuestas como COVEC-CODETAC, disponibles en el sitio web del Colectivo Voces Ecológicas*.

Desde el inicio del proceso, junto a otros sectores, llamamos la atención sobre 2 puntos relacionados:

1. El título de la mesa implicaba una aceptación tácita al desarrollo del modelo extractivo minero en Panamá.

2. La hoja de ruta planteada por los coordinadores, dirigida a la elaboración de lineamientos de marco jurídico para la exploración, explotación y cierre de actividades de minería metálica, planteaba una dirección que solamente es posible luego de que todos los participantes asumieran como propio el acuerdo implícito señalado en el punto anterior, cosa que jamás ocurrió.

Estas inquietudes fueron reconocidas por los coordinadores y facilitadores de la Mesa, quienes se comprometieron a considerarlas dentro del proceso, que de esa manera debía ampliar el objeto de debate, incluyendo la discusión sobre la necesidad y conveniencia del modelo extrativo minero en Panamá, dejando claro que la Mesa solamente sería un espacio de intercambio de posiciones, saberes e información, ya que una decisión de mayor alcance sobrepasaba la capacidad de representación de los participantes de la mesa.

Reconocemos la conducta y posición del sector ambientalista en la Mesa, quienes en carta del 9 de octubre de 2013, señalaban que los objetivos de aportar y debatir sobre el tema desde las perspectivas de cada sector ya habían sido cumplidos, recomendando tomar como resultado final de la mesa el conjunto de recomendaciones y posiciones, desestimando los “análisis comparativos de propuestas” dirigidos a obtener una regulación de “minería responsable”. Coincidimos, en que tal no fue el objetivo acordado en la mesa y que de continuar ese camino, podría llegarse a un “resultado sesgado y no viable para la sociedad panameña”.

Por nuestra parte, denunciamos las siguientes características e inconsistencias del proceso:

1. No existe desde un inicio acuerdo respecto al título y hoja de ruta de la Mesa, como ya se expuso. Habiendo sido reconocida esta diferencia, los coordinadores han insistido en completar sus objetivos iniciales de lograr un marco jurídico para la exploración, operación y cierre de actividades mineras.

2. Luego de reconocida esta diferencia, el proceso se planteó como un espacio de diálogo e intercambio de saberes y posiciones, no como un espacio de negociaciones en un tema tan sensitivo a nivel nacional.

3. La composición original de la Mesa es favorable al modelo extractivo minero, con la presencia del Consejo Nacional de la Empresa Privada (CONEP, que forma parte de la junta directiva del CNPML), la Cámara Minera de Panamá (CAMIPA, que forma parte del CONEP), el Colegio de Geólogos y el Ministerio de Comercio e Industrias, fuertemente en favor de la minería. A ellos se suma el Comité Cívico de Coclesito, como organización comunitaria a favor de la minería.

4. Además, durante el desarrollo de la Mesa, se reemplazó al representante de la Sociedad Panameña de Ingenieros y Arquitectos (SPIA), quien tenía una posición en contra, por otro representante con una posición neutral; y al representante del Consejo Nacional de Trabajadores Organizados (CONATO), quien tenía una posición débilmente en contra, por un representante del Sindicato de Trabajadores de las Empresas Mineras de Panamá (SITRAEMIP) con una posición fuertemente a favor. Además, al final del proceso se dio la incorporación del representante de la Asociación de Municipios de Panamá (AMUPA), Jorge Ricardo Panay, en promoción abierta del modelo extractivo minero, más que de defensa de los intereses de los gobiernos locales.

5. El diálogo dentro de la mesa ha tenido un sesgo en los criterios de valoración que favorece las posiciones del sector privado: el criterio económico es considerado el principal respecto a lo ambiental, social y cultural, usando el discurso de sostenibilidad, combate a la pobreza, igualdad de oportunidades, otorgando validez únicamente al conocimiento técnico científico que favorece la minería y permitiendo que algunos miembros de la Mesa descarten como atrasados, “radicales” o inexistentes otros saberes (indígenas, campesinos y ecologistas).

6. Los tiempos de exposición han sido desiguales: las posiciones a favor de la minería han contado con mayor tiempo, la Cámara Minera de Panamá participó a través de dos representantes, Eduardo Esquivel y Zorel Morales, mientras COVEC y CODETAC fueron restringidos a una presentación conjunta, con limitaciones más estrictas en el uso del tiempo. Igual irregularidad se ha observado en los tiempos de intervención del representante de AMUPA y para la presentación de documentos, prorrogando los plazos en favor de CAMIPA y SITRAEMIP.

7. La intención de incorporar al diálogo el tema de la minería no metálica, cuando todo el proceso desde su origen se ha centrado en la minería metálica y evidentemente son distintas las características de ambos tipos de minería.

En tales condiciones no es posible continuar en una mesa de diálogo, ni avalar sus resultados, ya que de hecho está derivando en una negociación sobre un tema muy sensible, de interés general, entre un grupo muy reducido de participantes que no tienen la facultad de representar a todos los actores sociales que deben ser informados y consultados.

Considerando que el resultado previsto de este proceso será una propuesta de marco legal por el cual se promueve el modelo extractivo minero en Panamá, la cual será presentada a los candidatos presidenciales y a la población -a pesar de las irregularidades antes expuestas- como el producto de un proceso de consulta y el consenso entre distintos sectores, sirviendo de lavado de imagen a la CAMIPA y otros sectores interesados en el modelo extractivo minero, CODETAC, COVEC y las organizaciones y comunidades aliadas, por nuestro compromiso con el ambiente, la vida y el bienestar del país, sin nada que negociar ni avalar, denunciamos lo ya expuesto y declaramos nuestra salida de la Mesa.

Coordinadora en Defensa de las Tierras y Aguas CODETAC
Colectivo Voces Ecológicas COVEC

*Posición ante la mesa de diálogo por el desarrollo responsable de los recursos minerales de Panamá (junio 2013) disponible aquí, Posición de CODETAC-COVEC ante la Mesa de diálogo por el desarrollo responsable de los recursos minerales en Panamá (julio 2013) disponible aquí y Propuesta de ley de prohibición de minería metálica a cielo abierto en Panamá (septiembre 2013) disponible aquí.