Repensar los derechos humanos y la hondureñización de América Latina

Por Juan Almendarez Bonilla*

Palabras claves: Acumulación por desposesión, Patriarcado, Historia y memoria, derechos económicos sociales, Colonialismo, neocolonialismo, Racismo, Clase Social, Esclavitud, Neoliberalismo, Geopolítica, Necropolítica

Resumen: Honduras es considerado uno de los países más violentos del mundo con una tasa de impunidad del 90%. Se plantea la necesidad de reconceptualizar los derechos humanos en un país militarmente ocupado por Estados Unidos de América y con una democracia ficticia y donde el respeto a los derechos económicos-sociales es mínimo comparado con los derechos humanos formales de carácter individual, civil y político.

Es un estado Policial Militar y un país «experimento» en golpes de estado, procesos de electorales fraudulentos, Estado de excepción y alta corrupción.

En consecuencia, se hace necesario repensar los derechos humanos y prevenir que esta experiencia violenta en Honduras se transplante a todo el continente,lo que hemos llamado: La hondureñización de América Latina.

Propósito: elensayo que se presenta a continuación tiene como finalidad,desarrollar  un replanteamiento teórico y crítico de los derechos humanos (DH)  a partir  de la génesis  dela violencia estructural e histórica  que vulnera la totalidad de: las relaciones de los seres vivos entre sí, las relaciones materiales, metabólicas, espirituales y culturales  entre la sociedad y la naturaleza sobre la  producción y la reproducción  de la totalidad dialéctica de la vida y de las relaciones sociales  que tienen lugar en la formación social concreta de un país mesoamericano como Honduras, cuya realidad social está inserta y articulada a la mundialización del capital. Lo que ha ocurrido en este país es una serie de ensayos experimentales de la explotación, perversidad política,fábrica de corruptos, tortura y tratos crueles y degradantes; cuyos métodos y prácticas pueden ser reproducidos en otros Estados particularmente en América Latina.

Introducción: pensar mediante conceptos y categorías, establecer sus relaciones entre sí en forma dialéctica e histórica a través de la praxis social, es pensar en forma reflexiva y crítica sobre la teoría y práctica de los derechos humanos (DH).

Si se parte de lo histórico-real de la emancipación social del sujeto humano donde lo social en su práctica histórica, material, espiritual, política y cultural;es la forma y contenido de la expresión real de los conceptos y categorías como instrumentos que nos permiten comprender la realidad objetiva y subjetiva que enfrentamos para conocerla, interpretarla y transformarla.

Los conceptos referentes a los derechos humanos (DH) deben ser históricos, basados en la vida real y sus necesidades materiales, que se expresan por medio de la economía política de producción, la reproducción social y por medio de las relaciones sociedad-naturaleza (destrucción ambiental, cambio climático global) en el marco de la unidad dialéctica de la totalidad histórica planetaria.

La concepción reduccionista delos derechos humanos (DH) a lo jurídico, al Estado o a la sociedad civil sin considerar las categorías como: la explotación humana, la tasa de ganancia o plusvalía, el conflicto de clase, el patriarcado, la violencia de género el sexismo, el racismo, la discriminación, la exclusión social (migraciones), la dependencia y las relaciones imperialistas entre los Estados; agravan la situación de los derechos humanos de los individuos, grupos sociales y comunidades.

Sin desconocer los aspectos positivos que tienen algunos conceptos y categorías que tiene la Declaración Universal de los derechos humanos (DH) de La ONU 1948,nuestro punto de partida serán las violaciones a los derechos económicos, sociales, territorios y procesos de conquista, colonización y neocolonización y coloniaje de Honduras.

*Exrector de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), exdecano de la Facultad de Ciencias Médicas UNAH, Magister en fisiología, Doctor en ciencias Sociales con Orientación en Gestión de Desarrollo, defensor de los derechos humanos, director ejecutivo del Centro de Prevención, Tratamiento y Rehabilitación de las Víctimas de la Tortura (CPTRT).