Minería Canadiense y Resistencia Popular en Honduras

Entrevista realizada en 2010 a Carlos Danilo Amador (CDA) por Todd Gordon y Jeffery R. Webber (JRW/TG). Traducción José Jorge Aldecoa Davies

 

carlos_amador_hondurasJRW/TG: Aquí estamos en Tegucigalpa, Honduras (Enero 26). ¿Puede darnos su nombre y posición en su organización?

CDA: Mi nombre es Carlos Danilo Amador. Soy el Secretario General del Comité Regional Ambiental del Valle de Siria, una región en Honduras.

JRW/TG: Para la audiencia canadiense, ¿puede decirnos, en términos generales, primero, el rol de la industria minera canadiense en Honduras, y segundo, la resistencia que ha emergido en el país en respuesta a las actividades de las compañías mineras canadienses?

CDA: En el caso del Valle de Siria, donde la compañía minera canadiense Goldcorp está activa, la compañía ha venido esencialmente a destruir nuestros recursos naturales, para dividir familias en nuestras comunidades. Valle de Siria es una comunidad en la cual la gente vivía de la agricultura y la cría de animales antes del arribo de Goldcorp. Una vez que Goldcorp se puso en actividad en el Valle de Siria, por medio del proyecto de San Martín, todo eso (agricultura y granja) desapareció.

Es en este sentido que la presencia de las compañías mineras canadienses en Honduras, y específicamente en este caso del Valle de Siria, ha causado daños masivos a la población y los recursos naturales. Es lamentablemente obvio que el capital canadiense no ha venido a desarrollar nuestras comunidades; por el contrario, han causado enormes daños.

Ese es el problema del capital transnacional canadiense que opera en nuestros territorios, faltando el respeto a la dignidad de hombres y mujeres que viven en el Valle de Siria.

Esas compañías crean una falsa imagen de lo que quieren hacer en nuestros territorios – escondiendo el hecho que ellos no respetan la dignidad de nuestras gentes, no respetan nuestros derechos humanos, imponen culturas que no son las nuestras, y roban nuestros recursos naturales.

Todo esto es con el fin de fortalecer los intereses económicos de las transnacionales canadienses.

En síntesis, podemos decir que la presencia de las compañías mineras canadienses ha traído destrucción y muerte a nuestras comunidades.

JRW/TG: El gobierno conservador de Stephen Harper en Canadá, como así también los representantes del propio capital minero canadiense, describen sus actividades en Honduras como pensadas en favor de los derechos humanos y el desarrollo. ¿Como la comunidad ha montado la resistencia contra esta falsa imagen promovida por compañías mineras y el estado canadiense?

CDA: A niveles nacional e internacional hemos estado denunciando el hecho que cualquier cosa que los Canadienses, y también los Americanos, dicen sobre su respeto por los derechos humanos se vuelve contra ellos por su flagrante violación actual de los derechos humanos.

Porque, en Honduras por ejemplo, el derecho a la salud es un importante derecho humano. Goldcorp, que es un capital canadiense, ha violado gravemente este derecho a la salud en el Valle de Siria. De los 42.000 habitantes del Valle de Siria, 80 por ciento han tenido su salud afectada como consecuencia de las actividades de Goldcorp. Por lo tanto creemos que ellos están violando los derechos humanos.

Ellos también violan el derecho y la dignidad del acceso al agua limpia. El agua en el Valle de Siria está ahora contaminada con metales pesados, como arsénico plomo y mercurio. Todos ellos son productos de la explotación de los recursos naturales por Goldcorp.

Por lo tanto, como es posible que ellos mantengan este discurso en Canadá que ellos respetan los derechos humanos, cuando en la practica lo que están haciendo es la masiva destrucción de nuestros recursos naturales; y que la protección de los recursos naturales que ellos pueden practicar en Canadá no es la misma as que la que ellos hacen en nuestros países.

Lo que es peor, esas compañías canadienses contribuyen al empeoramiento de la corrupción en Honduras, la corrupción de aquellos que toman decisiones en este país.

Por lo tanto, no es correcto dar por sentados los hechos que dicen que las compañías mineras canadienses en Honduras respetan los derechos humanos.

Lo que es cierto es que ha existido una tremenda violación de esos derechos. Creemos que el discurso necesita ser cambiado. Y es importante que los canadienses aprendan sobre la realidad de lo que esas compañías mineras hacen y como se contradicen de lo que ellas dicen cuando hablan en Canadá.

JRW/TG: ¿El capital canadiense, y particularmente el capital minero, jugó algún rol en el Golpe de Estado del 28 de Junio de 2009?

CDA: Podemos decir que, en el Valle de Siria, durante la época del golpe, nunca le vimos la cara a Goldcorp propiamente dicha, porque ellos siempre usan los nombres de otra gente para preservar su imagen como compañía. Sin embargo, empleados del proyecto San Martín de Goldcorp en el Valle de Siria fueron a manifestar en favor del golpe.

Y la pregunta es ¿quien los financió, si eran empleados del proyecto San Martín?

Lógicamente, tiene que haber tenido un rol el capital canadiense en el golpe en Honduras.

Es por lo tanto irónico decir que las compañías mineras canadienses no tuvieron nada que ver con el golpe en Honduras, si ellos fueron indirectamente proveedores de dinero, como decimos en Honduras, ‘bajo la mesa’ por lo tanto quienes lo recibieron actuarían en apoyo del golpe perpetrado por los grupos de poder de Honduras.

Y algo interesante que debemos decir es el hecho que aquí en Honduras existe la Asociación de Mineros de Honduras. Los proyectos para reformar la industria minera iniciada por el (depuesto) Presidente Manuel Zelaya, establecían que por el momento no habría más explotación o exploración de minas en el país. Esto fue un severo revés estaban tratando, en ese momento, de extraer oro de nuestros territorios. Como resultado, la Asociación de Mineros de Honduras jugó un rol determinante en el golpe Hondureño. El golpe fue organizado por las grandes compañías transnacionales que tenían inversiones en el sector minero en Honduras.

JRW/TG: ¿Cuales son las principales demandas de la resistencia en el futuro próximo en relación a las actividades del capital canadiense.

CDA: ¿En el área de minería?

JRW/TG: En minería, en particular, pero también más en general.

CDA: En el Valle de Siria hemos estado fuertemente conectados con la resistencia general contra el golpe. Porque pensamos que es importante defender los derechos de la gente. Hemos estado diciendo esto con todos estos procesos relativos del nuevo gobierno de Porfirio “Pepe” Lobo Soza, y antes que el gobierno golpista de Roberto Micheletti, cambiara el escenario entero (relativo a la situación bajo Zelaya).

Estamos reclamando que el actual gobierno introduzca una ley minera que respete la dignidad de la gente, que responda a los intereses del pueblo, y no los intereses de las grandes transnacionales. Estamos diciendo que no debe haber ninguna inversión de capital extranjero, en este caso Canadiense, que quiera venir y robar nuestros recursos naturales – quienes traten de introducirse en nuestros intereses, en relación a nuestra legislación nacional. Esto no puede suceder.

JRW/TG: ¿Como ha cambiado el escenario en minería desde las fraudulentas elecciones del 29 de Noviembre de 2009?

CDA: Los diputados que han asumido sus bancas en el Congreso por el período 2010-2014 han dicho que van a reabrir todas las concesiones que existen en Honduras. Tenemos acceso a la entera base de datos, y todas las concesiones que existen en Honduras son para las compañías mineras canadienses. Y por ello, estamos afirmando que esta es la nueva colonización canadiense de Honduras, reemplazando la Española y la Americana en este caso.