Pronunciamiento del 55 Congreso Internacional de Americanistas

Compartimos el Pronunciamiento del 55 Congreso Internacional de Americanistas (ICA), realizado en San Salvador, El Salvador

Ante los megaproyectos de afectación socioambiental en América los participantes en los Simposios 12, 103, 161, 194, 196, 203 dedicados a temas de afectación socioambiental, de las autonomías, y a la conformación de nuevas formas de relación entre pueblos originarios y Estados nacionales, hacemos pública nuestra preocupación:

logo-icaAnte la amenaza y a menudo el daño consumado que los megaproyectos implican para la diversidad biocultural y el bienestar y viabilidad de los pueblos, sean o no originarios. Dichos megaproyectos del gran capital son impuestos sin la consulta y en particular sin el consentimiento libre, previo e informado de las poblaciones afectables, a menudo con la complicidad de los gobiernos a diverso nivel, que otorgan concesiones al margen del bien común y de la soberanía de los pueblos.

Ante la amenazas de pérdida de los derechos colectivos de los pueblos indígenas y de otras poblaciones en las Cartas Magnas de varios países de nuestra América. Dichas amenazas afectan principalmente estas poblaciones en sus derechos de vivir en libertad y autónomamente en las tierras que han recibido de herencia de sus ancestros, tierras que por las leyes nacionales y acuerdos internacionales son legalmente reconocidas por los Estados nacionales como derechos socio-políticos que les garanticen la posibilidad de existencia en cuanto culturas y sociedades distintas.

Ante el proceso cada vez más creciente de mercantilización de la educación y de los saberes que se difunde por todo el continente americano. Dicho proceso compromete a la enseñanza formal no solamente en su función de formación y capacitación profesional sino, de manera mucho más desastrosa en su dimensión esencial que es de estimular el pensamiento crítico indispensable para la formación de ciudadanos capaces de construír una sociedad cada vez más justa y equitativa.

Ante el uso de la antropología y las ciencias sociales en proyectos de contrainsurgencia y de control de poblaciones. Dichos procesos son contrarios al interés y sobrevivencia de las poblaciones de nuestra América, como es caso del Consorcio Minerva, del Departamento de Defensa del gobierno de Estados Unidos, que financia las Expediciones Bowman, utilizando académicos de diversas instituciones latinoamericanas, en coordinación con la Universidad de Kansas.

Ante iniciativas que se imponen a los pueblos, como el Sistema Hidráulico Interconectado del Noroeste en México, el gran canal interoceánico en Nicaragua, los proyectos hidroeléctricos y el avance de la frontera agroindustrial en territorio Mapuche, la Planta Hidroeléctrica Belo Monte en el Estado do Pará, y el programa IIRSA (Iniciativa para la Integración de la Infraestrutura Regional Suramericana en Brasil) con enormes impactos ambientales a la Amazonía brasileña y que compromete severamente las posibilidades de vida tanto de poblaciones regionales no indígenas como de pueblos indígenas. Esto en el marco de planes de desarrollo regional como el de la Amazonía, que no toma en cuenta los impactos destructivos sobre el medio ambiente y las poblaciones afectadas. Se trata de un plan que además de su fundamentacion únicamente geopolitica para afirmar la supremacia (imperialista e intervencionista) brasileña sobre los paises vecinos de Sudamérica, está aliada a los intereses chinos de ocupación de la Amazonia internacional (no sólo brasileña) como puente para su expansión transnacional a nivel global.

En nuestra calidad de investigadores y ciudadanos denunciamos estos procesos y conminamos a nuestros colegas de todos los ámbitos de las ciencias y las humanidades a rescatar nuestra condición de ciudadanos y a que establezcamos una vinculación operativa, basada en un diálogo de saberes respetuoso, con movimientos sociales de base en defensa de territorios y poblaciones y de nuestro futuro como colectividades, así como a generar estrategias que orienten y corrijan las legislaciones y políticas públicas cómplices de la depredación y el despojo.

Asimismo, convocamos a orientar nuestra labor al reconocimiento de las vías de emancipación social en curso desde distintas latitudes, para hacer eco a la imaginación y la inteligencia colectivas movilizadas por los pueblos en esos procesos de resistencia y de lucha, para pensar junto con ellos nuevos y diversos caminos para avanzar en la creación experimental de mundos mejores para todas y todos.

A los 16 días del mes de Julio de 2015
Congreso Internacional de Americanistas